Noticias

¿Por qué se extinguió la ciudad nativa americana de Cahokia?

¿Por qué se extinguió la ciudad nativa americana de Cahokia?

Desde el 600 hasta el 1400 d.C., los nativos americanos de Mississippian tenían una ciudad enorme cerca del sitio actual de St. Louis, MO. Fue una de las ciudades más grandes del mundo en ese momento y fue la ciudad precolombina más grande al norte de la civilización azteca con una población de aproximadamente 30,000 personas. Pero en 1400 d.C., antes de que los colonos europeos pusieran un pie en el continente, se extinguió por completo.

Mi pregunta es, ¿por qué finalmente se abandonó la ciudad de Cahokia?


Al leer la literatura disponible, parece haber tres teorías principales sobre la causa del declive (que de todos modos consideraría creíble): degradación ambiental, guerras y enfermedades, y cambio climático. Por lo general, se citan como un grupo de posibles causas posiblemente complementarias.

La idea principal detrás de la teoría de la degradación ambiental era que Cahokia, como se estructuraba en 1200, consumía una enorme cantidad de madera y, después de unos cientos de años de sobreexplotación, el área simplemente se agotó.

La deforestación requirió caminatas más largas para obtener leña. Los restos carbonizados muestran que los cahokianos quemaron robles y nogales en los primeros años, pero luego usaron maderas blandas más pobres en energía, una señal de problemas, dice Iseminger. La empalizada por sí sola requirió hasta 20.000 postes.

Soy un poco escéptico de que esto sea una causa única o principal. Las civilizaciones destruidas por sus propias manos de esta manera tienden a estar muy aisladas (como los isleños de Pascua) o trabajar en tierras agrícolas muy marginales (como los mayas). Sin embargo, ciertamente podría haber contribuido.

En cuanto a la guerra: parece haber más señales de estructuras defensivas tanto en Cahokia como en las ciudades vecinas de Mississippian, comenzando alrededor de 1200. Si bien esto sin duda contribuyó, en mi humilde opinión, el aumento de la guerra tiende a ser un síntoma de otros problemas (generalmente un repentino escasez de recursos), más que un problema de raíz en sí mismo.

También se ha encontrado evidencia en restos en el sitio de problemas de enfermedades endémicas (y no hay evidencia de disposiciones para el saneamiento). Sin embargo, la enfermedad es un problema que suele ir de la mano de las grandes ciudades. En mi humilde opinión, sería mucho más notable si no encontrar evidencia de enfermedad generalizada.

Ahora para la teoría del cambio climático. Una cosa que salta a la vista es el momento. Resulta que hubo otra civilización basada en la agricultura que fue eliminada de América del Norte aparentemente al mismo tiempo: los vikingos de Groenlandia. Eran un pueblo (algo) alfabetizado, que casualmente entró en declive alrededor de 1200 y se supo de él por última vez en 1410. Todavía hay cierto debate sobre su declive también, pero la preponderancia de la evidencia apunta al período de enfriamiento global conocido como el Pequeño Era de Hielo.

Basado en la datación por radiocarbono de aproximadamente 150 muestras de material vegetal muerto con raíces intactas, recolectadas debajo de los casquetes polares en la isla de Baffin e Islandia, Miller et al. (2012) [12] afirman que los veranos fríos y el crecimiento del hielo comenzaron abruptamente entre 1275 y 1300 d. C., seguidos de "una intensificación sustancial" entre 1430 y 1455 d. C.

Las temperaturas más frías y las temporadas de cultivo más cortas habrían hecho insostenible la agricultura en áreas marginales. Esto es lo que los registros indican que les sucedió a los vikingos de Groenlandia.

Ahora, el cultivo básico de la región del Mississippian era el maíz. Se trata de un cultivo, en última instancia, de origen centroamericano que tardó miles de años en desarrollar variantes capaces de ser cosechadas intensivamente en regiones templadas. Si bien Cahokia puede no haber estado en el límite norte de la producción viable de maíz de alta intensidad, ciertamente estaba cerca de él. Un período prolongado de clima frío, que sabemos con certeza sucedió en ese entonces, habría hecho que las poblaciones que tenía Cahokia en su apogeo simplemente fueran insostenibles.

Si revisa, esta es una teoría que casi todas las fuentes mencionan de manera prominente. Si bien no puedo encontrar a nadie que diga que cree que es la causa principal, el hecho de que todos lo mencionen, muchos de ellos de manera más prominente, es probablemente significativo.

Entonces, si bien hay una variedad de teorías y explicaciones, la que parece más convincente (si uno se ve obligado a elegir) como causa principal sería la pequeña edad de hielo.

(nota: una fuente particularmente útil que encontré fue Cahokia Mounds: la primera ciudad de Estados Unidos. Si está interesado en este tema, puede considerar obtener una copia)


La degradación ambiental, la guerra y las enfermedades y el cambio climático pueden, por supuesto, afectar el declive / éxito de cualquier civilización. En general, puede haber muchas razones por las que la tribu Cahokia declinó, como T.E.D ha dicho anteriormente. Digo que las dos principales posibilidades del declive de la tribu Cahokia fueron el cambio climático y la población y las enfermedades.

Como se indica en el artículo "Cahokian Indians: America's Ancient Warriors":

A medida que la fuerza de Cahokia crecía, se enviaron partidas de guerra desde la capital para expandir aún más las fronteras del control de Cahokia.

Básicamente, se puede deducir de esta declaración que la tribu de los Cahokia era grande y estaba creciendo en número. Tenga en cuenta que en la época en que el Imperio Romano todavía estaba prosperando, también tenía una gran población que luego llevó a su caída. En resumen, la población puede ser un factor importante en el declive de los cahokianos. Con una población grande, generalmente el saneamiento puede ser algo difícil de controlar y esto trae consigo enfermedades.

Otra posibilidad de la caída de las tribus Cahokia podría ser el cambio climático. Según el artículo "El auge y la caída de Cahokia en el contexto del cambio climático":

Benson, Berry, Jolie, Spangler, Stahle y Hattori (2007) han sugerido que las sequías a escala decenal de mediados del siglo XII y finales del XIII pueden haber afectado a los nativos americanos en gran parte de los Estados Unidos contiguos.

Si hay sequías constantes, esto puede dificultar el cultivo y la alimentación de su tribu.

Además, estoy de acuerdo en que el cambio climático podría haber contribuido al declive de la tribu Cahokia, sin embargo, la población probablemente también fue un factor.


Esta pregunta solicita teorías, pero para que conste, afirmaré el simple hecho de que cuando las ciudades desaparecen es casi siempre porque son atacadas por un invasor apátrida y destruidas. Por invasor "apátrida" me refiero a un grupo migratorio o transitorio que no mantiene sus propias ciudades. Si un invasor tiene sus propias ciudades y sistemas, entonces usualmente tomará otras ciudades que conquista y las agregará a su sistema así "reduciéndolas". Si el invasor no tiene ciudades, sin embargo, es una horda, en otras palabras, no tiene capacidad para hacer esto y, a menudo, simplemente destruye cualquier ciudad que encuentre.

Comentario sobre economía:

Las ciudades más pequeñas, creadas específicamente para extraer un recurso, pueden extinguirse de forma natural, creando "pueblos fantasmas". Algunos han argumentado que "Cahokia" se extinguió cuando se agotó la madera en el área circundante. Dudo que este sea el caso porque la ciudad era bastante grande y esto indica que allí existía una cultura que se perpetuaba a sí misma. Una pérdida de madera podría hacer que la ciudad decayera, pero no provocaría por sí sola el abandono, ya que la fuerza motriz de la ciudad, la cultura, sigue ahí. Si argumenta que la madera era la fuerza motriz y que, después de todo, era una ciudad económica, el problema es que hay muchos miles de bosques de este tipo en toda América del Norte, por lo que en ese caso habría miles de Cahokias, no solo uno. . La singularidad de la ciudad indica la presencia de alguna cultura perdida.


Después de alcanzar su altura poblacional alrededor de 1100, la población se reduce y luego desaparece en 1350. Quizás habían agotado los recursos de la tierra, como teorizan algunos estudiosos, o fueron víctimas de disturbios políticos y sociales, cambio climático o sequías prolongadas.

Cahokia fue la ciudad más grande jamás construida al norte de México antes de Colón y contaba con 120 montículos de tierra. Muchos eran pirámides masivas, de fondo cuadrado y cima plana, y grandes pedestales sobre los cuales vivían líderes cívicos. En la vasta plaza del centro de la ciudad se levantó el movimiento de tierra más grande de América, el Monks Mound de 100 pies.


¿Por qué se extinguió la ciudad nativa americana de Cahokia? - Historia

Los aztecas y los mayas dejaron los remanentes de vastos imperios que existieron en lo que hoy es México y Centroamérica.

Sin embargo, no hay pirámides, ciudades o signos de ninguna civilización avanzada que se desarrolló en los Estados Unidos en la época precolombina. Solo algunos pueblos en estados del suroeste como Nuevo México.

¿Por qué cree que los nativos americanos en los EE. UU. Nunca se desarrollaron mucho más allá del estado primitivo a pesar de vivir aquí durante muchos miles de años?

La presencia de edificios y arquitectura es un sesgo típico de la cultura occidental que lo equipara como una prueba tangible de & # 8220civilization & # 8221.
Mirando hacia atrás y hacia adelante en la historia, yo diría que los indios americanos han alcanzado posiblemente el nivel más alto de civilización y armonía entre ellos y con la naturaleza, lo que nosotros en una etapa supuestamente & # 8220 & # 8221 avanzada & # 8221 ahora estamos luchando por lograr y la ausencia de esa armonía podría conducir a nuestra propia extinción eventualmente.

Los indios eran muy amables con sus recursos y el suelo, tenían conceptos de & # 8220feeding & # 8221 el suelo, que recién ahora comenzamos a comprender en un grupo muy pequeño de población.
Los indios eran verdaderamente sostenibles y orgánicos en su vida, cultura y salud (me sorprendió lo hermosos y saludables que se veían todos en las primeras fotos de ellos disponibles en el Smithsonian, antes de que los EE. UU. & # 8220 se establecieran & # 8221 en & # 8221. # 8220 reservas y # 8221

Su perspectiva de la vida, la moral, la cultura, la vivienda, el arte y el sistema & # 8220legal & # 8221 estaba en armonía con su estilo de vida: hay muchos artefactos disponibles.

"La presencia de edificios y arquitectura es un sesgo típico de la cultura occidental que la equipara como una prueba tangible de la 'civilización'".

Pensé que este hilo reflejaba eso. Lo has redactado bien. Siempre estamos atrapados con ese efecto de distorsión del tiempo cuando intentamos interpretar cosas del pasado.

Y de nuevo, el clima. Quizás nadie en el norte de los Estados Unidos quería vivir en una estructura de piedra durante el invierno. En un clima tropical estarían más frescos adentro en Illinois estarían helados.

Clima, geografía, acceso a plantas y animales de cierto tipo.

No creo que los humanos se sientan a pensar & quot; ¿cómo podemos establecer esto o aquello? & Quot;, sino que se adaptan de varias maneras a las manos que se les reparten.

Si eres nativo de las llanuras, estabas en Fat City con Buffalo Herds. Tu inteligencia se utilizó para descubrir mejores formas de utilizar al animal y matar a algunos de ellos sin que te mataran tú mismo.

Lo mismo ocurre con otras culturas. No es muy diferente de lo que ves en los libros y la historia más reciente. es decir, pistolas-gérmenes-acero o la domesticación de animales o la tolerancia a la lactosa y otras cosas similares que son las claves del éxito.

Se necesitaba mucho para sobrevivir en ese entonces. ¿Preferirías tú o yo ser los ESCLAVOS aztecas que arrastraron piedras para construir la ciudad o el indio de las llanuras? ¡Creo que preferiría ser menos civilizado en ese caso!

El uso de esclavos fue siempre crucial para la construcción de las primeras civilizaciones. Entonces, naturalmente, aquellos que no usaron tantos (¡incluso vikingos!) No construyeron tantas cosas elegantes. incluso aunque fueran humanos inteligentes.

La religión se usó a menudo como una herramienta para esclavizar a las poblaciones. el lego, que era analfabeto y tenía pocas opciones, tenía que estar de acuerdo con la sociedad en la que había nacido.

Las cosas no empezaron a cambiar mucho hasta Martin Luther y la imprenta.

La presencia de edificios y arquitectura es un sesgo típico de la cultura occidental que lo equipara como una prueba tangible de & # 8220civilization & # 8221.
Mirando hacia atrás y hacia adelante en la historia, yo diría que los indios americanos han alcanzado posiblemente el nivel más alto de civilización y armonía entre ellos y con la naturaleza, que nosotros en una etapa supuestamente & # 8220 avanzada & # 8221 ahora estamos luchando por lograr y la ausencia de esa armonía podría conducir a nuestra propia extinción eventualmente.

Los indios eran muy amables con sus recursos y el suelo, tenían conceptos de & # 8220feeding & # 8221 el suelo, que recién ahora comenzamos a comprender en un grupo muy pequeño de población.
Los indios eran verdaderamente sostenibles y orgánicos en su vida, cultura y salud (me sorprendió lo hermosos y saludables que se veían todos en las primeras fotos de ellos disponibles en el Smithsonian, antes de que los EE. UU. & # 8220 se establecieran & # 8221 en & # 8221 # 8220 reservas y # 8221

Su perspectiva de la vida, la moral, la cultura, la vivienda, el arte y el sistema & # 8220legal & # 8221 estaba en armonía con su estilo de vida: hay muchos artefactos disponibles.

Aquí hay algunas otras cosas que sucedieron regularmente ANTES de la invasión europea.

Guerra por todas las razones imaginables
Genocidio
Secuestro
Esclavitud
Sacrificio humano / tortura / asesinato
Quemaduras repetidas hasta el punto de la devastación
Saltos de búfalos que dejaron incontables cantidades de búfalos para pudrirse

No estoy juzgando con mi publicación. Hay bien y mal dentro de cada civilización. No es necesario pintar una narrativa unilateral esencialmente falsa para ser vista solo a través de lentes de color rosa.

Solo con los nativos (que no son nativos) se distorsiona cada deficiencia o falla hasta que se convierte en una muestra de inteligencia, armonía orgánica o alguna otra tontería.

Si usaron todas las partes de un animal, ¿por qué hay montones de huesos de búfalo hasta el día de hoy en el fondo de los saltos de búfalo?

Respuesta: elige tu opción. Regalos para el Dios de la Luna, el calcio enriquece el suelo bla bla. O tal vez, debido a que carecían de tecnología, demasiados búfalos fueron arreados y arrojados en estampida por el acantilado. Solo podían tomar lo que podían tomar y solo podían usar lo que podían usar.

¿Crees que cometerían errores tontos y posiblemente arriesgando la vida si se aseguraran de cosechar cada gramo de animal antes que ellos porque nuestra maestra de quinto grado, la Sra. Smith, nos lo dijo? La Sra. Smith ni siquiera podía usar calcetines a juego la mayoría de los días de la semana. Si necesitaban alrededor de 50 búfalos y 900 en estampida por el acantilado, 850 se desperdiciaron y fueron asesinados por nada más que por ignorancia.

Los indios eran animales humanos como todos nosotros. Estoy de acuerdo con la declaración de prejuicios culturales occidentales.


Teorías de la caza de fantasmas

Si considera a Estados Unidos en la segunda mitad del siglo XIX y principios del siglo XX, era importante mantener la agenda cristiana y se evitaría cualquier evidencia que refutara la Biblia. No solo eso, sino que validaría las leyendas de los nativos americanos que incorporan sus encuentros con los gigantes, haciendo que sus creencias sean justificables y válidas, no "tonterías paganas". Luego, está todo el respaldo popular de la Teoría de Darwin de la época y la "ciencia" como la nueva fuerza que impulsa la política y la cultura. ¿Cómo podrían explicar una civilización gigante de otros seres cuando se suponía que el hombre había evolucionado de manera magnífica y singular a partir de los primates como el ganador "inteligente" del alma?

El concepto de que estos seres interactuaron con los nativos probablemente está más allá del pensamiento de la época. Si incluso una leyenda nativa tiene la verdad (Paiutes y gigantes pelirrojos, por ejemplo), entonces la fe de los nativos se basó en la verdad y su registro fue meticuloso. Eso los haría en "terreno parejo" intelectualmente con los europeos llegando en elaborados barcos con armas y libros y otros "dispositivos modernos". No eran un grupo de paganos supersticiosos como suponían los arrogantes recién llegados, sino personas cautelosas que vivían junto a seres con habilidades excepcionales y tendencias carnívoras despiadadas. Los nativos tenían esta relación aislada con los Altos y los recién llegados no habían aprendido del pasado como lo había hecho su gente. Estos pueblos nativos eran mucho más conscientes del país y su historia.

La Tribu Paiute: un ejemplo clásico de una tribu humilde que ofrece leyendas detalladas de sus orígenes y sus pruebas y victorias en las que las historias demuestran con el tiempo su precisión en el mantenimiento de la historia.

Numa Titucca - Los "devoradores de hombres" fueron descritos en sus leyendas. Una tribu de orígenes desconocidos que fue muy altos, con pelo rojo por todo el cuerpo, y caníbales carnívoros. Esta horrible tribu de altos caníbales provenía de algún lugar del territorio de California, lo mejor que podía suponerse, y llegó a las tierras de los Paiute alrededor del lago Lohantan. Los Paiute lucharon contra ellos, finalmente atrapando a los últimos Devoradores de Hombres (que habían construido un bote de juncos y vivían en el lago) dentro de una cueva donde quemaron al último de ellos y ganaron la guerra con estos forasteros.

¿Quiénes eran estos gigantes pelirrojos? Eran personas que probablemente huyeron de la erupción del monte Shasta. En el día, se unieron Pyramid Lake y Lake Lohantan. El viaje probablemente sería por agua, estos gigantes de todo el mundo se orientaron hacia el agua desde su primer lanzamiento hacia el Pacífico Sur y hacia la costa de Perú.

A principios de la década de 1900, los productores de guano encontraron los restos de estos gigantes dentro de la cueva Lovelock, verificando las leyendas tan meticulosamente llevadas por el orgulloso pueblo Paiute.

(Leyenda de Lenni-Lenape) El valle del río Mississippi era exuberante y fértil, y los Lenni-Lenape lo consideraban un buen lugar para establecer un asentamiento permanente. Lo siguieron río abajo hasta su unión con el río Missouri, donde se encontraron cara a cara con el poderoso * Talega The Moundbuilders. Altamente sofisticado e intelectual, el centro de la tierra de Talega era la ciudad amurallada de Cahokia ubicada cerca de nuestro actual East St. Louis. Cahokia fue el centro comercial, político y religioso de la cultura Moundbuilder, y se ha descrito como & # 8220 un cruce entre Nueva York, Washington, D.C. y el Vaticano & # 8221.

Se envió un mensaje al líder de Talega pidiendo permiso para que los Lenni-Lenape se establecieran en su área como amigos y aliados. Se denegó el permiso para un asentamiento, pero se otorgó un paso seguro a través de su territorio. Se inició una travesía pacífica, pero pronto surgieron problemas. A lo largo de las generaciones, el número de Lenni-Lenape había aumentado enormemente. Cuando el líder de Talega vio a miles de personas preparándose para cruzar su tierra, entró en pánico. Ante el temor de una invasión, los guerreros Talega recibieron la orden de atacar, matando a los que ya habían cruzado el río. Enfurecidos por este engaño, Lenni-Lenape juró & # 8220Conquistar o morir & # 8221, y pidió ayuda a los iroqueses (con quienes habían establecido un fuerte vínculo). Se concedió ayuda.

Lo que siguió ha sido descrito como una de las guerras más grandes jamás libradas en el continente antiguo. Una fortaleza, llamada Fort Ancient, tenía paredes empalizadas de 13 pies de alto y 5 millas de largo, y podía albergar a 10,000 personas. La guerra se prolongó durante la vida de 4 jefes Lenni-Lenape antes de que finalmente salieran victoriosos. conduciendo a los Talegas hacia el sur para siempre (por el Mississippi según las cuentas). Los Natchez son los descendientes de los últimos restos del derrotado Talega.

(* Se ha hecho referencia a la tribu Talega como gigantes de los montículos "Hopewell")


Los colonos blancos enterraron la verdad sobre las misteriosas ciudades de los montículos del Medio Oeste

Alrededor de 1100 o 1200 d.C., la ciudad más grande al norte de México era Cahokia, ubicada en lo que ahora es el sur de Illinois, al otro lado del río Mississippi desde St. Louis. Construida alrededor del 1050 d.C. y ocupada hasta el 1400 d.C., Cahokia tenía una población máxima de entre 25.000 y 50.000 personas. Ahora, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, Cahokia estaba compuesto por tres distritos (Cahokia, East St. Louis y St. Louis) conectados entre sí a través de vías fluviales y senderos para caminar que se extendían a través de la llanura aluvial del río Mississippi por unos 20 km cuadrados. Su población estaba formada por agricultores que cultivaban grandes cantidades de maíz y especialistas en artesanía que elaboraban hermosas vasijas, joyas de concha, puntas de flecha y figurillas de arcilla de pedernal.

La ciudad de Cahokia es uno de los muchos grandes complejos de montículos de tierra que salpican los paisajes de los valles de los ríos Ohio y Mississippi y en todo el sureste. A pesar de la preponderancia de la evidencia arqueológica de que estos complejos de montículos fueron obra de sofisticadas civilizaciones nativas americanas, esta rica historia fue oscurecida por el Mito de los constructores de montículos, una narrativa que surgió aparentemente para explicar la existencia de los montículos. El examen tanto de la historia de Cahokia como de los mitos históricos que se crearon para explicarla revela el preocupante papel que los primeros arqueólogos desempeñaron en la disminución, o incluso en la erradicación, de los logros de las civilizaciones precolombinas en el continente norteamericano, tal como lo hizo el gobierno de Estados Unidos. expandiéndose hacia el oeste tomando el control de las tierras de los nativos americanos.

Hoy en día es difícil comprender el tamaño y la complejidad de Cahokia, compuesta por unos 190 montículos en forma de plataforma, cresta y formas circulares alineados con una cuadrícula de ciudad planificada orientada cinco grados al este del norte. Esta alineación, según Tim Pauketat, profesor de antropología en la Universidad de Illinois, está ligada a la salida del sol del solsticio de verano y la salida máxima de la luna en el sur, orientando a Cahokia al movimiento tanto del sol como de la luna. Las casas del vecindario, las calzadas, las plazas y los montículos se alinearon intencionalmente con esta cuadrícula de la ciudad. Imagínese saliendo del centro de Cahokia en su viaje y encontrará vecindarios de casas rectangulares, semisubterráneas, chimeneas centrales, pozos de almacenamiento y plazas comunitarias más pequeñas intercaladas con edificios públicos y rituales. Sabemos que la población de Cahokia era diversa, con personas que se mudaban a esta ciudad de todo el continente, probablemente hablando diferentes dialectos y trayendo consigo algunas de sus antiguas formas de vida.

Vista de Cahokia desde Rattlesnake Mound ca 1175 d.C., dibujado por Glen Baker (Imagen cortesía de Sarah E. Baires)

El montículo más grande de Cahokia era Monks Mound, un montículo de plataforma de cuatro terrazas de unos 100 pies de altura que servía como punto central de la ciudad. En lo alto de su cima se encontraba uno de los edificios rectangulares más grandes jamás construidos en Cahokia, probablemente sirvió como un espacio ritual.

Frente a Monks Mound había una gran plaza abierta que tenía un patio para jugar el popular deporte del chunkey. Este juego, observado por miles de espectadores, fue jugado por dos grandes grupos que corrían por la plaza lanzando lanzas a un disco de piedra rodante. El objetivo del juego era aterrizar su lanza en el punto donde el disco dejaría de rodar. Además del patio de trozos, se colocaron postes de señalización verticales y montículos de plataforma adicionales a lo largo de los bordes de la plaza. Los túmulos funerarios en la cima de las crestas se colocaron a lo largo de la cuadrícula de organización central de Cahokia, marcada por la Calzada de la Serpiente de Cascabel, y a lo largo de los límites de la ciudad.

Cahokia se construyó rápidamente, con miles de personas que se unieron para participar en su construcción. Hasta donde saben los arqueólogos, no se utilizó trabajo forzoso para construir estos montículos, la gente se reunió para grandes fiestas y reuniones que celebraban la construcción de los montículos.

El esplendor de los montículos fue visible para los primeros blancos que los describieron. Pero pensaban que el indio americano conocido por los primeros colonos blancos no podría haber construido ninguno de los grandes terraplenes que salpicaban el continente medio. Entonces la pregunta fue: ¿Quién construyó los montículos?

Los primeros arqueólogos que trabajaban para responder a la pregunta de quién construyó los montículos los atribuyeron a los toltecas, vikingos, galeses, hindúes y muchos otros. Parecía que cualquier grupo, que no fuera el indio americano, podría servir como los probables arquitectos de los grandes movimientos de tierra. El impacto de esta narrativa llevó a la arqueología más rigurosa de los primeros Estados Unidos, ya que la búsqueda para determinar de dónde provenían estos montículos se convirtió en piezas de conversación salaces para las clases medias y altas de Estados Unidos. Los movimientos de tierra de Ohio, como Newark Earthworks, un Monumento Histórico Nacional ubicado a las afueras de Newark, OH, por ejemplo, fueron pensados ​​por John Fitch (constructor de América y el primer bote a vapor # 8217 en 1785) como fortificaciones de estilo militar. Esto contribuyó a la idea de que, antes de los nativos americanos, guerreros altamente calificados de origen desconocido habían poblado el continente norteamericano.

Esto fue particularmente sobresaliente en el Medio Oeste y Sudeste, donde los montículos de tierra de los períodos arcaico, Hopewell y Mississippian se entrecruzan en el mediocontinente. Estos paisajes y los montículos construidos sobre ellos se convirtieron rápidamente en lugares de fantasía, donde la especulación sobre sus orígenes surgió de las praderas cubiertas de hierba y las vastas llanuras aluviales, al igual que los propios montículos. Según Gordon Sayre (Los constructores de montículos y la imaginación de la antigüedad estadounidense en Jefferson, Bartram y Chateaubriand), los relatos sobre los orígenes de los montículos se basaban a menudo en una & # 8220 fascinación por la antigüedad y la arquitectura, & # 8221 como & # 8220 ruinas de un pasado lejano, & # 8221 o como & # 8220natural & # 8221 manifestaciones del paisaje.

Cuando William Bartram y otros registraron las narrativas locales de los nativos americanos de los montículos, aparentemente corroboraron estos orígenes míticos de los montículos. Según las primeras revistas de Bartram & # 8217 (Viajes, publicado originalmente en 1791) los Creek y los Cherokee que vivían alrededor de los montículos atribuyeron su construcción a & # 8220 los antiguos, muchas edades antes de su llegada y posesión de este país. & # 8221 Bartram & # 8217s cuenta de las historias de Creek y Cherokee la opinión de que estos nativos americanos eran colonizadores, al igual que los euroamericanos. Esto sirvió como una forma más de justificar la expulsión de los nativos americanos de sus tierras ancestrales: si los nativos americanos también fueron colonizadores tempranos, la lógica era que los estadounidenses blancos tenían tanto derecho a la tierra como los pueblos indígenas.

Ubicación de los sitios de Cahokia, East St Louis y St Louis en American Bottom (Mapa cortesía de Sarah E. Baires)

La creación del Mito de los Montículos es paralela a las primeras prácticas expansionistas estadounidenses, como la expulsión de los pueblos nativos de sus tierras ancestrales autorizada por el estado para dar paso al movimiento de & # 8220nuevos & # 8221 estadounidenses a la & # 8220frontera occidental & # 8221. de esta expulsión forzosa incluyó la eliminación de los lazos de los nativos americanos con sus paisajes culturales.

En el siglo XIX, la teoría evolutiva comenzó a apoderarse de las interpretaciones del pasado, a medida que la investigación arqueológica se alejó del sillón y entró en el ámbito de la investigación científica. Dentro de este marco de referencia, los anticuarios y los primeros arqueólogos, como los describió Bruce Trigger, intentaron demostrar que el Nuevo Mundo, como el Viejo Mundo, & # 8220 podía presumir de logros culturales indígenas que rivalizaban con los de Europa. & # 8221 Descubrimientos de antiguas ciudades de piedra. en Centroamérica y México sirvió como catalizador de esta búsqueda, reconociendo a las sociedades del Nuevo Mundo como comparables cultural y tecnológicamente a las de Europa.

Pero esta perspectiva chocó con el texto de Lewis Henry Morgan de 1881 Casas y vida doméstica de los aborígenes estadounidenses. Morgan, antropólogo y teórico social, argumentó que las sociedades mesoamericanas (como la maya y la azteca) ejemplificaban la categoría evolutiva de & # 8220 Barbarie Media & # 8221 & # 8212 la etapa más alta de evolución cultural y tecnológica que puede alcanzar cualquier grupo indígena en las Américas. . Por el contrario, Morgan dijo que los nativos americanos ubicados en los territorios en crecimiento de los nuevos Estados Unidos eran ejemplos por excelencia de culturas & # 8220Stone Age & # 8221 & # 8212in progresivas y comunidades estáticas incapaces de avance tecnológico o cultural. Estas ideologías enmarcaron la investigación arqueológica de la época.

En yuxtaposición a este modelo evolutivo había inquietud por el & # 8220 Indio Desaparecido & # 8221, una historia mítica de los siglos XVIII y XIX que mostraba a los Nativos Americanos como una raza en desaparición incapaz de adaptarse a la nueva civilización americana. El ideal sentimentalizado de los indios desaparecidos & # 8212 que fueron vistos como nobles pero finalmente condenados a ser vencidos por una civilización blanca superior & # 8212 sostuvo que estas personas & # 8220 desapareciendo & # 8221, sus costumbres, creencias y prácticas, deben documentarse para la posteridad. Thomas Jefferson fue uno de los primeros en excavar en un túmulo funerario de nativos americanos, citando la desaparición de los & # 8220nobles & # 8221 indios & # 8212 causada por la violencia y la corrupción de la civilización blanca invasora & # 8212 como la necesidad de estas excavaciones. Los eruditos inspirados en la Ilustración y algunos fundadores de América vieron a los indios como el primero Estadounidenses, para ser usados ​​como modelos por la nueva república en la creación de su propio legado e identidad nacional.

Durante los últimos 100 años, una extensa investigación arqueológica ha cambiado nuestra comprensión de los montículos. Ya no se ven como monumentos aislados creados por una raza misteriosa. En cambio, se ha demostrado que los montículos de América del Norte son construcciones de pueblos nativos americanos para una variedad de propósitos. Hoy en día, algunas tribus, como Mississippi Band of Choctaw, ven estos montículos como lugares centrales que unen a sus comunidades a sus tierras ancestrales. Al igual que en otras ciudades antiguas de todo el mundo, los nativos norteamericanos veneran sus vínculos con la historia a través de los lugares que construyeron.

Nota del editor: La historia original decía que William Bartram Viajes se publicó en 1928, pero estas primeras revistas se publicaron en 1791.


Culturas paleoindias

Asia y América del Norte permanecieron conectados hasta hace unos 12.000 años. Aunque la mayoría de las rutas utilizadas por los paleoindios son difíciles de investigar porque ahora están bajo el agua o profundamente enterradas o han sido destruidas por la erosión y otros procesos geológicos, la investigación ha divulgado una variedad de información sobre sus vidas y culturas.

Los descubrimientos arqueológicos de la primera mitad del siglo XX indicaron que la migración se había producido alrededor del 9500 a. C., y los hallazgos posteriores llevaron este límite a fechas incluso anteriores. Los académicos agrupan a los paleoindios en dos tradiciones distintas: Clovis, Folsom y culturas relacionadas del interior de América del Norte y las culturas pre-Clovis, cuya distribución está surgiendo a través de la investigación contemporánea.

Todos los grupos paleoindios vivían en un paisaje relativamente dinámico que compartían con la flora y fauna del Pleistoceno, sobre todo con la megafauna como mamuts, mastodontes, bisontes gigantes, perezosos terrestres gigantes, gatos dientes de sable y osos de cara corta. Los sitios paleoindios a menudo incluyen restos de megafauna, lo que a veces da la impresión errónea de que estos pueblos se dedicaban exclusivamente a la captura de caza mayor. Durante un tiempo, esta impresión fue sustentada por una variedad de problemas de preservación e identificación, como la rápida degeneración de pequeños mamíferos, peces y restos vegetales en el registro arqueológico y el uso de técnicas de recuperación que descuidaron o ignoraron dichos materiales. Sin embargo, a principios del siglo XXI, las excavaciones en sitios como Gault (Texas) y Jake Bluff (Oklahoma) habían demostrado claramente que al menos algunos paleoindios usaban una variedad de alimentos de animales y plantas silvestres y, por lo tanto, se caracterizan mejor como cazadores-recolectores generalizados que como personas que se limitaban a la búsqueda de la caza mayor.


El Yurok: salmón, algas y babosas, ¡oh Dios!

Los Yurok son un poco únicos en el sentido de que remontan su historia al contacto preeuropeo, y todavía están en el siglo XXI. Y en muchos aspectos, todavía se aferran a las viejas formas, y eso incluye una dependencia continua de algunos de los mismos alimentos.

Eso, dice la historia oficial de The Yurok Tribe, siempre se ha dado por la generosidad del océano y los ríos: tradicionalmente han vivido a lo largo del río Klamath y a lo largo de la costa de California, y dependían de alimentos como algas, mejillones, salmón, el esturión y el pez vela como columna vertebral de su dieta. También han confiado durante mucho tiempo en lo que les proporcionaba la tierra: ciervos y alces, en particular, pero también bellotas, bayas y varios tipos de tés. así como, dice la revista Castor, babosas de plátano. Durante generaciones, han cosechado de la tierra con miras a la sostenibilidad, pero los miembros de Yurok de hoy dicen (a través de Eating Well) que "no es el mismo mundo", que sus antepasados ​​cuidaron y que "la tierra es una vida organismo, y lo estamos enfermando ".

En el siglo XXI, los Yurok todavía están cosechando los mismos lechos de mejillones y arbustos de salmónidos silvestres que han estado durante generaciones, y esperan enseñar a las generaciones futuras a hacer lo mismo.


Historia de los nativos americanos del condado de Bay, Florida

El condado de Bay está ubicado en el noroeste de Florida. Recibió su nombre en honor a St. Andrews Bay, cuando se creó el condado en 1913. La sede del condado y la ciudad más grande del condado es la ciudad de Panamá. Su límite norte es el condado de Washington, FL. Su límite noreste es el condado de Jackson, FL. Al este está el condado de Calhoun, FL, al oeste está el condado de Walton, FL y al sureste, el condado de Gulf, FL. El Golfo de México forma su límite suroeste.

Gran parte del condado de Bay se caracteriza por bahías, pantanos, arroyos de marea, marismas, lagos de agua dulce y pantanos de agua dulce. El río Choctawhatchee fluye a través de la esquina noroeste del condado de Bay y luego hacia el golfo de México en el condado de Walton. Otro arroyo importante es Econfina Creek, que fluye hacia el sur desde el condado de Jackson y se une con Bayou George antes de entrar en St. Andrews Bay.

La llanura costera del golfo que se extiende desde Mobile, AL hasta Cedar Key, FL era conocida como Am-Ixchel por los nativos americanos, cuando los españoles la exploraron por primera vez en el siglo XVI. La palabra fue escrita como Amichel en castellano y significa “Lugar de la Diosa de la Luna” en maya chontal. Esta evidencia, junto con muchos topónimos itzá y mayas chontales supervivientes en Georgia y las tierras altas del sur, sugiere que los comerciantes mayas chontales que navegaban por el mar estaban familiarizados con el noroeste de Florida actual.

El área de St. Andrews Bay estuvo intensamente habitada por nativos americanos debido a la abundancia de recursos alimenticios. Muchos grupos étnicos probablemente vivieron en la llanura de la costa del golfo de Florida de vez en cuando. Los habitantes principales del actual condado de Bay, cuando los españoles exploraron la región en el 1600, fueron los Chatot y Yucci. El Chatot aparentemente hablaba un dialecto de Yama o Mobilian Trade Jargon. El nombre Choctawhatchee sugiere que las ciudades de habla choctaw alguna vez ocuparon el condado, o que los primeros pobladores confundieron a los Chatot con Choctaws. No está claro si los Yucci eran lo mismo que los indios Yuchi de las Tierras Altas del Sur, pero ellos Yuchi afirman haber sido los aborígenes del Sureste.

Aunque la literatura más popular describe a los ocupantes aborígenes del noroeste de Florida como Muskogee-Creeks, estos pueblos nativos eran inmigrantes que ingresaron a Florida junto con otras ramas de los creeks en el 1700 y principios del 1800. Debido a la población y las pérdidas territoriales entre otras ramas de Creek, Muskogee-Creeks llegó a dominar una confederación de provincias nativas en el Sureste Inferior a finales de 1700. Los Muskogee-Creeks reales eran autóctonos de la cuenca del río Chattahoochee medio, pero su idioma fue finalmente adoptado como lenguaje diplomático para la Confederación Creek.

Hay muchos montículos indios y basureros de conchas en el condado de Bay. Los basurales son montones de detritos que se han acumulado debido a la ocupación humana a largo plazo. Los montículos y basurales hoy consisten en elevaciones arenosas en el terreno plano de las tierras bajas o montones bajos de conchas marinas erosionadas. La erosión y el agua ácida han tendido a aplanarlos de su forma original. Los basureros a menudo contienen rotos

Historia geologica

Los geólogos creen que Florida fue una vez parte de África. Sin embargo, las rocas antiguas que comparte el Panhandle de Florida con la costa noroeste de África están enterradas a más de 10,000 pies bajo la superficie. Por encima de ellos hay bandas de rocas sedimentarias creadas por la acumulación de vida marina, arena y suelos arrastrados por las tierras altas del sur. No se han encontrado fósiles de dinosaurios en Florida porque la región estuvo bajo el agua hasta hace unos 45 millones de años.

Durante la Época del Pleistoceno o Edad de Hielo, la costa del Panhandle de Florida estaba hasta 100 millas al sur de su ubicación actual. La evidencia botánica sugiere que el clima era mucho más isotérmico que hoy (menos diferencias entre temporadas.)

La época del Holoceno comenzó hace unos 10.000 años, cuando los glaciares del norte de América del Norte comenzaron a retroceder. Hace unos 8.000 años, el Golfo de México comenzó a ascender. Alrededor del 1.500 a. C., la línea de la costa tenía solo un metro y medio menos de altura que en la actualidad. Sin embargo, incluso a una diferencia de cinco pies, el Panhandle de Florida se extendía unas 20 millas más al sur que en la actualidad. Para entonces, sin embargo, la mayoría de los ríos y manantiales del noroeste de Florida se habían formado en condiciones similares a las de hoy. La costa se estabilizó alrededor del año 1000 d.C., pero en las últimas décadas el nivel del Golfo de México ha comenzado a subir nuevamente.

Períodos culturales de los nativos americanos

Habitantes más antiguos

Los arqueólogos creen que los humanos han vivido en el condado de Bay durante al menos 13.000 años, quizás mucho más. Durante los períodos más fríos de la Edad de Hielo, la región de la Costa del Golfo habría sido una de las pocas áreas de América del Norte que podría ser habitada cómodamente por homo sapiens. La evidencia de los primeros humanos puede estar enterrada de suelos acumulados o debajo del lecho marino hasta 100 millas de la costa actual. Sin embargo, los restos humanos más antiguos que se conocen encontrados en el sureste (aproximadamente 10,000 años) fue descubierto en el sedimento bajo un cenote (orificio del fregadero) en el condado de Sarasota, FL. Incluían un cráneo que todavía contenía materia cerebral.

Los puntos Clovis y Folsom, asociados con cazadores de caza mayor de la Edad del Hielo tardío, se han encontrado en el noroeste de Florida. Durante la Edad del Hielo, manadas de mamíferos gigantes vagaban por las tierras del fondo del río. Los mastodontes, los tigres dientes de sable, los perezosos gigantes y otros mamíferos masivos se extinguieron hace unos 8.000 años.Se desconoce la identidad étnica de los cazadores de la cultura Clovis. Durante mucho tiempo se supuso que eran indios americanos de Siberia, pero una investigación reciente de antropólogos ha revelado muchas similitudes con los grandes cazadores de Europa Occidental. Una capa de hielo en el Océano Atlántico Norte pudo haber permitido a los primeros humanos moverse de un continente a otro remando, mientras se ganaba el sustento de la caza de mamíferos marinos y la pesca. Los cazadores de caza mayor de ambos continentes pueden haber sido un pueblo híbrido con fisiologías mixtas mongoloide-europeas.

Período Arcaico (8.000 aC - 1000 aC)

Luego del calentamiento del clima, pronto predominaron en esta región animales y plantas típicos de hoy. Los humanos se adaptaron a los cambios y gradualmente se volvieron más sofisticados. Adoptaron patrones migratorios estacionales que maximizaban el acceso a los recursos alimentarios. Las zonas costeras probablemente se evitaron durante la temporada de huracanes. Los cazadores arcaicos probablemente se mudaron a lugares a lo largo de la costa del Golfo y los ríos durante el invierno, donde podían comer pescado y mariscos, si la caza no era abundante.

Período arbolado temprano (2000 a. C. - 500 a. C.)

La cerámica más antigua conocida en el hemisferio occidental se descubrió en la isla Stallings en el río Savannah cerca de Augusta, GA. Los primeros ejemplos han sido fechados por radiocarbono alrededor del 2500 a. C. Era bastante tosco, siendo arcilla sin refinar templada con musgo español. Aproximadamente en el año 2000 a. C. o antes, la alfarería se había extendido a las cuencas de los ríos Chattahoochee-Apalachicola y Choctawhatchee. La fabricación de cuencos de cerámica y esteatita no fue práctica hasta que los nativos americanos comenzaron a ocupar aldeas permanentes donde podrían almacenarse.

El noroeste de Florida fue la ubicación de algunas de las primeras aldeas permanentes de América del Norte. Un estilo de vida sedentario fue posible gracias a las abundantes fuentes de alimentos naturales como la caza mayor, el pescado, los mejillones de agua dulce y el cultivo de jardines. Los arqueólogos han etiquetado a los pueblos de los primeros bosques del noroeste de Florida como los Cultura de Deptford. La Cultura Deptford se extendió por gran parte del norte de Florida, Alabama, Georgia y Carolina del Sur.

Las aldeas de la cultura de Deptford eran relativamente pequeñas y estaban dispersas. Algunas eran bases permanentes, mientras que otras eran campamentos estacionales de caza, pesca o recolección. Probablemente hubo mucha socialización entre estos pueblos debido a la necesidad de encontrar cónyuges que no estuvieran estrechamente relacionados. Las casas eran redondas y estaban construidas con árboles jóvenes, caña de río y paja.

Los pueblos de la región del Período Arbolado Temprano construyeron numerosos montículos, aunque pocos son visibles hoy porque el suelo arenoso de la llanura costera del Golfo se erosiona rápidamente. Aparentemente, la mayoría de estos montículos eran principalmente para entierros, pero también pueden haber soportado estructuras simples que se usaban para rituales o reuniones. Fueron construidos por acumulación. Esto significa que los montículos crecieron en tamaño a lo largo de las generaciones al amontonar arena, tierra y detritos de la aldea durante los entierros recientes.

La cerámica y los artefactos del estilo de la cultura Deptford se hicieron en algunas partes del Sudeste Inferior hasta el año 600 d.C. Esto sugiere a los antropólogos que fueron hechos por un grupo étnico aborigen que fue gradualmente marginado a medida que las comunidades de Muskogean se expandieron en número y territorio.

Período medio del bosque (500 a. C. - 600 d. C.)

La evidencia arqueológica en el valle del río Chattahoochee sugiere que los primeros agricultores de Muskogean ingresaron al noroeste de Florida y al oeste de Georgia alrededor del año 500 a. C., después de haber emigrado originalmente desde el centro-oeste de México a través del Bajo Mississippi. Sin embargo, el noroeste de Florida probablemente ya estaba ocupado por personas relacionadas con los Ciboney de Cuba. Los antropólogos creen actualmente que los Ciboney se asentaron en Cuba desde Florida

Es muy probable que en el 500 a. C. el noroeste de Florida contuviera personas relacionadas con los yuchi y los siuanos del sur, como los biloxi. Es posible que haya habido otros grupos étnicos cuyas identidades se hayan ocultado por el tiempo. La tecnología agrícola, las tradiciones culturales y el ADN probablemente se mezclaron entre estos pueblos. Los indios “creek” modernos pueden representar una mezcla genética de varios grupos étnicos indígenas.

Alrededor del 500 a.C., el Cultura Santa Rosa comenzó a evolucionar en el Panhandle de Florida. Lleva el nombre de la isla de Santa Rosa en el condado de Santa Rosa, FL. Los primeros pueblos de la Cultura Santa Rosa se caracterizan por una arquitectura permanente, espacios comunitarios y evidencia de contactos comerciales con otras partes del este de América del Norte. En particular, los arqueólogos han descubierto artículos comerciales asociados con el Medio Oeste, a medida que las aldeas de Santa Rosa crecían en tamaño y sofisticación.

Alrededor del año 100 a.C., los habitantes del actual condado de Bay comenzaron a mostrar una creciente influencia cultural desde el Cultura de Swift Creek, que se originó en Georgia. El condado de Bay se vio particularmente afectado por esta influencia porque estaba justo al otro lado del río Chattahoochee del sitio emergente de la ciudad ceremonial de Kolomoki. La gente de la cultura Santa Rosa-Swift Creek construyó pueblos permanentes con plazas en forma de herradura para jugar juegos de pelota, cerca de los ríos Chattahoochee y Chipola.

Los antropólogos fuera del sureste a menudo vinculan la cultura Swift Creek con la Cultura Hopewell debido a la similitud en la cronología. Sin embargo, la cultura Hopewell en Ohio estaba claramente obsesionada con la muerte y contenía muy pocas aldeas permanentes, si es que había alguna. La arquitectura de las dos zonas culturales fue muy diferente. Los movimientos de tierra de Santa Rosa-Swift Creek eran a menudo pirámides de tierra orientadas al azimut solar. Los pueblos de Santa Rosa-Swift Creek se volvieron cada vez más dependientes de la agricultura y, por lo tanto, generalmente ubicaron sus aldeas y pueblos en las tierras fértiles de los ríos.

La cerámica Swift Creek Style se considera una de las más hermosas jamás fabricadas en América del Norte. La gente de Swift Creek también era conocida por sus herramientas, armas y adornos de cobre finamente elaborados. Construyeron montículos de acreción en forma de elipsoide y algunos montículos piramidales grandes para los templos. Los montículos piramidales diferían poco en forma y función de lo que se estaba construyendo en México en ese momento.

Alrededor del 250 d.C., el Cultura de Santa Rosa-Swift Creek pueblos en el condado de Bay comenzaron a evolucionar hacia el Cultura de Weeden Island. Las aldeas y ciudades ceremoniales de Weeden Island continuaron con muchas tradiciones de Swift Creek, pero hubo cambios distintos en la cerámica que parecen reflejar influencias caribeñas. Las esculturas de Weeden Island crearon figuras humanas huecas, mientras que los ceramistas de Swift Creek rara vez o nunca lo hicieron.

La cultura Swift Creek se derrumbó en la llanura costera de Georgia alrededor del año 600 d.C. Prácticamente, todas las aldeas debajo de Fall Line desaparecieron repentinamente, pero algunas aldeas de Swift Creek en las montañas continuaron ocupadas hasta el año 1000 d.C. La despoblación repentina cerca de las aguas navegables sugiere ataques de embarcaciones marinas desde el Océano Atlántico, pero hasta la fecha, los arqueólogos no han descubierto ninguna evidencia de invasores extranjeros específicos.

Bosque tardío y período de transición

los Cultura de Weeden Island en el noroeste de Florida las aldeas declinaron en población después del 600 d.C., comenzaron a declinar alrededor del 750 d.C., pero no fueron completamente abandonadas hasta alrededor del 900 d.C. Las disminuciones significativas de la población parecen haber coincidido con el surgimiento de una cultura muy avanzada cerca del lago Okeechobee, Florida.

Ahora se sabe que el período en que desapareció la cultura de la isla Weeden y surgió la cultura del lago Okeechobee (Belle Glade III) fue una época de sequía en Yucatán. La mayoría de las grandes ciudades mayas fueron abandonadas en ese momento. Las fechas del Calendario Largo ya no estaban inscritas en las estelas. Esta sequía pudo haber causado que los mayas comunes huyeran hacia el norte hacia el sureste de los Estados Unidos, donde las condiciones eran menos hostiles.

Para el año 700 d.C., las muchas ciudades permanentes alrededor del lago Okeechobee en el sur de Florida practicaban todos los rasgos culturales, excepto el cultivo de maíz a gran escala que 350 años después aparecerían en Cahokia, IL. Los pueblos nativos de la región del lago Okeechobee incluso construyeron grandes montículos y estanques ceremoniales en forma de cetros ceremoniales que luego fueron utilizados por la élite en lugares tan famosos como Cahokia, Moundville, AL, Ocmulgee Mounds, GA y Etowah Mounds, GA. Es muy probable que los comerciantes o asaltantes del lago Okeechobee llegaran al noroeste de Florida al mismo tiempo que expiraba la cultura de Weeden Island. Puede haber una conexión.

Período jerárquico temprano (900 d.C.- 1150 d.C.)

Todos los rasgos culturales, incluido el cultivo a gran escala de maíz, frijoles y calabazas que se asociaron con la “cultura del Mississippian”, aparecieron en el río Lower Chattahoochee y en el sitio de Ocmulgee en Macon, GA alrededor del año 900 d.C. Las casas y los montículos de estilo “misisipiano” no se construyeron en Cahokia hasta alrededor del 1050 d. C. Por lo tanto, el término genérico "jerárquico" es una descripción más precisa de los cambios culturales que aparecieron en el noroeste de Florida alrededor del año 900 d.C. Obviamente, fueron introducidos por pueblos del sur, no por la cuenca del río Mississippi.

Los sitios de la ciudad y el pueblo, fundados alrededor del año 900 d.C., en o cerca del actual condado de Bay, inicialmente tenían cerámica y arquitectura muy similares a las de Ocmulgee. Probablemente fueron fundados por el mismo grupo étnico. La cerámica era similar a la vajilla de estilo llano producida por los plebeyos mayas que es endémica en los bordes de las ciudades mayas. La arquitectura era casi idéntica a la construida por los mayas chontales analfabetos a lo largo de la costa del estado de Tabasco en México. Los mayas chontales solo construyeron montículos de tierra y fueron analfabetos durante el período maya clásico que terminó alrededor del 900 d.C.

Los arqueólogos de Florida etiquetan genéricamente a todos los pueblos jerárquicos del noroeste de Florida como Cultura de Fort Walton, después de un montículo en Fort Walton Beach, FL. Su etiquetado de esta cultura se basa principalmente en la cerámica, ya que la mayoría de las provincias de Muskogean en el sureste cultivaron maíz, frijoles y calabazas a gran escala, construyeron montículos y evidenciaron sociedades jerárquicas.

Los historiadores de la arquitectura, sin embargo, han identificado cuatro zonas culturales distintas donde había grandes contrastes en la arquitectura y el urbanismo. Estos fueron el área de la bahía de Pensacola-Perdido, la cuenca del río Choctawhatchee, la cuenca del río Chattahoochee-Apalachicola y la región de Red Clay Hills-Fort Walton. Estas cuatro zonas, curiosamente, corresponden a cuatro grupos étnicos separados que estaban presentes cuando los españoles exploraron la región por primera vez.

A lo largo del sistema fluvial Chattahoochee-Flint-Apalachicola hubo tres fases culturales en las que la arquitectura y las tradiciones culturales fueron significativamente diferentes. Las poblaciones de estas tres fases, o al menos sus élites, pueden haber sido grupos étnicos diferentes. Esta cuenca fue ocupada por el Apalachicola cuando los españoles llegaron al lugar.

En la cuenca del río Choctawhatchee, hacia el este hasta la orilla oeste del río Chipola en el condado de Jackson, los montículos son más pequeños y similares a los que se encuentran simultáneamente en la costa de Georgia. Aparentemente, las tierras entre los ríos Choctawhatchee y Chipola componían una frontera entre dos ramas de los moscogeos.

Período jerárquico medio (1150 d.C.- 1300 d.C.)

Al mismo tiempo que los sitios de las aldeas Arawak aparecieron por primera vez en el noreste de Florida, Ocmulgee y muchos sitios de montículos de Muskogean en el noreste de Florida fueron abandonados. Para el año 1200 d. C., varios sitios de la ciudad en la parte baja del río Chattahoochee fueron abandonados temporalmente, mientras que otros comenzaron a desarrollar rasgos culturales más parecidos a los del noroeste de Alabama, o incluso más tarde a las ciudades proto-Creek. A mediados de la década de 1700, todavía había algunas ciudades arawak en el centro de Alabama. En 1901, un taino (Arawak puertorriqueño) stella fue encontrada cerca de Atlanta, GA, en un santuario en la cima de una colina con vista al río Chattahoochee. Obviamente, los arahuacos inicialmente penetraron profundamente en el territorio tradicional de Muskogean y probablemente causaron el colapso de algunas provincias.

La identidad étnica de los nativos que ocuparon la cuenca del río Choctawhatchee durante esta época no está clara. Los Chatot fueron posiblemente una banda original de Pensacola, que desarrolló su propia identidad a lo largo de los siglos.

Período jerárquico tardío (1300 d.C.- 1539)

Hubo otra ola de templos quemados y / o abandonos de ciudades en la cuenca de Chattahoochee en el período comprendido entre 1250 d.C. y 1300 d.C. Estos parecen estar vinculados a una guerra entre los nativos de Muskogeans y los que emigran hacia el este desde la cuenca del Mississippi. Gran parte de la cuenca central del Mississippi fue abandonada durante esta época. Después del 1300 d.C., se iniciaron pocos montículos pentagonales, si es que hubo alguno. Los montículos construidos a partir de entonces tendían a ser redondeados en los bordes hasta el punto de que muchos tenían huellas ovaladas.

La evidencia arquitectónica sugiere que durante el Período Jerárquico Tardío los grupos étnicos estaban ubicados en las mismas regiones, cuando los exploradores españoles los encontraron en el siglo XVI. Estos fueron los Pensacola alrededor de las bahías de Pensacola y Perdido, Chatot, a lo largo del río Choctawhatchee hasta el río Chipola, el Apalachicola a lo largo de los ríos Lower Chattahoochee y Apalachicola y Flint y el Apalachee en la región de Red Clay Hills hacia el sur hasta Fort Walton Beach.

Exploración y misiones españolas (1539 d.C.- 1705 d.C.)

El Reino de España reclamó todas las cuencas de los ríos Chattahoochee y Choctaw, incluyendo el condado de Bay, desde 1513 hasta 1745. Esta afirmación se basó en la Expedición Narváez (1538), la Expedición Hernando de Soto (1539,), la Expedición Tristán de Luna, la Expedición Juan Pardo (1567,) y una expedición de agrimensura autorizada por Gobernador Don Benito Ruiz de Salazar Vallecilla de la provincia de La Florida alrededor de 1647. La expedición de agrimensura y prospección de oro siguió el río Chattahoochee hasta su nacimiento en Unicoi Gap. Luego, el gobernador estableció un puesto comercial en las cercanías de las cabeceras de Chattahoochee.

En 1675 los españoles establecieron cuatro misiones entre los Chatot. Probablemente se encontraban en los actuales condados de Bay y Jackson, aunque algunas fuentes los ubican en territorio Apalachee, cincuenta millas al este. Algunas aldeas de Apalachicola finalmente aceptaron visitas de misioneros, pero el grupo étnico en su conjunto se mantuvo extremadamente hostil a los españoles.

Fin de la ocupación española 1705 & # 8211 1763

Una vez que los Chatot se convirtieron oficialmente en aliados españoles, quedaron sujetos a repetidas incursiones de esclavos por parte de los aliados cherokee y creek de los ingleses. Después de dos invasiones de tropas británicas, combinadas con los aliados nativos de Gran Bretaña, aniquilaron el sistema de misiones Apalachee y Timucua, la mayoría de los Chatot huyeron a Mobile. Después de que los franceses perdieran Louisiana en 1763, la mayoría de los Chatot en Mobile se mudaron a Texas. Después de ese punto, desaparecen de los registros históricos.

Las bandas Hogeloge y Tongora del pueblo Yuchi se ubicaron originalmente en el valle del río Upper Tennessee y la meseta de Cumberland. A finales del siglo XVII, los colonos europeos y las incursiones iroquesas empujaron a los indios Rickohocken de Virginia y Kentucky hacia el sur hacia el noreste de Tennessee. Después de que los Rickohocken se convirtieran en el núcleo de la Alianza Cherokee a principios de 1700, la expansión Cherokee obligó a los Yuchi a unirse a la alianza o moverse hacia el sur después de la Guerra Yamasee (1715-1717). Muchos Yuchi se mudaron al Panhandle de Florida y especialmente a lo largo del Río Choctawhatchee. Los repetidos conflictos con los Choctaw los obligaron a moverse hacia el norte para estar entre las ciudades de la Confederación Creek, pero regresaron a la región a principios del siglo XIX. La mayoría de los yuchi terminaron finalmente en Texas o México, donde desaparecieron de los registros históricos.

Después de 1705, la Confederación Muskogee emergente controló cada vez más el interior del Panhandle de Florida hasta el punto de que la guarnición española quedó aislada en Pensacola. Las bandas de Creek cazaron y se establecieron allí. Al final de la guerra de Yamasee en 1717, muchas ciudades de Muskogean en el este de Georgia se trasladaron al río Lower Chattahoochee o lo que ahora es el suroeste de Alabama. Por necesidad, la comunidad española aislada y sus nuevos vecinos de Muskogean desarrollaron mejores relaciones. Los españoles ya no intentaron convertir por la fuerza a los moscogeos al catolicismo.

Después de la revolución americana

El Panhandle de Florida volvió a ser propiedad española en el tratado que puso fin a la Revolución Americana. España había sido aliada de Estados Unidos. Extrañamente, Francia no obtuvo casi nada más que la "última risa" por su enorme contribución a la victoria del American Patriot. En ese momento, el noroeste de Florida estaba sólidamente bajo la ocupación de la ahora poderosa Confederación Creek. A finales de 1700, los Creeks incluso construyeron una armada para patrullar la costa del Panhandle de Florida. Tenía su sede en las ciudades de Creek a lo largo del río Lower Chattahoochee-Apalachicola.

A medida que la Confederación Creek perdió más y más tierras en Georgia, muchos pueblos de Creek se trasladaron a Florida. Eran pueblos predominantemente de habla Itsati, no Muskogees. Las ciudades de la Confederación Creek que habían ingresado a principios del 1700 también eran predominantemente hablantes de Itsati o Yuchi. Esta diferencia lingüística preparó el escenario para el cisma que creó tribus Muskogee-Creek y Seminole separadas.

La mayoría de las personas en Florida hoy, que se llaman a sí mismas Muskogee-Creeks, pueden ser descendientes de numerosas tribus norteamericanas. Estos incluyen Eastern Creeks que hablaban Itsati Lower Creeks que originalmente hablaban Apalachicola o Yuchi, que hablaban un idioma completamente diferente. Además, a finales del 1700 y principios del 1800, cientos de nativos americanos de Carolina se mudaron al noroeste de Florida. Algunos eran moscogeos, mientras que otros eran siouan o algonquin. Estos inmigrantes a menudo habían asimilado la cultura europea y tenían alguna herencia europea. Se casaron con otras razas y se asociaron con esas razas que se unieron a la Confederación Creek o bien se etiquetaron como Seminoles, aunque es posible que no tuvieran ascendencia Muskogeana.

Principios de 1800 y # 8217

España gobernó el oeste de Florida (que incluía Alabama por debajo del paralelo 31) hasta 1821. Varias ciudades de Creek y muchas familias de sangre mixtas se mudaron a esta región prácticamente deshabitada después de 1793, cuando la Confederación Creek cedió todas sus tierras en el este de Georgia. El noroeste de Florida pronto fue visto como territorio tradicional de los Creek por los estadounidenses blancos, a pesar de que su presencia era relativamente reciente.

Durante el segundo período colonial español, era bastante común que los creeks, los indios de Carolina, los europeos y los africanos fueran vecinos. Hubo muchos matrimonios mixtos entre grupos étnicos. La mayoría de los nativos no tenían vínculos políticos directos con la Confederación Creek, pero tampoco practicaban estilos de vida semi-tradicionales como los Seminoles. Sin embargo, a menudo se les etiquetaba como Seminoles.

Cuando estalló la guerra de 1812, los agentes británicos que trabajaban en la ciudad española de Pensacola intentaron persuadir a los pueblos nativos de Florida y el sur de Alabama para que se convirtieran en aliados de Gran Bretaña contra Estados Unidos. Los indios del condado de Bay no tenían ningún incentivo para convertirse en beligerantes. Sus estilos de vida diferían poco de los de los colonos blancos y, de todos modos, la mayoría eran en parte europeos.

Finalmente, la combinación de ofertas británicas de apoyo, junto con los persuasivos discursos del líder Shawnee, Tecumseh, influyó en una minoría de pueblos Creek para rebelarse contra el gobierno nacional de la Confederación Creek. La mayoría de los insurgentes eran Upper Creeks de la región montañosa del norte de Alabama. Las batallas iniciales fueron entre estos llamados palos rojos y la mayoría pro-estadounidense de la Confederación Creek. Sin embargo, después de la muerte de prácticamente todos los habitantes blancos e indios de Fort Mims, Alabama, la guerra se extendió hasta convertirse en una entre los Palos Rojos y los Estados Unidos. La última fase de esta sangrienta guerra ocurrió en la cuenca Choctawhatchee.

Primera Guerra Seminole y luego Guerras Creek

Después de la catastrófica derrota de los Palos Rojos en la Batalla de Horseshoe Bend, los insurgentes supervivientes huyeron hacia el sur. Un Jefe de Palo Rojo llamado Holmes condujo a su pueblo a la Cuenca Choctawhatchee. Su pueblo fue acusado de continuas redadas en asentamientos blancos. El general Andrew Jackson también acusó a los españoles de proporcionarle municiones intencionalmente para continuar la Guerra del Palo Rojo. En 1814, el mayor Uriah Blue dirigió un regimiento en el futuro condado de Bay para destruir la ciudad principal de Chief Holmes Red Stick Band.

Las incursiones intermitentes de unidades paramilitares entre creeks, semínolas y blancos continuaron a lo largo de la guerra de Florida, Georgia y Alabama después del final oficial de la guerra del palo rojo en 1814. Como la mayoría de las ciudades de Itsati (Hitchiti-Creeks), los Miccosukee no se consideraban Muskogee-Creeks.

Las ciudades de Itsati continuaron ocupando algunas áreas del suroeste de Georgia. En 1816 estalló la lucha entre los Miccosukee del suroeste de Georgia y las tropas estadounidenses. La causa de esta guerra fue el Tratado de Indian Springs en 1825. Sin la autoridad del Consejo Nacional Creek, un pequeño grupo de Muskogee menores en Georgia cedió prácticamente todas las tierras soberanas de Creek en Georgia, incluido el sitio sagrado de Ocmulgee Old Fields. La mayoría de las ciudades de Itsati habían sido aliados estadounidenses consistentes. Esto fortaleció aún más su posición de no estar obligados por tratados con la Confederación Creek.

Fort Scott se estableció en el río Lower Chattahoochee para proteger la frontera con Florida. Cuando los estadounidenses comenzaron a cultivar las tierras de Miccosukee al este del río Flint, sus líderes les ordenaron que se fueran. Una ciudad de Miccosukee estaba ubicada a 15 millas al este del fuerte. La negativa del comandante de la guarnición a obedecer resultó en una escalada de la guerra de guerrillas. El ejército de los Estados Unidos envió 250 hombres para atacar Fowltown, la aldea de Miccosukee. Fueron derrotados el primer día, pero lograron quemar el asentamiento el segundo día. La semana siguiente, el Itsati atacó un barco fluvial que llevaba suministros a Fort Scott, matando a la mayoría de la tripulación y los pasajeros.

Un ejército al mando de Andrew Jackson invadió Florida en 1818 y atacó los asentamientos de nativos americanos y africanos en la franja norte del territorio español. Una parte considerable de la lucha tuvo lugar en el condado de Bay. Las granjas pacíficas de las familias Creeks, Itsati, Yuchi y Carolina fueron atacadas por bandas paramilitares de Georgia. Esto los provocó a unirse a los pueblos hostiles de Itsati y Creek. Gran parte de los combates en lo que se convertiría en el condado de Bay fue conducida por pequeñas bandas en escaramuzas. El Jefe Bay probablemente murió en 1818 durante esta guerra de guerrillas.

Esta primera guerra Muskogean-American se llama la Primera Guerra Seminole. Sin embargo, la mayoría de los beligerantes nativos americanos no se consideraban a sí mismos "creeks" o seminoles. El gran ejército estadounidense aplastó rápidamente la resistencia nativa. Los supervivientes huyeron hacia el sur. Se aliaron con las ciudades de Muskogean que habían estado viviendo en Florida durante muchas décadas. Al mismo tiempo, el gobierno de los Estados Unidos etiquetó a todos los moscogeos en Florida como "Seminoles" sin importar si eran Muskogees o Itsati.

Hubo dos Guerras Creek más y dos Guerras Seminole más. Las guerras de los Creek fueron eventos relativamente breves y de escala geográfica limitada. Las últimas Guerras Seminole involucraron peleas por gran parte de la Península de Florida, pero muy pocos combates, si es que hubo alguno, tuvieron lugar en el condado de Bay.

El resultado final de las seis guerras de Muskogean en Florida fue que muchos nativos americanos pacíficos fueron expulsados ​​del Panhandle de Florida. Si bien originalmente había mucha tolerancia y matrimonios mixtos entre las razas dentro de Florida, los malos sentimientos de estas guerras hicieron que la nueva mayoría blanca abusara y privara de sus derechos a los nativos americanos y los negros libres. Los historiadores creen que la mayoría de las familias nativas americanas, que abandonaron el condado de Bay en las décadas de 1820, 1830 y 1840, se fueron a la nueva República de Texas o Luisiana. Los mestizos se mezclaron fácilmente con su población multiétnica.

Los descendientes de los colonos nativos americanos de principios del siglo XIX del condado de Bay permanecen en la región. Como se indicó anteriormente, la mayoría de las personas con ascendencia nativa americana en el condado probablemente tengan una herencia considerable de Siouan y Yuchi, además de europea o africana. En apariencia física, la mayoría tiene narices y orejas más grandes típicas de los siouanos, que son los estereotipados nativos americanos. Los arroyos étnicos tienen narices pequeñas y rectas, ojos hundidos, pómulos prominentes y casi ningún lóbulo de las orejas, como los mayas de las tierras altas. Las personas que no son de origen almizclero y no están familiarizadas con la historia de los creek, a menudo asumen que los creeks étnicamente "de pura sangre" son indonesios altos. Sin embargo, la Confederación Creek permitió que se unieran personas de todas las razas, por lo que cualquier persona que tenga antepasados, que fuera miembro de una ciudad tribal Creek, IS Creek, independientemente de su ADN.


¿Por qué se extinguió la ciudad nativa americana de Cahokia? - Historia

Los europeos llamaron a las Américas "El Nuevo Mundo". Pero para los millones de nativos americanos que encontraron, fue todo lo contrario. Los humanos han vivido aquí durante más de diez mil años. Dinámicos y diversos, hablaban cientos de idiomas y crearon miles de culturas distintas. Los nativos americanos construyeron comunidades asentadas y siguieron patrones de migración estacional, mantuvieron la paz a través de alianzas y lucharon con sus vecinos, desarrollaron economías autosuficientes y mantuvieron vastas redes comerciales. Los nativos americanos cultivaron distintas formas de arte y valores espirituales. Los lazos de parentesco unen a sus comunidades. Pero la llegada de los europeos y el consiguiente intercambio global de personas, animales, plantas y microbios, lo que los estudiosos llaman benignamente el intercambio colombino, salvó más de diez mil años de separación geográfica, inauguró siglos de violencia y desató el mayor terror biológico del mundo. había visto y revolucionado la historia del mundo. Comenzó uno de los desarrollos más trascendentes en toda la historia de la humanidad y el primer capítulo de la larga yawp estadounidense.

La historia estadounidense comienza con los primeros estadounidenses. Pero, ¿por dónde empiezan sus historias? Los nativos americanos transmitieron historias a través de los milenios que hablan de su creación y revelan los contornos de las creencias indígenas. La gente de Salinan de la actual California, por ejemplo, habla de un águila calva que formó al primer hombre con arcilla y a la primera mujer con una pluma. Según una tradición de Lenape, la tierra se hizo cuando Sky Woman cayó en un mundo acuático y, con la ayuda de la rata almizclera y el castor, aterrizó a salvo en el lomo de una tortuga, creando así Turtle Island, o Norteamérica. Una tradición Choctaw ubica los inicios de los pueblos del sureste dentro del gran terraplén de Mother Mound, Nunih Waya, en el valle inferior del Mississippi. Los nahuas remontan sus inicios al lugar de las Siete Cuevas, de donde surgieron sus antepasados ​​antes de emigrar a lo que hoy es el centro de México. Los pueblos indígenas de Estados Unidos han transmitido muchos relatos de sus orígenes, escritos y orales, que comparten historias de creación y migración.

Mientras tanto, los arqueólogos y antropólogos se centran en las historias de migración. Al estudiar artefactos, huesos y firmas genéticas, estos eruditos han reconstruido una narrativa que afirma que las Américas también fueron una vez un "nuevo mundo" para los nativos americanos.

La última edad de hielo global atrapó gran parte del agua del mundo en enormes glaciares continentales. Hace veinte mil años, las capas de hielo, algunas de una milla de espesor, se extendían por América del Norte hasta el sur de la actual Illinois. Con tanta agua del mundo capturada en estas enormes capas de hielo, los niveles globales del mar eran mucho más bajos y un puente terrestre conectaba Asia y América del Norte a través del Estrecho de Bering. Hace entre doce y veinte mil años, los antepasados ​​nativos cruzaron el hielo, las aguas y las tierras expuestas entre los continentes de Asia y América. Estos cazadores-recolectores móviles viajaron en pequeñas bandas, explotando recursos vegetales, animales y marinos hacia la tundra de Beringia en el extremo noroeste de América del Norte. La evidencia del ADN sugiere que estos antepasados ​​se detuvieron, quizás durante 15.000 años, en la extensa región entre Asia y América. Otros antepasados ​​cruzaron los mares y viajaron a lo largo de la costa del Pacífico, viajando a lo largo de las vías fluviales y asentándose donde los ecosistemas locales lo permitían. Las capas glaciales retrocedieron hace unos catorce mil años, abriendo un corredor a climas más cálidos y nuevos recursos. Algunas comunidades ancestrales migraron hacia el sur y el este. La evidencia encontrada en Monte Verde, un sitio en el Chile actual, sugiere que la actividad humana comenzó allí hace al menos 14.500 años. Pruebas similares apuntan a asentamientos humanos en la península de Florida al mismo tiempo. En muchos puntos, las fuentes de conocimiento arqueológico y tradicional convergen: la evidencia dental, arqueológica, lingüística, oral, ecológica y genética ilustra una gran diversidad, con numerosos grupos diferentes que se establecen y migran a lo largo de miles de años, potencialmente desde muchos puntos de origen diferentes. . Ya sea que surjan de la tierra, el agua o el cielo, sean creados por un creador o migren a sus países de origen, las comunidades nativas americanas modernas cuentan historias en Estados Unidos que datan mucho antes de la memoria humana.

En el noroeste, los grupos nativos explotaron los grandes ríos llenos de salmones. En las llanuras y praderas, las comunidades de caza siguieron a las manadas de bisontes y se movieron de acuerdo con patrones estacionales. En montañas, praderas, desiertos y bosques, las culturas y formas de vida de los antepasados ​​de la era paleo eran tan variadas como la geografía. Estos grupos hablaban cientos de idiomas y adoptaron prácticas culturales distintas. Las dietas ricas y diversas impulsaron el crecimiento demográfico masivo en todo el continente.

La agricultura surgió en algún momento entre nueve y cinco mil años atrás, casi simultáneamente en los hemisferios oriental y occidental. Los mesoamericanos en el México actual y América Central dependieron del maíz domesticado (maíz) para desarrollar la primera población asentada del hemisferio alrededor del 1200 a. C. El maíz tenía un alto contenido calórico, se secaba y almacenaba fácilmente y, en la cálida y fértil costa del Golfo de Mesoamérica, a veces se podía cosechar dos veces al año. El maíz, así como otros cultivos mesoamericanos, se extendió por América del Norte y sigue ocupando un lugar espiritual y cultural importante en muchas comunidades nativas.

Asentamiento prehistórico en el condado de Warren, Mississippi, Vicksburg Riverfront Murals.

La agricultura floreció en los fértiles valles fluviales entre el río Mississippi y el océano Atlántico, un área conocida como Eastern Woodlands. Allí, tres cultivos en particular, maíz, frijoles y calabaza, conocidos como las “Tres Hermanas”, cubrieron las necesidades nutricionales necesarias para sostener ciudades y civilizaciones. En las áreas de Woodlands desde los Grandes Lagos y el río Mississippi hasta la costa atlántica, las comunidades nativas administraron sus recursos forestales quemando matorrales para crear vastos terrenos de caza parecidos a parques y despejar el terreno para plantar las "Tres Hermanas". Muchos grupos utilizaron cultivos migratorios donde los agricultores cortaron el bosque, quemaron la maleza y luego plantaron semillas en las cenizas ricas en nutrientes. Cuando los rendimientos de los cultivos comenzaban a disminuir, los agricultores se trasladaban a otro campo y permitían que la tierra se recuperara y el bosque volviera a crecer antes de volver a talar el bosque, quemar la maleza y reiniciar el ciclo. Esta técnica fue particularmente útil en áreas con suelos difíciles. . Pero en las fértiles regiones de Eastern Woodlands, los agricultores nativos americanos se dedicaban a la agricultura intensiva permanente, utilizando herramientas manuales en lugar de arados de estilo europeo. El suelo rico y el uso de herramientas manuales permitieron prácticas agrícolas efectivas y sostenibles, produciendo altos rendimientos sin sobrecargar el suelo. Por lo general, en las comunidades de Woodland, las mujeres practicaban la agricultura mientras que los hombres cazaban y pescaban.

La agricultura permitió un cambio social dramático, pero para algunos, también puede haber acompañado un deterioro de la salud. El análisis de los restos revela que las sociedades en transición a la agricultura a menudo experimentaron huesos y dientes más débiles. Pero a pesar de estos posibles descensos, la agricultura trajo importantes beneficios. Los agricultores podrían producir más alimentos que los cazadores, lo que permitiría a algunos miembros de la comunidad desarrollar otras habilidades. Los líderes religiosos, los soldados habilidosos y los artistas podrían dedicar su energía a actividades distintas de la producción de alimentos.

Los pueblos indígenas de América del Norte comparten algunos rasgos generales. Las prácticas espirituales, la comprensión de la propiedad y las redes de parentesco diferían notablemente de los acuerdos europeos. La mayoría de los nativos americanos no distinguieron claramente entre lo natural y lo sobrenatural. El poder espiritual impregnaba su mundo y era tangible y accesible. Se puede apelar y aprovechar. El parentesco unía a la mayoría de los nativos norteamericanos. La mayoría de los pueblos vivían en pequeñas comunidades unidas por redes de parentesco. Muchas culturas nativas entendieron la ascendencia como matrilineal: la identidad de la familia y el clan procedió a lo largo de la línea femenina, a través de madres e hijas, en lugar de padres e hijos. Los padres, por ejemplo, a menudo se unían a las familias extensas de las madres y, a veces, incluso los hermanos de la madre desempeñaban un papel más directo en la crianza de los hijos que los padres biológicos. Por lo tanto, las madres a menudo pueden ejercer una enorme influencia a nivel local y la identidad y la influencia de los hombres a menudo dependen de sus relaciones con las mujeres. Mientras tanto, la cultura nativa americana generalmente ofrecía una mayor libertad sexual y marital que las culturas europeas. Las mujeres suelen elegir a sus maridos y el divorcio suele ser un proceso relativamente sencillo y directo. Además, las nociones de propiedad de la mayoría de los pueblos indígenas diferían notablemente de las nociones de propiedad de los europeos. Los nativos americanos generalmente sentían una propiedad personal de herramientas, armas u otros artículos que se usaban activamente, y esta misma regla se aplicaba a la tierra y los cultivos. Grupos e individuos explotaron parcelas particulares de tierra y utilizaron la violencia o la negociación para excluir a otros. Pero el derecho al uso de la tierra no implica el derecho a su posesión permanente.

Los nativos americanos tenían muchas formas de comunicarse, incluidas las gráficas, y algunas de estas tecnologías artísticas y comunicativas todavía se utilizan en la actualidad. Por ejemplo, los ojibwes de habla algonkiana usaban rollos de corteza de abedul para registrar tratamientos médicos, recetas, canciones, historias y más. Otros pueblos de Eastern Woodland tejían fibras vegetales, bordaban pieles con púas de puercoespín y modelaban la tierra para crear sitios de complejo significado ceremonial. En las llanuras, los artesanos tejían pelo de búfalo y pintaban pieles de búfalo en el noroeste del Pacífico, los tejedores tejían pelo de cabra en tejidos suaves con patrones particulares. Los antepasados ​​mayas, zapotecas y nahuas de Mesoamérica pintaron sus historias en textiles derivados de plantas y los grabaron en piedra. En los Andes, los registradores Inka anotaron información en forma de cuerdas anudadas, o Khipu.

Andreas F. Borchert, “Palacio del acantilado del Parque Nacional Mesa Verde” vía Wikimedia. Los pueblos nativos en el suroeste comenzaron a construir estas viviendas en acantilados altamente defendibles en 1190 EC y continuaron expandiéndolas y restaurándolas hasta 1260 EC antes de abandonarlas alrededor del 1300 EC.

Hace dos mil años, algunos de los grupos culturales más grandes en América del Norte eran los grupos Puebloan, centrados en el Gran Sudoeste actual (el suroeste de los Estados Unidos y el noroeste de México), los grupos del Misisipio ubicados a lo largo del Gran Río y sus afluentes Woodland, y los grupos mesoamericanos de las áreas ahora conocidas como México central y Yucatán. Los desarrollos anteriores en la tecnología agrícola permitieron el crecimiento explosivo de las grandes sociedades primitivas, como la de Tenochtitlan en el Valle Central de México, Cahokia a lo largo del río Mississippi y en las áreas de oasis desérticos del Gran Sudoeste.

El Cañón del Chaco en el norte de Nuevo México fue el hogar de los ancestros Puebloan entre 900 y 1300 EC. Hasta 15.000 personas vivían en el complejo del Cañón del Chaco en el actual Nuevo México. Las prácticas agrícolas sofisticadas, las extensas redes comerciales e incluso la domesticación de animales como los pavos permitieron que la población aumentara. Las enormes estructuras residenciales, construidas con bloques de arenisca y madera transportada a grandes distancias, albergaron a cientos de habitantes de Puebloan. Un solo edificio, Pueblo Bonito, se extendía sobre dos acres y se elevaba cinco pisos. Sus 600 habitaciones estaban decoradas con campanas de cobre, decoraciones turquesas y guacamayos brillantes. Casas como las de Pueblo Bonito incluían una pequeña sala de refugio, llamada kiva, que jugó un papel importante en una variedad de ceremonias y sirvió como un centro importante para la vida y cultura de Puebloan. La espiritualidad de Puebloan estaba ligada tanto a la tierra como a los cielos, ya que las generaciones trazaron cuidadosamente las estrellas y diseñaron hogares en línea con el camino del sol y la luna.

El pueblo pueblo del Cañón del Chaco enfrentó varios desafíos ecológicos, incluida la deforestación y el riego excesivo, que finalmente causaron el colapso de esta comunidad y la dispersión de su gente a asentamientos más pequeños. Una sequía extrema de cincuenta años comenzó en 1130, poco después, el Cañón del Chaco quedó desierto. Nuevos grupos llenaron esta tierra, incluidos los apaches y los navajos, quienes adoptaron varias costumbres puebloan. La misma sequía que afectó al Pueblo probablemente también afectó a los pueblos del Misisipio del Medio Oeste y el Sur de Estados Unidos. Los habitantes de Mississippi desarrollaron una de las civilizaciones más grandes al norte del México actual. Hace aproximadamente mil años, el asentamiento más grande de Mississippian, Cahokia, ubicado justo al este de la actual St. Louis, alcanzó su punto máximo con una población de entre 10,000-30,000. Competía en tamaño con las ciudades europeas contemporáneas. Ninguna ciudad estadounidense, de hecho, igualaría los niveles máximos de población de Cahokia hasta después de la Revolución Americana. La ciudad en sí se extendía por 2,000 acres y se centraba alrededor de Monks Mound, una gran colina de tierra que se elevaba a diez pisos y era más grande en su base que las grandes pirámides de Egipto.Al igual que muchos de los pueblos que vivían en los bosques, la vida y la muerte en Cahokia estaban vinculadas al movimiento de las estrellas, el sol y la luna, y sus estructuras ceremoniales de movimiento de tierras reflejan estas importantes fuerzas estructurantes.

Cahokia estaba organizada políticamente en torno a jefaturas, un sistema jerárquico basado en clanes que otorgaba a los líderes autoridad tanto secular como sagrada. El tamaño de la ciudad y el alcance de su influencia sugiere que la ciudad dependía de una serie de jefaturas menores bajo la autoridad de un líder supremo. La estratificación social se conservó en parte mediante guerras frecuentes. Los cautivos de guerra serían esclavizados, y estos cautivos formaban una parte importante de la economía en el sureste de América del Norte. La esclavitud de los nativos americanos no se basaba en la posesión de personas como propiedad. En cambio, los nativos americanos entendían a los esclavos como personas que carecían de redes de parentesco. La esclavitud, entonces, no siempre fue una condición permanente. La adopción o el matrimonio podrían permitir a un esclavo convertirse en miembro de la comunidad y entrar en una red de parentesco. Muy a menudo, un ex esclavo podría convertirse en un miembro completamente integrado de la comunidad. La esclavitud y el comercio cautivo se convirtieron en una forma importante en la que muchas comunidades nativas volvieron a crecer y obtuvieron o mantuvieron el poder.

Alrededor del año 1050, Cahokia experimentó lo que un arqueólogo ha llamado un "big bang", que incluyó "un cambio prácticamente instantáneo y generalizado en todo lo político, social e ideológico". La población creció casi un 500 por ciento en solo una generación, y la ciudad y sus comunidades de apoyo absorbieron nuevos grupos de personas. Hacia 1300, la otrora poderosa ciudad había sufrido una serie de tensiones que la llevaron al colapso. Los académicos señalaron anteriormente el desastre ecológico o la despoblación lenta a través de la emigración, pero una nueva investigación en cambio enfatiza la guerra creciente o las tensiones políticas internas. Las explicaciones ambientales sugieren que el crecimiento de la población supuso una carga demasiado pesada para la tierra cultivable. Otros sugieren que la demanda de combustible y materiales de construcción provocó la deforestación, la erosión o una sequía prolongada. La evidencia reciente sugiere que la agitación política entre la élite gobernante y las amenazas de enemigos externos, como se evidencia en los restos de empalizadas defensivas, pueden explicar el fin de la otrora gran civilización.

Las comunidades de América del Norte estaban conectadas a través de complejas relaciones familiares, políticas y culturales y se sustentaban en rutas comerciales de larga distancia. El río Mississippi sirvió como una arteria particularmente importante, pero todas las vías fluviales del continente eran vitales para el transporte y las comunicaciones. Desde su posición cerca de los ríos Mississippi, Illinois y Missouri, que crearon redes que se extendían desde los Grandes Lagos hasta el sureste de Estados Unidos, Cahokia se convirtió en un centro comercial clave. Los arqueólogos pueden identificar materiales, como conchas marinas, que viajaron más de mil millas para llegar al centro de esta civilización. Hace 3500 años, la comunidad de lo que hoy es Poverty Point, Louisiana, tenía acceso al cobre del Canadá actual y al pedernal del Indiana actual. Las hojas de mica encontradas en el sitio sagrado Woodland Serpent Mound cerca del río Ohio provenían de las montañas Allegheny, y la obsidiana de los movimientos de tierra cercanos provenía de México. La turquesa del Gran Sudoeste se usó en Teotihuacan hace 1200 años.

En Eastern Woodlands, muchas sociedades nativas americanas vivían en comunidades dispersas más pequeñas para aprovechar los suelos ricos y los abundantes ríos y arroyos. Los Lenape, también conocidos como Delawares, cultivaron las tierras bajas a lo largo de las cuencas hidrográficas de los ríos Hudson y Delaware en Nueva York, Pensilvania, Nueva Jersey y Delaware. Sus cientos de asentamientos, que se extendían desde el sur de Massachusetts hasta Delaware, estaban débilmente unidos por conexiones políticas, sociales y espirituales.

Dispersas y relativamente independientes, las comunidades de Lenape estaban unidas por historias orales, tradiciones ceremoniales, organización política basada en el consenso, redes de parentesco y un sistema de clanes compartido. El parentesco unió a las diversas comunidades y clanes de Lenape y la sociedad se organizó a lo largo de líneas matrilineales. El matrimonio se producía entre clanes y un hombre casado se unía al clan de su esposa. Las mujeres Lenape extendieron su autoridad sobre los matrimonios, los hogares, la producción agrícola e incluso pueden haber jugado un papel importante en la determinación de la selección de líderes, llamados sachems. La autoridad dispersa, los pequeños asentamientos y la organización basada en el parentesco contribuyeron a la estabilidad y resistencia duraderas de las comunidades de Lenape. Uno o más sachems gobernaron las comunidades de Lenape con el consentimiento de su gente. A diferencia de la organización jerárquica de muchas culturas de Mississippi, Lenape sachems adquirió su autoridad demostrando sabiduría y experiencia. Las comunidades dispersas y sus líderes se reunieron en tiempos de concilio o con fines ceremoniales. Sachems habló en nombre de su pueblo en consejos más amplios que incluían a hombres, mujeres y ancianos. Los Lenape experimentaron tensiones ocasionales con otros grupos indígenas como los iroqueses al norte o Susquehannock al sur, pero la falta de fortificaciones defensivas cerca de las comunidades de Lenape lleva a los arqueólogos a creer que los lenapes evitaron la guerra a gran escala.

La continua longevidad de las sociedades de Lenape, que comenzó siglos antes del contacto europeo, también se debió a sus habilidades como agricultores y pescadores. Junto con las “Tres Hermanas”, las mujeres de Lenape plantaron tabaco, girasoles y calabazas. Recolectaron frutos y nueces de los árboles y también cultivaron numerosas plantas medicinales que utilizaron con gran habilidad. Los Lenape organizaron sus comunidades para aprovechar las temporadas de crecimiento y también los patrones de migración de animales y aves que formaban parte de su dieta. Durante las temporadas de siembra y cosecha, los lenapes se reunieron en grupos más grandes para coordinar su trabajo y aprovechar la abundancia local. Como pescadores competentes, organizaron campamentos de pesca de temporada para pescar mariscos y pescar sábalo. Lenapes tejió redes, cestas, esteras y una variedad de materiales domésticos de los juncos fácilmente disponibles que se encuentran a lo largo de los arroyos, ríos y costas. Hicieron sus hogares en algunas de las tierras más fértiles y abundantes de Eastern Woodlands y utilizaron sus habilidades para crear una civilización estable y próspera. Los primeros colonos holandeses y suecos que se encontraron con los Lenape en el siglo XVII reconocieron la prosperidad de Lenape y rápidamente buscaron su amistad. Sus vidas llegaron a depender de ello.

En el noroeste del Pacífico, los kwakwaka’wakw, los tlingits, los haidas y cientos de otros pueblos, que hablaban docenas de idiomas, prosperaron debido al clima moderado, los frondosos bosques y muchos ríos. Los pueblos de esta región dependían del salmón para sobrevivir y lo valoraban en consecuencia. Imágenes de tótems decorados con salmón, cestas, canoas, remos y otras herramientas. El pez fue tratado con respeto espiritual y su imagen representaba prosperidad, vida y renovación. Las prácticas de recolección sostenible aseguraron la supervivencia de las poblaciones de salmón. La gente de Coast Salish y varios otros celebraron la Primera Ceremonia del Salmón cuando se avistó el primer salmón migratorio cada temporada. Los ancianos observaron de cerca el tamaño del salmón y retrasarían la recolección para asegurarse de que un número suficiente sobreviviera para desovar y regresar en el futuro. Los hombres solían usar redes, anzuelos y otras herramientas pequeñas para capturar salmones mientras migraban río arriba para desovar. Las enormes canoas de cedro, de hasta 50 pies de largo y que transportaban hasta 20 hombres, también permitieron extensas expediciones de pesca en el Océano Pacífico, donde pescadores expertos capturaron fletán, esturión y otros peces, a veces transportando miles de libras en una sola canoa.

Los excedentes de alimentos permitieron un crecimiento demográfico significativo y el noroeste del Pacífico se convirtió en una de las regiones más densamente pobladas de América del Norte. La combinación de densidad de población y excedente de alimentos creó una organización social única centrada en elaboradas fiestas, llamadas potlatches. Estos potlatches celebraban nacimientos y bodas, así como determinaban el estatus social. Una fiesta duraría días y el anfitrión demostraría su riqueza y poder alimentando y entreteniendo a los invitados con comida, obras de arte y actuaciones. Cuanto más cedía el anfitrión, más prestigio y poder tenían dentro del grupo. Algunos hombres ahorraron durante décadas para organizar un potlach extravagante que a su vez le daría un mayor respeto y poder dentro de la comunidad.

Máscaras intrincadamente talladas, como la Máscara Crooked Beak of Heaven, usaban elementos naturales como animales para representar fuerzas sobrenaturales durante bailes ceremoniales y festivales. Máscara de pico arrojado del cielo del siglo XIX de Kwakwaka & # 8217wakw (Pacífico NW). Wikimedia.

Muchos pueblos del noroeste del Pacífico construyeron elaboradas casas de tablones con los abundantes cedros de la región. La Casa Suquamish Oleman de 500 pies de largo (o Casa del Viejo), por ejemplo, descansaba a orillas de Puget Sound. También se tallaban y pintaban cedros gigantes en forma de animales u otras figuras para contar historias y expresar identidades. Estos tótems se convirtieron en la forma artística más reconocible del noroeste del Pacífico, pero los pueblos también tallaban máscaras y otros artículos de madera, como tambores de mano y sonajeros, de los grandes árboles de la región.

A pesar de los puntos en común, las culturas nativas variaron enormemente. El Nuevo Mundo estuvo marcado por la diversidad y el contraste. Cuando los europeos estaban listos para cruzar el Atlántico, los nativos americanos hablaban cientos de idiomas y vivían de acuerdo con los muchos climas del hemisferio. Algunos vivían en ciudades, otros en pequeñas bandas. Algunos emigraron estacionalmente, otros se establecieron permanentemente. Todos los pueblos nativos tenían una larga historia y culturas únicas y bien formadas que se habían desarrollado durante milenios. Pero la llegada de los europeos lo cambió todo.


La verdadera historia de los nombres de los equipos de nativos americanos

USA TODAY Sports pregunta a Kevin Gover, Director del Museo Nacional del Indio Americano: ¿Honran u ofenden las mascotas nativas americanas?

El nombre y el logotipo de los Washington Redskins han sido criticados por ser despectivos. (Foto: Jerome Miron, USA TODAY Sports)

WASHINGTON - Los nombres de los equipos de nativos americanos significan honor y respeto. Eso es lo que suelen decir los ejecutivos de los clubes deportivos profesionales. La historia cuenta una historia diferente.

Kevin Gover puntúa este punto con una sonrisa triste. Es director del Museo Nacional del Indio Americano de la Institución Smithsonian y ciudadano de la tribu Pawnee de Oklahoma. La cúpula del Capitolio se asoma frente a las ventanas de su oficina en el quinto piso mientras habla sobre el contexto histórico de una era en la que las mascotas nativas americanas proliferaban como flores silvestres.

Los Boston Braves de béisbol adoptaron el nombre de su equipo en 1912. Los Cleveland Indians tomaron el suyo en 1915. Decenas de escuelas secundarias y universidades de todo el país asumieron estos y otros nombres de equipos indios en las décadas de 1920 y 1930, incluso cuando las supuestas regulaciones de civilización prohibían a los nativos americanos. hablar sus idiomas, practicar sus religiones o dejar sus reservas.

Esto significaba que los verdaderos indios estadounidenses no podían realizar abiertamente danzas ceremoniales en un momento en que los simuladores pintados podían hacer cabriolas al margen, burlándose de los rituales religiosos de lo que una cultura blanca dominante veía como una roja que se desvanecía.

Daniel Snyder, propietario del club NFL de Washington, dijo en mayo que su equipo y sus fanáticos "siempre han creído que nuestro nombre representa honor, respeto y orgullo". Gover hace una profunda excepción a los "pieles rojas", un insulto racial, dice, pero también a la noción de "siempre". Argumenta que los nombres de los equipos indígenas estadounidenses simplemente no tenían ni podían connotar respeto en la época en que surgieron.

“Fueron malos tiempos”, le dice Gover a USA TODAY Sports. “Era tan malo como lo había sido la vida de los nativos americanos en Norteamérica. La población se había derrumbado de varios millones a aproximadamente 250.000, en gran parte confinada a reservas, totalmente a merced del gobierno federal ”.

Washington Redskins debería mantener su nombre, dicen profesores de derecho en la presentación judicial

El Congreso otorgó al Secretario del Interior la supervisión de los asuntos de los indios americanos a fines del siglo XIX. El Departamento del Interior impuso una serie de reglas que esencialmente prohibieron la cultura nativa americana. El departamento también creó leyes y códigos de conducta cuasi-criminales - delitos y sanciones que se aplicaban solo a los indios americanos - con tribunales canguro y prisiones provisionales, todo diseñado para “civilizar” a los nativos americanos.

"Fueron literalmente conocidas como 'regulaciones de civilización'", dice Gover, "no aprobadas por el Congreso, sino creadas por burócratas y aplicadas de manera agresiva, y a menudo arbitraria, por otros burócratas".

Gover cita un caso extraño en el que los nativos americanos fueron acusados ​​de adulterio, que no es ilegal. "Y la corte realmente dijo que eso sería cierto si no fueran indios", dice Gover. "Pero como son indios, están en un estado de tutela".

Lo que es más condenatorio, los niños nativos americanos a menudo eran separados de sus familias y enviados a internados bajo una política de asimilación que equivalía a un genocidio cultural. Su lema: "Mata al indio y salva al hombre". Se les dijo a los estudiantes que no hablaran su idioma, ni siquiera entre ellos. Llevaban el pelo largo y corto. Se les enseñó a leer, escribir, aritmética y, en una forma de religión patrocinada por el estado, el cristianismo.

"Todo esto estaba ocurriendo fuera de la vista del estadounidense promedio", dice Gover. “En ese momento, alguien que viva en Filadelfia, o, lo que es más revelador, en Cleveland o Boston, podría concluir que ya no hay indios. Se han ido. Y, de hecho, ese era el objetivo de la política federal. … Así que hubo muchas fuerzas muy poderosas en acción para negar a los nativos americanos la agencia sobre sus propias identidades y sus propias vidas. Y fue entonces cuando surgieron las mascotas ".

Washington, DC - Kevin Gover, director del Museo Nacional del Indio Americano, posa para una foto en su oficina el martes 21 de junio de 2016 (Foto: KC McGinnis, USA TODAY).

¿Otro caso de la Corte Suprema?

Los nativos americanos no se opusieron porque los nombres de estos equipos se multiplicaron, en parte porque no estaban en posición de oponerse, en parte porque los nombres colectivos como Indios y Bravos no parecían implicarlos.

"Los indios no se consideraban indios hasta bien entrado el siglo XX", dice Gover. “Se consideraban miembros de sus propias tribus y naciones individuales. Así que un Lakota tenía tanto en común con un comanche como con un francés, en lo que a ellos respecta ".

Irónicamente, fue en los internados, donde se envió a los indios americanos para destribalizarlos, donde los miembros de diferentes tribus comenzaron a tener una experiencia común en su vida cotidiana. “Surgió una identidad panindia y se volvió muy poderosa”, dice Gover. "Pero hasta ese momento, los indios no se consideraban iguales de ninguna manera importante".

Gover, de 61 años, creció en un mundo de la década de 1960 donde la historia estadounidense enseñada en las escuelas comenzó en 1492, cuando Colón navegó por el océano azul. Incluso la palabra indios proviene del malentendido de Colón de que había llegado a la India.

“Nunca aprendí nada en la escuela en Oklahoma que me hiciera sentir orgulloso de mis ancestros nativos americanos”, dice Gover.

"Es una especie de descenso en curso de esta versión supremacista blanca de la historia que Estados Unidos había creado para sí mismo que encontró expresión abierta a principios del siglo XX. Por lo tanto, los fragmentos de eso son muy poderosos y todavía estaban allí cuando yo estaba". en la escuela ”, una época en la que, dice, a veces se le lanzaba la palabra“ piel roja ”como un epíteto.

Gover estaba en la escuela secundaria en New Hampshire en 1973 cuando escribió una carta al equipo de la NFL de Washington objetando el uso de una palabra que se había usado para degradarlo. Entonces no imaginaba que algún día viviría y trabajaría en Washington.

Phillip Gover, su hijo, es uno de los peticionarios nativos americanos que está impugnando los registros de marcas registradas federales del equipo de Washington en un caso judicial de larga duración.

"Creo que son muy valientes y creo que tienen razón", dice Gover. “Pero veremos si tienen éxito. La ley es algo muy extraño. Supongo que diría que si un insulto racial definido en el diccionario está bien para registrarlo, supongo que todo está bien para registrarlo ".

El caso de registro de marca bien podría terminar en la Corte Suprema, que comparte vecindario con el Museo Nacional del Indio Americano. Gover señala irónicamente una decisión histórica de la Corte Suprema en el siglo XIX que esencialmente decía que la tierra estadounidense pertenece a sus descubridores europeos, no a su gente original.

"Los tribunales interpretan la ley de la manera que sea más conveniente para la mayoría", dice Gover, "y creo que es una interpretación justa de lo que hizo la Corte Suprema durante los primeros 150 años de su existencia".

La Corte Suprema citó salvajismo tan recientemente como en 1955 al dictaminar que los derechos a las tierras nativas se extinguían con la conquista. “Todo escolar estadounidense sabe que las tribus salvajes de este continente fueron privadas de sus territorios ancestrales por la fuerza”, escribió el juez Stanley Reed en su opinión mayoritaria.

Adopción de imágenes indias

Cooperstown, N.Y., hogar del Salón de la Fama del Béisbol, lleva el nombre de James Fenimore Cooper, autor de El último de los mohicanos. Su novela de 1826 ofrece la versión literaria de un mito estadounidense duradero: el salvaje noble e innoble.

La idea se remonta al primer contacto europeo con los pueblos originarios de Estados Unidos. El noble salvaje es atlético y valiente y habita un vínculo místico con la naturaleza. El salvaje innoble es asesino y amoral y alberga una naturaleza malévola. Gover cree que el club de la NFL de Washington ofrece versiones de ambos mitos, con un logotipo noble y un nombre de equipo innoble.

"El indio de perfil es siempre un claro indicio del noble salvaje", dice. “Y la palabra 'piel roja' es inherentemente innoble. Así que el equipo de Washington logra mezclar estos mitos ".

La cultura mayoritaria de finales del siglo XIX admiraba al salvaje noble idealizado incluso cuando despreciaba a lo que consideraba el innoble de mente sanguinaria. Pero veía a ambos como salvajes y, por tanto, estaba condenado a desaparecer como civilización inexorablemente avanzada bajo la ley universal del progreso.

Google "End of the Trail" y cientos de imágenes emergerán de un guerrero arrastrado por el viento desplomado sobre su caballo, con una lanza apuntando flácidamente hacia la tierra.El escultor James Earle Fraser mostró su versión en una exposición en San Francisco en 1915, el año en que el equipo de béisbol de Cleveland tomó el nombre de Indios. La imagen icónica se ha reproducido y reinventado decenas de miles de veces desde entonces, incluso en la portada de un álbum de Beach Boys de 1971.

“El significado de esto es: 'Este es el fin para los nativos americanos'”, dice Gover. “Ya no tienen la capacidad ni la voluntad de luchar. Estaban todos estos lo que ahora podríamos llamar memes sobre la desaparición del hombre rojo ”gracias a las políticas federales de asimilación que“ acabarían con la identidad de los nativos americanos, si no con los propios nativos americanos ”.

Las estimaciones de la población nativa son de entre 7 y 10 millones antes de Colón. A principios del siglo XX, después de 400 años de enfermedades, guerras y tratados rotos en el Viejo Mundo, quedaba aproximadamente un cuarto de millón. Fue una época en la que los indios imaginarios se sentían más reales en la imaginación nacional que los indios reales.

Decenas de empresas adoptaron a estos indígenas imaginarios para vender sus productos. Los indios de las tabaquerías eran centinelas en las tabaquerías. Una doncella india estereotipada que todavía se encuentra arrodillada sobre cajas de mantequilla Land O’Lakes se remonta a 1928. Mutual of Omaha usa un logotipo de cabeza india, que recuerda al que se ve de perfil en el centavo desde 1859 hasta 1909.

Las llamadas regulaciones de civilización se emitieron a fines del siglo XIX y principios del XX y permanecieron vigentes hasta la década de 1930, cuando el "Indian New Deal" de Franklin Roosevelt las puso fin. En 1932, George Preston Marshall nombró a su nuevo equipo de la NFL los Boston Braves. Un año después, cambió el nombre de su equipo a "Redskins" y los trasladó a Washington en 1937.

En estos días, donde vive Gover, ese nombre de equipo es casi ineludible en esta época del año hasta el final de la temporada de la NFL.

"Supongo que se podría decir que no lo odio lo suficiente como para dejar mi ocupación y dejar Washington", dice. “Por otro lado, realmente hace que sea más difícil criar a un niño con cierto sentido de autoestima cuando ve que se devalúa a personas como él. No lo harías con ninguna otra minoría racial. Entonces, ¿por qué tendríamos que vivir con eso? "

El Washington Post publicó una encuesta en mayo que decía que a nueve de cada 10 nativos americanos no les molesta el nombre del equipo de Washington. Gover dice que no cree en esa cifra. No duda de la buena fe de los encuestados, pero cree que los problemas metodológicos en las encuestas a los indígenas estadounidenses que se identifican a sí mismos hacen que sea difícil saberlo.

"Creo que en las reservaciones hay muchos indios a los que simplemente no les importa", dice. “Tienen otras preocupaciones que son mucho más urgentes. Pero dos tercios o más no viven de las reservas y este es un problema poco común en el que las personas que viven en las reservas no son responsables del problema.

“Si quieren hablar sobre derechos de agua o derechos de tratados o soberanía tribal, vamos a hacer fila y marchar detrás de ellos. Pero sobre este tema, ellos no están expuestos a este material como lo estamos quienes vivimos en estas ciudades ”.

'Piezas malas sacadas'

Los hombres blancos con pintura de guerra son tan viejos como la república. Algunos de los colonos que arrojaron té altamente gravado al puerto de Boston en 1773 se vistieron como mohawks. La idea, dice Gover, no era tanto disfrazar a los manifestantes como mostrarlos como auténticos estadounidenses, totalmente diferentes de sus hermanos británicos.

“Los indios están en el ADN de Estados Unidos y fueron una forma de conectar una nación de trasplantes a este lugar”, dice. “Los indios son una parte necesaria de la identidad estadounidense. Entonces, para mantener vivo ese elemento, en ausencia de indios reales, comenzaron a crear indios imaginarios ".

Philip Deloria, en su libro de 1998 Jugando indio, dice que esta noción de apropiarse de los indios como símbolo de la identidad nacional comienza mucho antes del Boston Tea Party y continúa hasta nuestros días, y Gover cita a las mascotas indias como un excelente ejemplo.

“Es una expresión de la idea: 'Nosotros, la gente blanca, ganamos, y podemos hacer cualquier cosa contigo y tu imagen y tu identidad que decidamos hacer'”, dice Gover. "Y eso es algo increíble para decirle a alguien".

Snyder escribió una carta a los poseedores de boletos de temporada en 2013, días después de que el presidente Obama criticara el nombre del equipo de su club. "Somos Redskins Nation", escribió Snyder, "y se lo debemos a nuestros fanáticos, entrenadores y jugadores, pasados ​​y presentes, para preservar esa herencia".

Gover ofrece una definición alternativa que se le ha oído para esa palabra. “El patrimonio”, dice, “es historia con todas las partes malas eliminadas”.

El genocidio especial, la traición y los tratados incumplidos sustituyen al orgullo, la nobleza y la resistencia.

"No se siente como un honor cuando no confrontas la verdad de las personas a las que dices honrar", dice Gover. “Ellos nunca honran la verdad de los nativos americanos. Están honrando su propia noción de herencia, su propia versión no india de la historia ".


Ver el vídeo: ARIZONA La Tierra de Los Anasazi - Documentales (Diciembre 2021).