Noticias

¿Cuál era la situación de los homosexuales en los inicios de la Unión Soviética?

¿Cuál era la situación de los homosexuales en los inicios de la Unión Soviética?


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Entre 1917 y 1930, la homosexualidad fue despenalizada en la Unión Soviética. Del artículo de Wikipedia sobre la historia LGBT en Rusia:

La comunista rusa Inessa Armand apoyó públicamente tanto el feminismo como el amor libre, pero nunca se ocupó directamente de los derechos LGBT. [6] El Partido Comunista Ruso legalizó efectivamente el divorcio sin culpa, el aborto y la homosexualidad, cuando abolió todas las viejas leyes zaristas y el código penal soviético inicial mantuvo en vigor estas políticas sexuales liberales-libertarias. [7] Durante este tiempo, las personas abiertamente homosexuales pudieron servir en el nuevo gobierno soviético de Rusia.

Sin embargo, la legalización de las relaciones homosexuales privadas, adultas y consensuales solo se aplicaba a la propia Rusia. [8] Se promulgaron leyes penales similares en Uzbekistán en 1926 y en Turkmenistán al año siguiente [9]. La criminalización de la homosexualidad durante este tiempo fue exclusiva de las naciones de la Unión Soviética asociadas con el "atraso cultural".

El artículo de Wikipedia realmente solo considera la situación legal, aparte de la declaración sin fuente personas abiertamente homosexuales pudieron servir en el nuevo gobierno soviético de Rusia.

¿Cuál fue la situación de los homosexuales en este período de tiempo en la práctica, específicamente en la RSFSR? ¿El hecho de que la homosexualidad fuera legalizada como uno de los primeros países de Europa significaba que era un lugar preferible para los homosexuales practicantes en comparación con los países de Europa occidental? En Europa occidental, ¿muchos países no legalizaron la homosexualidad hasta décadas después? ¿O se trataba simplemente de una ley que se veía bien en el papel, pero que no tenía sentido en la práctica?


Parece un área excelente para realizar más investigaciones. La pregunta hace la importante distinción entre lo que se encuentra (o en este caso, no se encuentra) en la ley y lo que realmente sucede en la práctica. Este es especialmente el caso cuando hablamos de la ley soviética. A continuación, resumiré lo poco que pude determinar a partir de estas tres fuentes:

  1. Sexo y sociedad rusa editado por Igor Kon y James Riordan
  2. Revolución sexual en la Rusia bolchevique por Gregory Carleton
  3. Deseo homosexual en la Rusia revolucionaria por Dan Healey

En (1) esto se discute principalmente en p90-91. El énfasis general parece ser que durante este período inicial, los bolcheviques no pusieron mucho énfasis activo en el tema. Señala que anarquistas y cadetes "propusieron oficialmente" revocar la legislación contra los homosexuales, mientras que los bolcheviques no tomaron ninguna posición. Sin embargo, su ausencia del Código Penal ruso en 1922 y 1926 lo despenalizó efectivamente, como usted señaló.

En términos de la práctica (1) simplemente menciona que un grupo de homosexuales que se referían a sí mismos como los "blues" incluía (según una fuente) figuras prominentes como el comisario de Asuntos Exteriores Georgi Chicherin (también mencionado en el artículo corto en la respuesta de @ Emanuele y probablemente la fuente del funcionario del gobierno que citó), poetas como Mikhail Kuzmin, Nikolai Klyuev, Sofie Parnak y el director Sergei Eisenstein. Si bien no es ilegal, hacia el punto de inflexión clave de principios de la década de 1930 fue cada vez más patologizado, en lugar de ser visto como un crimen.

En (2), Carleton señala la sorprendente defensa de la libertad en la sexualidad en una obra de 1927 titulada Delitos sexuales argumentando que no violó los derechos de nadie (p60). Más tarde, sin embargo, enfatiza la diversidad de opiniones en los escritos de los primeros soviets con algunos viendo como "fuera de la norma proletaria" (p78) o "ya no eran miembros auténticos del proletariado" (p142) mientras que otros, como Israel Gelman , quien estudió el comportamiento sexual de la juventud posrevolucionaria, lo calificó de "enfermedad" y "perverso", pero no debe ser condenado ni perseguido.

(3) de Healey, es quizás el libro más citado sobre este tema durante el período en el que te interesa. Como también ocurre con (1) tuve acceso limitado a él a través de Google Books. Los capítulos 4 y 5 son de interés para su pregunta. Healy sostiene, como lo han hecho otros, que "el silencio en el código penal ... ofreció nuevas oportunidades para la medicina en un área antes dominada por los enfoques policiales" (p148). Hay mucho más aquí, pero no puedo acceder a él. Una reseña del libro en The Journal of Sex Research Vol. 39, No. 3, agosto de 2002 por Stephen O. Murray (acceso limitado: http://www.jstor.org/stable/3813622), p247 que sostiene que Healey va más allá de lo que sus fuentes pueden mostrarle. Cuestiona el esfuerzo de Healey por localizar una "clara intención" de eliminar la sodomía del código penal o una "decisión explícita". Murray señala que entre 1922 y 1933 no hubo "una posición oficial única sobre la homosexualidad" en el "corazón eslavo", sino "tratado con sospecha como" no proletario "... comportamiento burgués decadente", y también cita al reformador sexual alemán Magnus Hirschfeld durante una visita en 1926 no veía "ningún grupo organizado abierto de homosexuales en la nueva Rusia y que el periodismo y la literatura soviéticos guardaban silencio sobre la cuestión", que contrasta con la Rusia liberal tardía del zarismo.

Estos tres trabajos dan algunas pistas, pero no encontré mucha mención sobre las experiencias vividas y el impacto práctico de la [falta de] política sobre los homosexuales en el terreno. Algo de esto puede estar cubierto en secciones de Healey que no pude ver. Más allá de las leyes, por supuesto, las discriminaciones a las que se enfrentan en el día a día o la necesidad que sienten las personas de ocultar su sexualidad es otro asunto que puede ser difícil de encontrar a través de las fuentes primarias disponibles. Puede haber mucha literatura en ruso sobre esto, y es de esperar que alguien pueda contribuir con más sobre esto.


Historia de los judíos en la Unión Soviética

los historia de los judíos en la Unión Soviética está indisolublemente vinculado a políticas expansionistas mucho más tempranas del Imperio Ruso que conquistaron y gobernaron la mitad oriental del continente europeo ya antes de la Revolución Bolchevique de 1917. [1] "Durante dos siglos - escribió Zvi Gitelman - millones de judíos habían vivido bajo una sola entidad , el Imperio Ruso y [su estado sucesor] ​​la URSS. Ahora estaban bajo la jurisdicción de quince estados, algunos de los cuales nunca habían existido y otros que habían dejado de existir en 1939 ". [2] Antes de las revoluciones de 1989 que resultaron en el fin del régimen comunista en Europa Central y Oriental, varios de estos países ahora soberanos constituían las repúblicas componentes de la Unión Soviética. [2]


¿Cuál era la situación de los homosexuales en los inicios de la Unión Soviética? - Historia

El resurgimiento masivo de la difteria en los nuevos Estados independientes de la ex Unión Soviética marcó la primera epidemia de difteria a gran escala en los países industrializados en tres décadas. Los factores que contribuyeron a la epidemia incluyeron una gran población de adultos susceptibles que disminuyó la inmunización infantil, lo que comprometió lo que había sido un programa de vacunación infantil bien establecido, condiciones socioeconómicas subóptimas y un elevado movimiento de población. El papel de un cambio en las cepas circulantes predominantes de Corynebacterium diphtheriae en esta epidemia sigue siendo incierto. Se necesita una asistencia internacional masiva y bien coordinada y esfuerzos sin precedentes para vacunar a los adultos para controlar la epidemia.

Figura 1. Casos notificados de difteria en la Unión Soviética y los Nuevos Estados Independientes, 1965-1996.

En la década de 1990, una epidemia masiva en los nuevos Estados independientes de la ex Unión Soviética marcó el resurgimiento de la difteria epidémica en los países industrializados. La difteria había estado bien controlada en la Unión Soviética durante más de dos décadas después de que se iniciara la inmunización infantil universal a fines de la década de 1950 (Figura 1). Aunque todos los nuevos Estados independientes se vieron afectados, la Federación de Rusia notificó tres cuartas partes de los más de 140.000 casos (cuadro 1) y dos tercios de las más de 4.000 muertes notificadas desde 1990 (1-3).

Los esfuerzos masivos para vacunar tanto a niños como a adultos están controlando la epidemia en 1996, se notificaron 20,215 casos, una disminución del 60% de los 50,425 casos notificados en 1995 (4), y, en 1997, se notificaron 6,932 casos hasta febrero de 1998 (Organización Mundial de la Salud [OMS], datos no publicados). La Oficina Regional Europea de la OMS considera que el brote está casi controlado en Armenia, Azerbaiyán, Bielorrusia, Estonia, Letonia, Lituania, Moldavia, Federación de Rusia, Turkmenistán y Uzbekistán en las cinco repúblicas restantes, el control está mejorando, pero se necesitan esfuerzos continuos para estabilizar la situación.

Esta epidemia, que afecta principalmente a los adultos en la mayoría de los nuevos Estados independientes de la ex Unión Soviética, demuestra que en una sociedad moderna la difteria aún puede propagarse de manera explosiva y causar enfermedades y muertes extensas. Los intensos esfuerzos internacionales se han centrado en ayudar a los países afectados y comprender las razones de la epidemia. El estudio de este resurgimiento, especialmente en lo que se refiere al resurgimiento de la difteria en otros países industrializados, puede dilucidar el potencial de resurgimiento de otras enfermedades prevenibles por vacunación.

Epidemiología de la difteria

Era anterior a la vacunación

En la era anterior a la vacuna, la difteria era una enfermedad infantil temida y altamente endémica que se encontraba en climas templados. A pesar de una disminución gradual de las muertes en la mayoría de los países industrializados a principios del siglo XX, que se asoció con la mejora de los niveles de vida, la difteria siguió siendo una de las principales causas de muerte infantil hasta que se implementó la vacunación generalizada. En Inglaterra y Gales, entre 1937 y 1938, la difteria ocupaba el segundo lugar después de la neumonía entre todas las causas de muerte infantil (5), con una tasa de mortalidad anual de 32 por 100.000 en niños menores de 15 años.

La mayoría de los residentes urbanos adquirieron inmunidad contra la difteria a la edad de 15 años (6), solo una pequeña parte de los casos de difteria ocurrieron en adultos. Solo aproximadamente el 15% de los niños con inmunidad a la difteria habían tenido difteria clínica típica, el otro 85% tenía síntomas más leves o infecciones asintomáticas (6). Los niños en edad preescolar y primaria tuvieron las tasas de ataque más altas. La edad de ingreso a la escuela se asoció con un mayor riesgo de enfermedad (7). Los picos de difteria endémica en el otoño (8) se atribuyeron a menudo a la apertura de escuelas. El hacinamiento y las condiciones socioeconómicas bajas fueron otros factores de riesgo (9).

Sobrepuesto a las altas tasas de enfermedad endémica, hubo una periodicidad aproximada de incidencia con picos cada varios años (5). Las olas epidémicas caracterizadas por una incidencia extremadamente alta y las muertes fueron esporádicas: España a principios del siglo XVII (10), Nueva Inglaterra en la década de 1730 (10,11) y Europa Occidental de 1850 a 1890 (12,13). No se conocen los factores que gobiernan la periodicidad de la difteria.

Era de las vacunas en Europa occidental y Estados Unidos

En los Estados Unidos, Canadá y muchos países de Europa occidental, el uso generalizado del toxoide diftérico para la vacunación infantil a partir de las décadas de 1930 y 1940 condujo a una rápida reducción de la incidencia de difteria (14). Sin embargo, en la década de 1930, se produjeron aumentos graduales en la incidencia de difteria a 200 casos por 100.000 en el período anterior a la guerra en Alemania y en varios otros países de Europa central con programas de vacunación parcialmente implementados. El inicio de la Segunda Guerra Mundial en 1939 y la ocupación por las tropas alemanas de muchos países de Europa Occidental llevaron a la última pandemia de difteria en los países industrializados de Occidente. Aunque la incidencia de difteria había sido muy baja antes de la guerra, Holanda, Dinamarca y Noruega sufrieron epidemias graves después de la ocupación por parte de los soldados alemanes. Los métodos de biotipado recientemente desarrollados confirmaron que la enfermedad endémica en la Alemania anterior a la guerra estaba asociada con cepas del biotipo gravis y que las epidemias en los países ocupados se asociaron con la introducción de cepas gravis (15-17).

Los datos de una epidemia de la Segunda Guerra Mundial en Halifax, Nueva Escocia, sugieren el alto potencial epidémico de estas cepas (18). La difteria era endémica en Halifax (de 30 a 80 casos por año), principalmente entre los niños de los barrios pobres. Aunque no todos los aislamientos fueron biotipados, las cepas de mitis parecieron predominar. Los organismos gravis, presumiblemente relacionados con las cepas introducidas en Noruega por las tropas alemanas, fueron introducidos en Nueva Escocia en septiembre de 1940 por marineros noruegos con difteria, lo que provocó un brote de 649 casos en julio de 1941. Todas las cepas biotipadas eran gravis. Al principio, los casos secundarios ocurrieron predominantemente entre niños en edad escolar, después de los casos en adultos, especialmente mujeres. Un estudio de más de 1,000 niños en edad escolar en febrero de 1941 encontró tasas de transporte de gravis de hasta el 30% en las escuelas de los vecindarios pobres. Una introducción aparentemente limitada de nuevas cepas resultó en una epidemia, mientras que la circulación de las cepas anteriormente endémicas no lo hizo.

Figura 2. Incidencia de difteria: Estados Unidos y Federación de Rusia, 1920–1996.

La incidencia de difteria continuó disminuyendo de manera constante durante la era de la vacuna en los Estados Unidos (Figura 2) y (después del período inmediato de posguerra) en Europa Occidental. Los casos de difteria clínica se han vuelto extremadamente infrecuentes; varios países europeos no han informado un caso de difteria en más de 20 años (12,19). Los casos indígenas residuales se han concentrado entre personas de estrato socioeconómico bajo o no vacunadas en forma incompleta. En los Estados Unidos, la disminución fue interrumpida a fines de la década de 1960 por un pequeño resurgimiento de la difteria que duró hasta 1975 (20). Hasta ese momento, el biotipo predominante en los Estados Unidos, especialmente en el sureste, era mitis, aunque los brotes de gravis eran comunes en Occidente. Los casos de Intermedius fueron infrecuentes y los brotes fueron raros (21). Entre 1969 y 1975, se informaron brotes causados ​​por cepas intermedius en poblaciones económicamente deprimidas en Chicago (22), San Antonio (23), Phoenix (24), la reserva Navajo en Arizona y Nuevo México (25), Seattle (26), y comunidades en el este del estado de Washington (Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades [CDC], datos no publicados). Desde 1975, los casos de difteria respiratoria y aislamiento de cepas toxigénicas de Corynebacterium diphtheriae han sido extremadamente raros en los Estados Unidos (19,27).

Era de la prevacuna y la vacunación temprana en la Unión Soviética

La incidencia de difteria en Rusia fue alta durante la primera mitad del siglo XX (Figura 2). Solo en Rusia se notificaron más de 750.000 casos en la década de 1950. Aunque la inmunización contra la difteria comenzó en algunas áreas de la Unión Soviética ya en la década de 1920, fue solo en 1958 cuando comenzó la inmunización infantil universal en toda la Unión Soviética (28). Para 1963, la incidencia en la Unión Soviética había disminuido 15 veces en comparación con 1958 y se pensó que la eliminación era alcanzable. Desde 1965 hasta 1980, el calendario de vacunación infantil soviético ordenó cinco dosis de vacuna contra la difteria de alto contenido antigénico al ingresar a la escuela y un refuerzo escolar (Tabla 2). Los niveles de incidencia de difteria continuaron disminuyendo y, a mediados de la década de 1970, los niveles aproximados en los Estados Unidos solo se notificaron 199 casos (0.08 casos por 100,000) en la Unión Soviética en 1975 y solo 198 casos en 1976. Como en la era anterior a la vacuna, la mayoría de los casos fueron en niños en 1975 y 1976, el 62% de los 109 casos en la Federación de Rusia fueron en niños menores de 15 años (NM Maksimova, com. pers.). Durante este período, la incidencia de difteria fue mayor en las repúblicas de Asia Central (14).

Resurgimiento y estabilización de la difteria, 1977-1989

En 1977, la difteria comenzó a reaparecer gradualmente en la Unión Soviética. La incidencia alcanzó su punto máximo en 1984 (1.609 casos, 0,9 por 100.000 habitantes). Los casos se concentraron en Rusia, especialmente en Rusia centroeuropea y el Lejano Oriente ruso (29,30). En la Federación de Rusia, el resurgimiento se asoció con un cambio en el biotipo circulante predominante: de gravis (75% de los casos de 1975 a 1976) a mitis (60% de los casos de 1977 a 1981, 80% de los casos de 1982 a 1986). Las cepas de gravis circulantes pertenecían a varios tipos de fagos y serotipos (31).

En 1978, por primera vez la mayoría de los casos ocurrieron en adultos y, aunque las tasas de incidencia aumentaron en todos los grupos de edad, las tasas en los adultos aumentaron más rápidamente y a niveles más altos que en los niños. La proporción de casos asociados con cepas de mitis también fue menor en los niños, lo que sugiere que los niños inicialmente estaban relativamente protegidos o no expuestos durante esta epidemia (29,30). En respuesta al resurgimiento, las autoridades de salud pública soviéticas intensificaron los esfuerzos de diagnóstico e investigación de casos, pidieron la vacunación generalizada de los grupos ocupacionales de adultos en alto riesgo y, en algunas localidades con múltiples casos, pidieron la inmunización generalizada de adultos en la comunidad (30).

Sin embargo, los cambios en el calendario de vacunación durante este período alentaron una vacunación menos intensiva de los niños. A partir de 1980, en 1986, se permitió el uso de un esquema alternativo de menos dosis de vacuna de menor contenido antigénico (formulación para adultos), se eliminó la dosis de refuerzo de entrada a la escuela, alargando a 7 años el intervalo entre las dosis de refuerzo recomendadas en la infancia después de una serie primaria (Tabla 2). Además, un número creciente de afecciones se consideraron contraindicaciones temporales o permanentes para la vacunación infantil. Al mismo tiempo, el apoyo público a los programas de vacunación infantil disminuyó, al menos en algunas áreas, por varias razones. Muchas enfermedades infantiles prevenibles por vacunación tienen tasas de incidencia bajas. Además, durante la perestroika (1985 a 1991), un movimiento contra las inmunizaciones recibió una cobertura de prensa favorable en una atmósfera de creciente desconfianza hacia el gobierno. Los participantes en los grupos focales llevados a cabo en 1996 sobre la vacunación contra la difteria recordaron vívidamente estos informes y dijeron que los informes les habían hecho más temerosos de vacunarse a sí mismos oa sus hijos (N. Keith, com. Pers.). Las tasas de vacunación infantil disminuyeron durante la década de 1980, y la cobertura de lactantes con una serie de toxoide diftérico primario descendió al 70% o menos durante la mayor parte de la década (14). Muchos niños vacunados en la Federación de Rusia recibieron vacunas con bajo contenido de antígenos como serie primaria, especialmente en algunas áreas como Moscú y San Petersburgo. En 1989, en Rusia, más del 25% (una proporción más alta que en cualquier otra república [32]) de los niños vacunados recibieron principalmente preparaciones de vacunas formuladas para adultos que carecían del componente de tos ferina.

Figura 3. Casos notificados y proporción de casos entre niños y lt15 años, Federación de Rusia. Datos proporcionados por el Ministerio de Salud de Rusia.

Después de 1984, la incidencia de difteria disminuyó gradualmente a 839 casos (0,3 por 100.000) en 1989, aunque se mantuvo por encima del nadir alcanzado entre 1976 y 1977. La mayoría de los casos fueron notificados por la Federación de Rusia, aunque la mayoría fueron en adultos, la proporción de casos en niños aumentó. gradualmente a lo largo de la década de 1980 (Figura 3).

Los militares pueden haber jugado un papel importante en la persistencia y propagación de la difteria durante la década de 1980. El servicio militar siguió siendo universal y los reclutas no fueron vacunados de forma rutinaria contra la difteria hasta 1990. La fuente de un brote prolongado en Rusia (distrito de Kovrov, Óblast de Vladimir, 1982 a 1987) fueron los casos de difteria entre una unidad de reclutas militares de Asia Central que se extendieron al población civil a través de funciones sociales (VA Grigorevna, com. pers.). Las investigaciones en unidades militares en varias partes de Rusia entre 1983 y 1987 encontraron tasas de portadores de toxigénicas C. diphtheriae de hasta 5,0% (33). Aunque los casos en las fuerzas armadas no se notificaron (y aún se notifican) al Ministerio de Salud ni se incluyen en los datos de incidencia notificados, existen algunos datos publicados. Un brote en Kzyl-Orda, Kazakstán, en 1988 comenzó entre los militares pero se extendió a la población civil, causando 58 casos (34). De 1987 a 1990, la mayoría de los pacientes adultos con difteria atendidos en el Hospital de Enfermedades Infecciosas de Botkin, una de las dos unidades de tratamiento para la difteria en Moscú, eran miembros del ejército (35). Según los datos publicados, entre 1990 y 1992 la incidencia mínima de difteria en el ejército fue de 21 casos por 100.000 militares (36), seis veces mayor que la de la población civil (37). Esta tasa de incidencia era aún más desproporcionada a fines de la década de 1980 (32,36).

A partir de 1986, las cepas de Gravis representaron una proporción creciente de aislamientos y, en 1989, representaron el 52% de los casos notificados. Se analizaron ciento cincuenta y seis cepas de difteria de varios sitios en Rusia desde 1985 a 1994 mediante electroforesis enzimática multilocus (MEE) y ribotipificación. Aunque las cepas de mitis predominantes en la década de 1980 eran de múltiples electroforesis y ribotipos, la mayoría de las cepas de gravis de 1986 a 1989 pertenecían a un grupo de cepas estrechamente relacionadas tanto por MEE como por ribotipado, este clon epidémico se volvió predominante en general en la epidemia de 1990 en Rusia ( 38).

Difteria epidémica, 1990 a 1996

Propagación desde el centro: 1990 a 1992

En 1990, se notificaron 1.431 casos en la Unión Soviética, un aumento del 70% con respecto a 1989 (32). Los casos estaban muy concentrados en la Federación de Rusia (1.211 casos), especialmente en la ciudad y el óblast de Moscú (541 casos combinados), y en los tres oblastos de la costa del Pacífico de Khabarovsk, Primorye Krai y la isla de Sakhalin (109 casos). En 1991, se notificaron 3.126 casos de la ahora epidemia de difteria de los nuevos estados independientes que había llegado a la ciudad y el óblast de San Petersburgo (246 casos) y en Ucrania, Kiev (372 casos), Jarkov (129 casos) y Lvov (190 casos). . Una mayor propagación dentro de Rusia, Ucrania y Bielorrusia representó la mayoría de los 5.744 casos notificados en 1992 (14).

Explosión y propagación: 1993 a 1994

Figura 4. Casos de difteria en la Federación de Rusia, 1992–96. 1994 = 39.582 1995 = 35.652 (-10%) 1996 = 13.604 (-62%).

En 1993, el número de casos de difteria notificados aumentó a 19.462, la difteria epidémica se estableció en las zonas urbanas de Rusia, Ucrania y Bielorrusia. Rusia sola notificó 15.211 casos, un aumento del 290% desde 1992, con más casos notificados en cada mes siguiente. Por primera vez en la epidemia, se observó una incidencia estacional pronunciada (Figura 4), y la tasa de incidencia en los niños superó en un 60% a la de los adultos. En otros lugares, Azerbaiyán notificó 141 casos y, a raíz de una guerra civil, surgió una epidemia en Tayikistán (680 casos) que se extendió a las áreas vecinas de Uzbekistán densamente poblada (137 casos). Los casos también han aumentado en otros Estados de Nueva Independencia, aunque la incidencia sigue siendo inferior a 1 por 100.000.

En 1994, se notificó difteria epidémica en todos los estados excepto Estonia, donde la mayoría de la población adulta había sido vacunada entre 1985 y 1987. Rusia tenía 39.582 (83%) de los 50.412 casos notificados por los Nuevos Estados Independientes. En Asia Central, las áreas de alta incidencia incluyeron regiones adyacentes a Rusia en Kazakstán y regiones adyacentes a Tayikistán en Uzbekistán y Kirguistán, donde, según se informa, el brote comenzó con ocho casos en una familia de refugiados de Tayikistán (39).

En Rusia, Ucrania, Bielorrusia y los países bálticos, la mayoría de los casos ocurrieron en adultos (3). En Rusia, en 1993, dos tercios de los casos correspondieron a personas mayores de 14 años. Las tasas de incidencia más altas se dieron entre niños y adolescentes en edad escolar (12,4 a 18,2 por 100.000) y en adultos de 40 a 49 años (16,7 por 100.000) se informó el 45% de todas las muertes y la tasa de mortalidad más alta (1,3 por 100.000 habitantes) entre las personas de 40 a 49 años. Las tasas de incidencia se redujeron drásticamente en personas mayores de 50 años (2,8 por 100.000) (40). De manera similar, en Ucrania, los adolescentes de 15 a 19 años y los adultos de 40 a 49 años tuvieron las tasas de incidencia más altas (41). En varias áreas, la mayoría de los casos notificados de difteria en adultos correspondieron a mujeres. Las mujeres representaron el 60% de los casos de adultos en San Petersburgo entre 1991 y 1992 (42) y el 64% en tres regiones de Rusia entre 1994 y 1995 (43). En las tres regiones, las tasas de incidencia entre las mujeres de 20 a 49 años fueron un 68% más altas que las tasas entre los hombres de esa edad.

Las cepas de biotipo gravis han predominado en Rusia en la década de 1990. Los estudios moleculares que utilizan ribotipificación y MEE demostraron la aparición de un clon epidémico de cepas estrechamente relacionadas (38,44). En Ucrania, Bielorrusia, los países bálticos y el norte de Kazajstán, las cepas predominantes fueron el biotipo gravis. En Tayikistán, Uzbekistán, Kirguistán y el sur de Kazajstán, predominaron las cepas del biotipo mitis.

Respuesta de salud pública y control de la epidemia: 1995 a 1996

Los esfuerzos iniciales de control de la difteria se vieron obstaculizados por la escasez de estrategias y suministro de vacunas. En los primeros años de la epidemia, los funcionarios de salud pública se concentraron en mejorar las tasas de cobertura infantil y en vacunar a los adultos en los grupos ocupacionales que se percibían como de alto riesgo, la vacunación de todos los adultos no fue dirigida por las autoridades de salud pública rusas hasta 1993. La demanda sin precedentes resultante de formulaciones para adultos La vacuna aumentó la producción de vacuna rusa durante 1994 a 1995, cuando se produjeron casi 80 millones de dosis de vacuna de formulación para adultos (en comparación con menos de seis millones en 1992 [Ministerio de Salud de la Federación de Rusia, datos no publicados]).

Los esfuerzos de implementación se centraron en vacunar a los adultos en los lugares de trabajo, seguidos de esfuerzos intensificados, incluidas las visitas de casa en casa, para llegar y vacunar a los adultos que no trabajan. De manera similar, para aumentar aún más la cobertura infantil, se adoptó una lista abreviada de contraindicaciones y se aumentó el uso de preparaciones de vacunas sin diluir en la serie primaria. En octubre de 1994, se reinstituyó la dosis de refuerzo de entrada a la escuela.

A finales de 1995, se informó de una cobertura considerablemente mejorada en los niños en Rusia (se informó una cobertura del 93% con la serie primaria al año en comparación con el 68,7% en 1991). La cobertura de adultos con una o más dosis en los 10 años anteriores se estimó en 75% entre enero de 1993 y diciembre de 1995, 70 millones de adultos fueron vacunados en la Federación de Rusia (45). En 1995, la incidencia (24 casos por 100.000 habitantes) disminuyó un 10% desde 1994. En 1996, se notificaron 13.604 casos (9 por 100.000), una disminución adicional del 62% (2,4). En 1997, se notificó a la OMS un total provisional de 4.057 casos (OMS, datos no publicados).

A diferencia de Rusia, otros Estados de reciente independencia de la ex Unión Soviética no eran productores de vacuna contra la difteria. La interrupción del suministro de vacunas y las dificultades económicas asociadas con la disolución de la Unión Soviética se reflejaron en fuertes caídas en las tasas de vacunación infantil a principios de la década de 1990 en las repúblicas de Asia Central y el Cáucaso (3). De 1994 a 1995, la OMS, el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), otras agencias y los gobiernos de los Nuevos Estados Independientes desarrollaron y adoptaron una estrategia de control de la epidemia que tenía como objetivo aumentar rápidamente la cobertura de adultos y niños a través de campañas de inmunización a nivel nacional. Posteriormente, un esfuerzo internacional masivo, que involucró a organizaciones gubernamentales y no gubernamentales y agencias de las Naciones Unidas y coordinado por un comité de supervisión, el Comité de Coordinación de Inmunización Interinstitucional, resultó exitoso en la movilización de recursos, la compra y entrega de vacunas a los Nuevos Estados Independientes y la prestación de asistencia técnica a implementar la estrategia (2,3).

En 1995 y 1996, los Nuevos Estados Independientes aumentaron la cobertura de adultos y niños y comenzaron a controlar la epidemia. Todos los estados hicieron un uso generalizado de las vacunas en el lugar de trabajo para adultos y otras tácticas de vacunación intensificadas, estos esfuerzos dieron como resultado una mayor cobertura para adultos. La estrategia se implementó con campañas masivas nacionales de gran éxito en Moldavia, Tayikistán, Letonia, Lituania y Azerbaiyán, que lograron una alta cobertura de adultos y una rápida disminución de la incidencia. Todos los países también hicieron esfuerzos para aumentar la cobertura infantil y limitar las contraindicaciones y el uso de vacunas de menor contenido en antígenos, la cobertura infantil de rutina superó el 90% en la mayoría de los países (2). La mayoría de los países restablecieron una revacunación de entrada a la escuela, y muchas de las campañas nacionales de vacunación masiva se centraron en niños y adolescentes. En 1996, se notificaron 6.611 casos de difteria en los Nuevos Estados Independientes excluyendo Rusia, una disminución del 55% en comparación con 1995 en el primer trimestre de 1997, se notificaron 885 casos, una disminución del 57% en comparación con el primer trimestre de 1996 (4). La OMS ha recibido informes provisionales de 2.875 casos para todo el año 1997, aunque los datos no están completos para algunos países (OMS, datos no publicados).

Factores que contribuyen a la epidemia de difteria en los nuevos estados independientes

El control de la difteria epidémica mediante la vacunación infantil ha sido uno de los éxitos destacados de la medicina en este siglo. La mayoría de los países industrializados occidentales casi han eliminado esta enfermedad, muchos países en desarrollo han aumentado progresivamente la cobertura de vacunación mediante la introducción de toxoide diftérico en los programas de vacunación. La incidencia mundial de difteria disminuyó aproximadamente un 70% entre mediados de la década de 1970 y principios de la de 1990 (14). La epidemia de difteria en los Nuevos Estados Independientes planteó numerosas preocupaciones sobre la eficacia de los programas de control de la difteria y de la vacuna contra la difteria en sí. Sin embargo, los estudios de casos y controles en Ucrania y Moscú demostraron que tres o más dosis de toxoide diftérico de fabricación rusa eran muy eficaces para prevenir enfermedades en los niños (46). La rápida disminución de la incidencia de la enfermedad con una mayor cobertura de vacunación entre adultos y niños proporciona pruebas sólidas de la eficacia continua de la vacuna contra la difteria.

Numerosos factores parecen haber contribuido a la epidemia: 1) mayor susceptibilidad de los adultos, que se refleja en la distribución por edad de los casos y muertes 2) mayor susceptibilidad de los niños 3) un clon de cepas de cepas estrechamente relacionadas C. diphtheriae, biotipo gravis, asociado con la mayoría de los casos en Rusia, aunque su papel sigue siendo incierto 4) poblaciones urbanas muy hacinadas y servicio militar 5) la desintegración de la ex Unión Soviética, quizás interrumpiendo el suministro de vacunas a todos los países excepto Rusia y el inicio de movimientos de población a gran escala en los Nuevos Estados Independientes.

Mayor susceptibilidad adulta

Podría decirse que el factor más importante de la epidemia de difteria fue el desarrollo de grandes poblaciones de adultos susceptibles a la enfermedad como consecuencia del éxito de los programas de vacunación infantil. La menor oportunidad de inmunidad adquirida naturalmente, junto con la disminución de la inmunidad inducida por la vacuna en ausencia de la revacunación rutinaria de adultos, ha dado como resultado una alta proporción de adultos susceptibles a la difteria, como se documenta en estudios serológicos en muchos países (12). En los Estados Unidos, se observó una tendencia a una mayor incidencia de difteria en los grupos de mayor edad antes de la desaparición casi total de la difteria (47). En varios países en desarrollo que han llevado a cabo programas de inmunización durante más de 10 años, pequeñas epidemias recientes han mostrado un aumento similar en la proporción de casos en adultos (12).

Los adultos nacidos entre principios de la década de 1940 y finales de la de 1950 en la Federación de Rusia y algunos otros nuevos Estados independientes tenían el mayor riesgo de no haber adquirido nunca inmunidad contra la difteria durante su infancia, la incidencia de la difteria estaba disminuyendo, pero no todos los niños fueron alcanzados por las nuevas implementaciones. programas de vacunación. La brecha en la inmunidad en este grupo de edad, observada en estudios serológicos (48,49), se reflejó en el altísimo número de muertes y enfermedades entre las personas de 35 a 50 años. Los adultos con una susceptibilidad alta similar a la difteria en los Estados Unidos y Europa Occidental probablemente sean mayores que los adultos susceptibles en la ex Unión Soviética debido a la implementación más temprana de los programas de vacunación en Occidente. Los únicos brotes importantes de difteria en los Estados Unidos que involucraron principalmente a adultos ocurrieron a principios de la década de 1970 en Arizona y Washington. En este momento, la cohorte análoga de adultos estadounidenses nacidos justo antes de la inmunización generalizada tendría aproximadamente entre 30 y 50 años. Por lo tanto, los puntos de máxima susceptibilidad de la población a la difteria adulta epidémica pueden depender de la distribución de edad de los adultos susceptibles a la enfermedad y la frecuencia de altas tasas de contacto para estos adultos susceptibles (p. Ej., Servicio militar para adultos jóvenes, cuidado de niños en edad escolar para jóvenes). y adultos de mediana edad, falta de vivienda entre hombres jóvenes y de mediana edad).

Una alta tasa de susceptibilidad adulta a la difteria es una condición previa necesaria pero no suficiente para el desarrollo de difteria epidémica en adultos. Los Estados Unidos y la mayoría de los demás países europeos tienen altas tasas de susceptibilidad adulta, pero no han tenido cadenas de transmisión sostenidas, a pesar de las importaciones documentadas. En Polonia y Finlandia, que limitan con los nuevos estados independientes que tuvieron epidemias de difteria, múltiples importaciones documentadas desde 1990 han dado lugar a una transmisión secundaria muy limitada, estos países han mantenido niveles muy altos de cobertura infantil contra la difteria (50).

En la epidemia de los Nuevos Estados Independientes, la transmisión sostenida en adultos puede haberse limitado a ciertos grupos focales. Además de las unidades militares, la transmisión de alto nivel entre adultos (grupos de casos múltiples y altas tasas de transporte) se demostró en otros grupos de adultos caracterizados por hacinamiento, bajos niveles de higiene y altas tasas de contacto, como las personas sin hogar y los pacientes en hospitales neuropsiquiátricos (40,42) en entornos de trabajo de rutina, los grupos de casos eran raros y las tasas de portadores entre los contactos adultos de los casos eran muy bajas.

Mayor susceptibilidad infantil

En 1990, la cobertura de puntualidad de lactantes y niños pequeños había disminuido debido a cambios en las recomendaciones y prácticas de vacunación infantil y al aumento del escepticismo de la población con respecto a la vacunación, que se vio agravado en gran medida por un movimiento activo contra la vacunación. La vacunación se retrasó con frecuencia y las contraindicaciones temporales para la vacunación fueron extremadamente comunes. Además, se consideró que muchos niños tenían contraindicaciones permanentes para la vacunación, un gran número de niños recibió vacunas con menor contenido de antígenos en la serie primaria y se prolongó el intervalo entre las dosis de refuerzo infantiles. La reducción de la cobertura con la vacuna que contiene la tos ferina se ha relacionado con un resurgimiento de la tos ferina en la Federación de Rusia (51). Existen algunos datos sobre el impacto directo de estos cambios en la incidencia de difteria en Rusia y Ucrania, la incidencia fue mayor entre los niños no vacunados que entre los niños vacunados, y la falta de vacunación fue un factor de riesgo importante de enfermedad grave (40). Un estudio de casos y controles después de la reinstitución de la dosis de refuerzo de entrada a la escuela encontró que un intervalo de más de 5 años desde la última dosis era un fuerte factor de riesgo de enfermedad (52). No se dispone de datos sobre el efecto del mayor uso de vacunas con menor contenido de antígenos.

Aunque desde mediados de la década de 1970 la mayoría de los casos de difteria en los Nuevos Estados Independientes han sido en adultos, durante la década de 1980 y principios de la de 1990 la proporción de casos de difteria en niños aumentó durante el período de empeoramiento del control general de la difteria en todos los grupos de edad (Figura 3). El aumento de casos de difteria entre los niños sugiere un papel importante para la susceptibilidad de los niños en la diseminación de la difteria. Además, la mayoría de los portadores notificados en la Federación de Rusia eran niños tanto en el decenio de 1980 (31) como en el de 1990 (Ministerio de Salud de la Federación de Rusia, datos no publicados). Los conglomerados de casos múltiples en las escuelas y dentro de las familias fueron características destacadas en esta epidemia, como en las anteriores (40). Algunos datos sugieren que una proporción de la enfermedad en adultos puede representar eventos "centinela" y puede haber sido transmitida por niños enfermos o asintomáticos. Estos datos incluyen la incidencia de enfermedad mucho más alta entre las mujeres en comparación con los hombres (a pesar de que no hay evidencia de una inmunidad serológica más baja [50 , 53]) y la gran proporción de casos en adultos relacionados con múltiples niños portadores asintomáticos (CDC y Ministerio de Salud de la Federación de Rusia, datos no publicados). En este sentido, la difteria epidémica en la era de la susceptibilidad adulta puede parecerse a la influenza epidémica, en la que los estudios sugieren que los escolares son una población muy importante en transmisión y diseminación, aunque la mayor parte de la enfermedad grave ocurre en sus contactos adultos (54).

Cambio de biotipo o clon epidémico

Cambios en las cepas circulantes de C. diphtheriae podría ser responsable de la ciclicidad y las ondas epidémicas episódicas asociadas con la incidencia de difteria en la era anterior a la vacuna. Los brotes en Europa Occidental durante la Segunda Guerra Mundial, en los Estados Unidos en la década de 1970 y en la Unión Soviética / Nuevos Estados Independientes a mediados de la década de 1970 y finales de la de 1980 se asociaron con la aparición de un nuevo biotipo. Los factores del huésped (como la inmunidad antimicrobiana) podrían contribuir al potencial epidémico de una cepa recién introducida, pero no se pueden excluir los factores microbianos. Sin embargo, el papel de la inmunidad antibacteriana en la prevención de la infección por C. diphtheriae no se ha estudiado desde la década de 1930 y no se han identificado factores microbianos que distingan las cepas epidémicas de las no epidémicas. La caracterización molecular de un clon epidémico de cepas de Gravis asociado con la epidemia actual en la mayor parte de Rusia apoya el papel de un cambio en el agente en el desarrollo de la epidemia en los Nuevos Estados Independientes de la ex Unión Soviética, sin embargo, otros países de los nuevos estados independientes han tenido difteria epidémica relacionada con cepas de biotipos mitis y gravis.

Aunque la fuente de las cepas epidémicas en Rusia no está clara, los focos persistentes de difteria en Rusia son una posible fuente. Rusia nunca estuvo totalmente libre de casos notificados de difteria, y los informes recientes de focos endémicos de enfermedad persistente en los Estados Unidos (55) y Canadá (56) sugieren que la circulación de cepas toxigénicas de C. diphtheriae puede ocurrir durante períodos prolongados incluso en ausencia de casos clínicos reconocidos, al menos en ciertas comunidades. Otras fuentes sugeridas incluyen focos de difteria persistentes en los países de Asia Central o la importación de unidades militares que regresaron de la guerra en Afganistán entre 1979 y 1990.

El desarrollo económico soviético y la crisis económica postsoviética

Las poblaciones soviéticas estaban muy urbanizadas, pero debido a que el crecimiento económico iba a la zaga del de Europa occidental y Estados Unidos, la mayoría de los habitantes de las ciudades vivían en apartamentos abarrotados. Muchas de las comodidades que conducen a la disminución de la transmisión de bacterias eran deficientes o inexistentes, especialmente en las áreas públicas, incluido el acceso rutinario a grifos que funcionaban para lavarse las manos. Un estudio de casos y controles de casos de difteria en Georgia encontró un mayor riesgo de difteria asociado con compartir utensilios, tazas, vasos o un dormitorio y con una disminución del baño (57).

La crisis económica del período postsoviético en todos los nuevos Estados independientes puede haber empeorado estas condiciones de vida y contribuido a la epidemia. La crisis indudablemente condujo a una reducción de la cobertura infantil en las repúblicas de Asia Central y el Cáucaso a principios de la década de 1990 y puede haber contribuido a la alta proporción de casos de difteria infantil notificados en muchas de estas repúblicas.

Militarización

La Unión Soviética era el país grande más militarizado del mundo, con un 1,4% de su población armada (58). El alto nivel de militarización y la falta de inmunización de rutina de los reclutas dieron como resultado que un gran número de adultos susceptibles de todas partes del inmenso país se reunieran en condiciones de hacinamiento e higiene subóptima. Estas condiciones adversas pueden haber jugado un papel en el desarrollo de la epidemia, como sugiere la alta incidencia de difteria en el ejército a principios de la década de 1990.

Aumento de viajes y movimiento masivo de población

Otros cambios importantes después de la desintegración de la Unión Soviética en 1991 incluyeron la relajación de los controles sobre el movimiento dentro de los países y el aumento de los movimientos de población entre los nuevos Estados independientes. Durante la era soviética, el movimiento se vio restringido por las regulaciones y la escasez de viviendas. El éxito de las medidas de control en la epidemia de principios de los años ochenta puede haberse visto favorecido por una diseminación más lenta de cepas toxigénicas debido a restricciones de movimiento. De manera similar, si bien el clon de la epidemia ya se estableció en los Nuevos Estados Independientes en 1991, la propagación de la epidemia puede haber sido facilitada por los movimientos masivos de poblaciones, principalmente la repatriación de personas de etnia rusa de países de Asia Central y el Cáucaso y la huida de refugiados de los combates en Georgia, Armenia, Azerbaiyán y Tayikistán.

Factores en el control exitoso de una epidemia

La epidemia fue controlada con esfuerzos de vacunación que lograron una cobertura infantil muy alta y una cobertura sin precedentes en adultos. La estrategia de control se desarrolló y perfeccionó sobre la base de análisis epidemiológicos de la incidencia de enfermedades y la inmunidad de la población. La implementación de la estrategia para todos los nuevos Estados independientes, excepto Rusia, requirió asistencia internacional masiva, el papel instrumental del Comité de Coordinación de Inmunización entre Agencias en la coordinación exitosa de los múltiples socios en este esfuerzo debería servir como modelo para futuras emergencias internacionales de salud pública. Por último, durante décadas ha funcionado en toda la Unión Soviética un sistema eficaz, aunque con fondos insuficientes, de atención primaria de salud y centros de salud pública. Los trabajadores de salud de este sistema jugaron un papel crítico en la rápida implementación de las medidas de control una vez que se identificaron las estrategias y los recursos materiales adecuados.

Lecciones para otras posibles enfermedades reemergentes

La epidemia en los Nuevos Estados Independientes fue inesperada, sin embargo, muchos de los factores que aparentemente contribuyen a la epidemia coinciden con factores importantes en la aparición de enfermedades infecciosas (Tabla 3) (59) y están conectados con otras enfermedades y otros países. Una mayor susceptibilidad en los adultos a las enfermedades infantiles es una consecuencia predecible del éxito de los programas de vacunación infantil con vacunas que producen una inmunidad menor a la de toda la vida. Se ha sugerido que este tipo de susceptibilidad es un factor que contribuye al aumento actual de la tos ferina en los Estados Unidos. Aunque la pérdida extrema de confianza en la inmunización puede no ocurrir con frecuencia en otros países, una creciente resistencia de la población a la vacunación infantil como resultado de la publicidad adversa y una percepción disminuida del riesgo ocurre comúnmente (60) y ha contribuido a brotes de tos ferina en Inglaterra y Suecia. (61,62). El papel de los cambios en los agentes etiológicos que contribuyen a la emergencia está en estudio para muchas enfermedades. Un brote reciente de tos ferina en los Países Bajos puede deberse a un cambio en las cepas circulantes predominantes que provocan una disminución de la eficacia de la vacuna en los niños (63). La rápida urbanización con grandes segmentos de la población que viven en condiciones higiénicas subóptimas es característica de las naciones que se industrializan rápidamente, y los movimientos masivos de población son acompañamientos regulares de la inestabilidad sociopolítica. El resurgimiento de la difteria en los nuevos estados independientes de la ex Unión Soviética demuestra la continua amenaza de esta enfermedad y de otros agentes infecciosos que pueden aprovechar vulnerabilidades sociales y políticas similares.

El Dr. Vitek es un epidemiólogo médico del Programa Nacional de Inmunización, CDC. Su investigación se centra en la difteria y la tos ferina. Ha trabajado extensamente en la Federación de Rusia y Kazajstán.

El Dr. Wharton es jefe de la Subdivisión de Enfermedades Prevenibles por Vacunas Infantiles, Programa Nacional de Inmunización, CDC. La investigación del Dr. Wharton se centra en la epidemiología de las enfermedades que se pueden prevenir con vacunas, especialmente la tos ferina, la varicela, las paperas y la difteria.


Historia guiada

Al comienzo de la Unión Soviética, se renunciaba a todas las cosas que se consideraban herramientas del capitalismo, incluidos los deportes competitivos. Por lo tanto, la Unión Soviética se negó a participar en los Juegos Olímpicos internacionales. Sin embargo, en la década de 1930, la Unión Soviética comenzó a adoptar una postura diferente con respecto al deporte competitivo. La URSS vio los Juegos Olímpicos como un medio para mostrar el poder soviético. Los Juegos brindaron la oportunidad de mostrar el dominio de la Unión Soviética al mundo, así como a su propia gente. Debido a la Segunda Guerra Mundial, la Unión Soviética no se unió a los Juegos Olímpicos hasta 1952.

Los Juegos Olímpicos no son solo una serie de competiciones que unen a las naciones del mundo, hay más en los Juegos. Por ejemplo, la política juega un factor influyente cuando se trata de los Juegos Olímpicos. Por lo tanto, la evolución de la escena política en la Unión Soviética desde la década de 1950 hasta la caída de la URSS se puede rastrear a través de los Juegos Olímpicos. Los Juegos Olímpicos no solo muestran el escenario político dentro de la Unión Soviética, sino también cómo evolucionaron las relaciones exteriores entre la URSS y las otras naciones del mundo.

Esta página proporciona documentos, entrevistas y presentaciones que trazan la participación de la Unión Soviética & # 8217 en los Juegos Olímpicos de principio a fin. Está estructurado cronológicamente, con ciertos eventos importantes señalados específicamente.

El principio


Tras la Revolución Bolchevique, la nueva Unión Soviética se negó a participar en los Juegos Olímpicos Internacionales. Los deportes modernos fueron vistos como elitistas y defensores del capitalismo occidental. El deporte cambió a nivel nacional e internacional en la Unión Soviética. A principios de la década de 1920, la Red Sport International estaba a cargo de difundir ideales revolucionarios a través del deporte, en particular el colectivismo.

Llaves, Barbara. & # 8220 Deporte soviético y cultura de masas transnacional en la década de 1930. & # 8221 Revista de Historia Contemporánea. 38. no. 3 (2003): 413-434. 10.2307 / 3180645 (consultado el 7 de abril de 2013).

& # 8220En general, sin embargo, el principal impulso del compromiso internacional soviético en la década de 1920 se centró en el deporte de masas y la agitación revolucionaria en los clubes de trabajadores europeos # 8217, no en los logros deportivos. Se mantuvo el énfasis en promover el colectivismo y desalentar el individualismo y la búsqueda de récords.20 A pesar de los contactos ocasionales con el deporte & # 8216 burgués & # 8217, había poco sentido de que los éxitos del deporte soviético debieran compararse con los resultados logrados en el deporte occidental & # 8221.

El artículo de Keys & # 8217 aborda la elección de la URSS & # 8217 de mantenerse alejado de los eventos deportivos competitivos. Hace un buen trabajo explicando por qué es así y luego qué cambió la política soviética. Explica por qué la década de 1930 fue una época de cambios culturales y políticos en la Unión Soviética.

Exhibición de poder


En la década de 1930, las cosas empezaron a cambiar. Los deportes en la Unión Soviética se convirtieron en una herramienta para mostrar el poder de la Unión Soviética.

Llaves, Barbara. & # 8220 Deporte soviético y cultura de masas transnacional en la década de 1930. & # 8221 Revista de Historia Contemporánea. 38. no. 3 (2003): 413-434. 10.2307 / 3180645 (consultado el 7 de abril de 2013).

El énfasis en la desvinculación del deporte occidental convencional experimentó una transformación dramática a partir de 1930, cuando el objetivo principal de los contactos deportivos internacionales soviéticos pasó de la agitación revolucionaria dentro de un sistema deportivo independiente a la competencia orientada a resultados dentro del sistema deportivo occidental.21 Frustrado por la debilidad del movimiento deportivo comunista e impresionado por el creciente poder del deporte convencional, el régimen llegó a ver el deporte internacional occidental como un medio útil para llegar a un gran número de trabajadores extranjeros y para impresionar a los gobiernos extranjeros con la fuerza soviética. El Sportintern, separado de los contactos con los clubes socialistas como resultado de una política desastrosa de confrontación, se movió para aumentar su influencia en Europa prestando más atención a la gran cantidad de trabajadores en organizaciones no trabajadoras. El Consejo de Cultura Física estaba debatiendo si ofrecer una sanción general a las competiciones entre atletas soviéticos y atletas de clubes no trabajadores & # 8217. La hostilidad oficial hacia el modelo occidental de deporte competitivo y orientado al logro se revirtió.

Momentos críticos en los juegos

Que empiecen los juegos

& # 8220Política y Juegos Olímpicos. & # 8221 Consejo de Relaciones Exteriores. Consejo de Relaciones Exteriores. Web, http://www.cfr.org/africa/politics-olympics/p16366.

La Unión Soviética ingresó a los Juegos Olímpicos por primera vez en 1952. Haga clic aquí para ir a una presentación de diapositivas interactiva y busque el año 1952 para escuchar más sobre esos juegos específicos. Esta presentación de diapositivas es muy útil para responder lo que sucedió cada año de los Juegos Olímpicos y por qué es importante. Esta fuente proporciona buena información y es eficaz para vincular la política con los juegos.


& # 82201972 Problemas de baloncesto de la medalla de oro olímpica y qué sucedió con las medallas. & # 8221 NBC. Web, http://www.youtube.com/watch?v=RwZuPi4cbyg&feature=youtube_gdata_player.

En 1972, la rivalidad entre la URSS y los Estados Unidos era extremadamente alta. En este punto, los juegos se utilizaron como una herramienta de la política, un medio para mostrar el dominio del mundo. Estados Unidos fue una potencia en el baloncesto, pero en los juegos de 1972 la URSS rompió esa reputación. Esto fue visto como una gran hazaña dentro de la Unión Soviética y demostró su poder. Sin embargo, el resto del mundo, especialmente EE. UU., Cuestionó la integridad de los funcionarios del juego. Haga clic aquí para ver un informe sobre el juego que causa mayores tensiones entre las dos superpotencias.

Esta grabación de video es una buena fuente para ver los problemas que surgieron durante el juego de baloncesto de 1972. Se centra en el punto de vista de los estadounidenses. Contiene entrevistas con los jugadores años después de que tuvo lugar el juego, así como imágenes en vivo del evento en sí.

1980 El milagro sobre hielo


Abelson, Donald. & # 8220Politics on Ice: Estados Unidos, la Unión Soviética y un juego de hockey en Lake Placid. & # 8221 Revisión canadiense de estudios estadounidenses. no. 1 (2010): 63-94. http://muse.jhu.edu/journals/canadian_review_of_american_studies/v040/40.1.abelson.html (consultado el 7 de abril de 2013).

En los Juegos Olímpicos de Invierno de 1980, el equipo de hockey de EE. UU. Derrotó a los soviéticos en Lake Placid y se llevó a casa el oro. El artículo de Abelson analiza cómo la victoria sobre el hielo se extendió a la escena política. Su artículo hace un buen trabajo al explicar la situación que condujo a los juegos y luego las reacciones de los dos Superpoderes.

Después de la invasión de Afganistán por la URSS y # 8217, Jimmy Carter, el presidente de los Estados Unidos, ordenó a los Estados Unidos que boicotearan los Juegos Olímpicos celebrados en Moscú. Invitó a varias naciones aliadas a unirse al boicot. La Unión Soviética quedó devastada por la escasa participación en los prestigiosos juegos. Haga clic aquí para escuchar el llamado del presidente Carter & # 8217 a boicotear los Juegos Olímpicos de Verano de 1980.

La respuesta soviética al boicot fue como tal:

Guttmann, Allen. & # 8220La Guerra Fría y los Juegos Olímpicos. & # 8221 Revista internacional. 43. no. 4 (1988): 563-564. 10.2307 / 40202563 (consultado el 7 de abril de 2013).

En cierto modo, la respuesta soviética fue la más interesante. & # 8216Desde el principio, la Unión Soviética se negó a aceptar el hecho de que el boicot era una reacción a la invasión de Afganistán. & # 821716 Entre las explicaciones que ofreció en su lugar estaban: que el presidente Carter necesitaba algo para salvar su popularidad en decadencia en un año electoral que Los militaristas de la OTAN deseaban disminuir las posibilidades de una coexistencia pacífica y que los estadounidenses fueran incapaces de contemplar la idea del éxito de Moscú como anfitrión olímpico. Mientras Tass anunció que el boicot violaba la Carta Olímpica, los acuerdos de Helsinki, la Carta de las Naciones Unidas y el Proyecto de Ley de Deportes Amateur del 8 de noviembre de 1978, Sovetsky Sport explicó que el boicot era contrario a la constitución de los Estados Unidos. Las razones expuestas por Carter no se mencionaron. Aunque la Unión Soviética y sus aliados minimizaron el impacto del boicot y las protestas realizadas en los juegos, donde muchas naciones evitaron banderas e himnos nacionales y se valieron del simbolismo olímpico, Moscú proclamó los juegos de 1980 como los más gloriosos de todos. A pesar de las valientes palabras, era obvio para todos que los juegos se vieron seriamente mermados por la ausencia de los equipos estadounidense, canadiense, alemán y japonés. La evaluación de David Kanin es probablemente acertada: La urss perdió una cantidad significativa de legitimidad internacional en la cuestión olímpica.

El artículo de Guttmann # 8217 hace un muy buen trabajo al mostrar la transición de la política soviética con respecto al deporte desde la década de 1920 hasta la de 1980. Explica por qué se produjeron estos cambios y examina los efectos que tuvieron en la cultura soviética. Discute ciertos eventos que ocurrieron en los Juegos Olímpicos, particularmente entre la Unión Soviética y los Estados Unidos.

Haga clic aquí para leer el extracto completo de Guttmann & # 8217s & # 8220 The Cold War and the Olympics. & # 8221

1984 Boicot soviético


History Channel, & # 8220Soviets anuncian el boicot de los Juegos Olímpicos de 1984- History.com This Day in History. & # 8221 Consultado el 7 de abril de 2013. http://www.history.com/this-day-in-history/soviets-announce -Boicot-de-los-juegos-olimpicos-de-1984.

El breve artículo del canal History ofrece una explicación de por qué la URSS boicoteó los Juegos Olímpicos de Verano en 1984. Es eficaz al dar una breve sinopsis del período de tiempo y cómo los Juegos Olímpicos se utilizaron una vez más como herramienta política. Haga clic aquí para ver esta página.


Historia del arte en la Unión Soviética: propaganda, rebelión y libertad en el realismo socialista

El arte en la Unión Soviética pasó por una serie de fases, desde una gran restricción en la época de Stalin hasta algunos períodos más abiertos y menos restringidos en las décadas posteriores. Aquí, Alyse D. Beale ofrece una descripción general de la historia del arte en la URSS, con un enfoque en el arte del Realismo Socialista.

Lenin en Smolny en 1917 de Isaak Brodsky. Un ejemplo de realismo socialista.

Como todo lo demás bajo el dominio de Joseph Stalin, las artes dentro de la Unión Soviética brillaban con el tinte rojo de la propaganda comunista. Mientras que el realismo en Occidente buscaba ilustrar una visión no romántica de la vida cotidiana, el realismo socialista empleó a sus artistas como propagandistas. Las autoridades soviéticas ordenaron innumerables obras de hercúleos obreros de fábricas, la patria victoriosa en todo su esplendor monumental y sus robustos líderes paseando por el Kremlin. Sin embargo, con la muerte de Stalin, el arte soviético evolucionó paralelamente a su país, volviéndose a la vez más democrático, realista y rebelde. El realismo socialista, una vez creado como propaganda de una máquina política, luego se convirtió en una herramienta para trabajar contra el mismo régimen que lo creó.

Le recomendamos ver: Gerasimov, Aleksandr MikhailovichI.V.Stalin y K.E. Voroshilov en el Kremlin después de la lluvia (1938). 296х386. https://painting-planet.com/iv-stalin-and-voroshilov-in-the-kremlin-by-alexander-gerasimov/

¿Qué es el realismo socialista?

El realismo socialista en su forma temprana no era tanto arte, sino una máquina política que buscaba adoctrinar a cada ciudadano con la ideología comunista. El movimiento apareció por primera vez en 1932 en el Primer Congreso de Escritores Soviéticos de toda la Unión y más tarde fue adoptado como la forma de arte única y oficial de la Unión Soviética dos años después, cuando el Congreso de Escritores Soviéticos delineó los criterios para todas las obras de arte futuras. El realismo socialista, como explicó Karl Radek durante el Congreso, significó un reflejo de "esa otra nueva realidad: la realidad del socialismo. Avanzando hacia la victoria del proletariado internacional ... [y una] literatura de odio al capitalismo putrefacto".

Le recomendamos ver: Mikhail Khmelko.El triunfo de la madre patria victoriosa (1949). https://01varvara.wordpress.com/2015/07/15/mikhail-khmelko-the-triumph-of-the-victorious-mother-motherland-1949/

El Congreso de Escritores ordenó que el realismo socialista encarnara la visión que los soviéticos tenían de sí mismos y de su futuro. El movimiento hizo hincapié en esculturas y edificios monumentales para representar la fuerza y ​​la riqueza del país. La música atrevida impulsaba a los trabajadores a actuar, y las pinturas mostraban trabajadores alegres, campesinos felices o líderes engrandecidos, como Stalin y Lenin. Cada obra de arte tenía que cumplir cuatro requisitos: debía ser proletaria, típica, realista y partidista. Cada obra de arte debe mostrar una conexión con el proletariado en un nivel básico, lo que significa que sea fácil de entender y represente escenas del hombre común en lugar de la burguesía. Más importante aún, cada obra debe ser partidista, un respaldo indiscutible del partido comunista. El realismo socialista no dejaba lugar a interpretaciones: o era un apoyo total al régimen o era una traición.

Arte en deshielo

La muerte de Stalin marcó el comienzo de una era algo más libre, conocida popularmente como "el deshielo" bajo su sucesor, Nikita Khrushchev. Aunque las artes dentro de la Unión Soviética permanecieron restringidas, la muerte de Stalin permitió que muchos artistas nuevos entraran en escena. Los artistas existentes también adoptaron esta atmósfera más relajada y crearon de manera más libre y original.

A medida que el país sufría una desestalinización, las autoridades modificaron las obras para eliminar la semejanza de Stalin. La estación de Stalinskaya pasó a llamarse Semenovskaya y eliminó el retrato y la cita del dictador de sus paredes. En la estación de Belorusskaja, el nuevo régimen reemplazó un mosaico de Stalin con una bandera laboral roja.

Le recomendamos ver: A la izquierda, estación de Stalinskaya. A la derecha, la estación Semenovskaya renombrada sin la cabeza de Stalin. Eugenia. "Moscú subterráneo sin Stalin: ver las brechas". URSS real: levantando el telón de acero. 2 de marzo de 2010. Consultado el 6 de diciembre de 2015. http://www.realussr.com/ussr/moscow-underground-without-stalin-see-the-gaps/.

Debido a que la URSS siguió siendo muy censurada, incluso durante "el deshielo", muchos artistas optaron por crear obras verdaderamente realistas que evitaran en absoluto cualquier referencia política. Otros artistas y escritores, como V. Dudintsev, que escribió No solo por pan, una crítica indirecta del régimen, empujó los límites de lo que Jruschov permitiría como arte y ayudó a allanar el camino para el último movimiento del Realismo Socialista.

Aunque Jruschov apoyó públicamente políticas más liberales relativas a las artes, a menudo se contradijo a sí mismo, lo que popularizó inadvertidamente el último movimiento más desafiante. Cuando el Festival Mundial de la Juventud de 1957 presentó a la URSS una variedad de arte moderno y pop estadounidense, Jruschov lo denunció y martirizó a los artistas que no estaban dispuestos a cumplir con las directrices estatales.

El realismo socialista tardío obtuvo aún más apoyo cuando las autoridades terminaron una muestra de arte de 1974 con excavadoras y una demostración de fuerza. Los críticos del gobierno a partir de entonces rebautizaron el evento como la "Exposición Bulldozer". Estas acciones dividieron el arte dentro de la Unión Soviética en dos sectas: oficial y no oficial. Mientras que el arte oficial del estado seguía siendo el realismo socialista, el arte no oficial se volvió más rebelde.

Una rebelión pintada

The Severe Style y Sots Art fueron dos movimientos artísticos que surgieron de la rebelión de los artistas soviéticos contra el realismo socialista tradicional. Mientras que el estilo severo bajo el gobierno de Jruschov criticaba implícitamente al gobierno, el último movimiento Sots Art se hizo cada vez más descarado en sus críticas, e incluso en sus burlas, a la Unión Soviética.

El estilo severo retrató el realismo socialista de manera mucho más realista que las primeras obras demasiado propagandizadas. El realismo socialista tardío se volvió más pesimista en su visión de la clase trabajadora y adoptó los estilos occidentales de expresionismo. Muchos artistas, hartos de la ideología comunista, se negaron a pintar temas que se parezcan a las obras realizadas bajo Stalin. En cambio, optaron por crear representaciones de la vida cotidiana o imágenes que representaran el cambio en su país. El Estilo Severo favoreció las obras de construcción por esta razón, ya que implicaba el apoyo a un país más nuevo y más libre.

Le recomendamos ver: Bohouš Cizek.Sin título (circa 1960). http://www.eleutheria.cz/socpresent.php?lang=en&image=023

Técnicamente, la fusión del arte soviético y el arte pop, el movimiento Sots Art fue un completo rechazo del realismo socialista patrocinado por el estado. Sots Art se define por su naturaleza satírica y la inclusión del arte pop como un medio de criticar las políticas soviéticas. Los críticos de arte afirmaron que las piezas de Sots Art, como las realizadas por Komar y Melimid (famosas por su representación de Stalin sentado al lado de E.T., con un Hitler escondido en las sombras) eran "a la vez subversivas y nostálgicas". Fue una "manifestación de los llamados styob, que se puede traducir como una especie de 'burla' que implica imitar algo hasta tal punto que el original y la parodia se vuelven indistinguibles ".

Le recomendamos ver: Komar & amp Melamid.Conferencia de Yalta (1982). Temple y óleo sobre lienzo, 72 ”X48”. http://russian.psydeshow.org/images/komar-melamid.htm

Arte en transición

El realismo socialista tardío se convirtió en un canal de protesta, pero también en un símbolo de la transición de su sociedad para volverse, aunque en diversos grados, más democrática, realista y libre.

Quizás el movimiento más audaz de los artistas soviéticos fue exponer la mentira de la felicidad bajo el régimen totalitario de Stalin. No lo hicieron por sabotaje político o rebelión física, sino aplicando tinta y pintura para retratar cómo era realmente la vida del ciudadano soviético común. El realismo socialista tardío no participó en la "idealización heroica del trabajador", como lo hizo Stalin. Estos nuevos artistas expusieron la monotonía, la monotonía y la suciedad de las fábricas y los campos, si es que eligieron este tema.

Le recomendamos ver: Ivan Babenko. Esperando, ambientada en 1945 al final de la Segunda Guerra Mundial (1975-1985). Óleo sobre lienzo, 123x167 cm.

El arte soviético tardío se volvió más democrático en el sentido de que estuvo disponible para todos, en lugar de solo para los artistas autorizados por el estado. Poco después de la muerte de Stalin, se llevó a cabo el primer concurso de arte público, que aceptó presentaciones de forma anónima y permitió la participación de artistas no establecidos. Incluso el jurado se había vuelto más democrático, compuesto por personas con diversas profesiones y sin lealtades ni intereses creados.

Brasas a las llamas

El realismo socialista terminó con la disolución de la Unión Soviética. Los artistas, contentos de estar libres de un régimen comunista controlador, comenzaron a crear obras independientemente del estado. Parecía que todos se alegraban de olvidar el arte y la vida soviéticos en general. Un "cansancio" de cualquier cosa remotamente soviética llevó a muchos a desmantelar y ocultar obras del realismo socialista.

Recientemente, sin embargo, la discusión sobre el realismo socialista ha pasado de ser "abrumadoramente aburrida" a estar de moda. Los coleccionistas de arte y los magnates rusos comenzaron a arrebatar piezas del realismo socialista, interesados ​​más en su historia que en las ideologías o técnicas de los artistas. Estas piezas se han exhibido en todo el mundo, presentadas en exposiciones desde Berlín hasta Londres e incluso Minneapolis. Un artículo, curiosamente llamado "Realismo socialista: socialista en contenido, capitalista en precio", calificó 2014 como "el año del realismo socialista". El artículo describía una subasta de Sotheby's de 2014 que incluía alrededor de cuarenta obras del realismo socialista, pero la exposición fue solo una de muchas. Una subasta de junio de 2014 estimó que alrededor de veinticuatro de las piezas valían colectivamente alrededor de $ 7.7 millones. El realismo socialista, una vez un tema tabú de la historia del arte, ganó un interés universal de una manera que no logró ni siquiera en su mejor momento.

Le recomendamos ver: Yuri Ivanovich Pimenov.Celebración del primero de mayo (1950)
Esta obra, celebración del Día Internacional del Trabajador, fue vendida por 1,5 millones por Sothebys London. https://tmora.org/2009/02/02/russkiy-salon-select-favorites-and-newly-revealed-works/yuri-ivanovich-pimenov-first-of-may-celebration-1950-132x300/

¿Qué opinas del realismo socialista? Háganos saber a continuación.


El rostro cambiante de Rusia

Durante casi toda su historia, Rusia ha estado atrapada entre Oriente y Occidente. Incluso antes de que la Unión Soviética comenzara a disolverse a fines de la década de 1980, muchos rusos comenzaron a volverse hacia Occidente. A través del programa de `` glasnost '' o apertura de Mikhail Gorbachev, muchos comenzaron a aprender inglés y a enfocarse en el mundo fuera de las fronteras previamente cerradas de la Unión Soviética. En la década de 1990, el impulso de occidentalizarse y ser parte de una nueva economía global ganó fuerza durante gran parte de la década. Los productos importados llenaron los estantes en Moscú y el consumo conspicuo estaba a la orden del día en la capital.

Aún así, incluso cuando unos pocos privilegiados pudieron disfrutar de las trampas de la vida occidental, la mayor parte del resto del país quedó muy atrás. La pérdida de los subsidios patrocinados por el gobierno de la era soviética dificultó la vida de muchos rusos.

"El comunismo no era una imagen bonita, pero había un nivel de estabilidad para el pueblo ruso en la era soviética", dice la profesora de Estudios Culturales Rusos de la Universidad de Iowa, Paula Michaels. Si bien las personas disfrutaron de servicios subsidiados como cuidado de niños, apartamentos gratuitos y medicamentos patrocinados por el estado bajo el comunismo, ya no tienen acceso a este tipo de beneficios. Un pequeño grupo de rusos en su mayoría jóvenes, urbanos y bien educados disfruta de oportunidades profesionales, pero la gran mayoría de la población ahora tiene que preocuparse por las luchas del día a día, como la atención médica y el pago de facturas.

A fines de la década de 1990, Rusia sufrió un colapso económico que hizo que muchos se preguntaran si habían estado mirando hacia el oeste a través de lentes color de rosa. Cuando Boris Yeltsin entregó el liderazgo del país al presidente Vladimir Putin en 2000, el país comenzó a cambiar su enfoque hacia adentro. Putin ha reforzado el control tanto sobre el gobierno como sobre la prensa, dice la profesora rusa Harsha Ram de la Universidad de California, Berkeley. "Hay una concentración radical de poder político en el Kremlin, que ha creado una democracia controlada", dice Ram. Si bien hubo una prensa libre floreciente a mediados de la década de 1990, la mayoría de las noticias que reciben los rusos ahora, agrega, también son muy sesgadas.

El profesor Michaels pinta la situación política actual aún más vagamente: "A medida que la esperanza de una democracia rusa comienza a menguar, el país se queda con un régimen capitalista autoritario", dice.

El papel de la mujer ha cambiado considerablemente a lo largo de la historia de Rusia. En los primeros días de la Unión Soviética, Lenin promulgó leyes que otorgaban igualdad de derechos a las mujeres. Pero, en la década de 1930, las políticas neoconservadoras de Stalin dieron lugar a otro cambio, en el que se hizo hincapié en los valores familiares y la maternidad, que se redefinieron como patrióticos. A las mujeres que tuvieran más de 10 hijos se les otorgaría el estatus de `` madres heroínas ''. Sin embargo, incluso durante este tiempo, se esperaba que las mujeres también fueran trabajadoras. Hasta el día de hoy, el valor otorgado a la feminidad y la domesticidad persiste, y se espera que las mujeres rusas cocinen, limpien y críen a sus hijos.

En la Rusia tradicional, no había duda de que una mujer se casaría y tendría hijos a una edad temprana, generalmente a los 20 años. Pero las mujeres nunca estuvieron confinadas a sus hogares. De hecho, muchos de ellos tuvieron que trabajar en trabajos difíciles como la construcción e incluso la minería para mantener a sus familias, especialmente durante y después de la Segunda Guerra Mundial para compensar a los hombres perdidos en el frente. Sin embargo, incluso durante los años del movimiento occidental de las mujeres liberales, las mujeres rusas nunca consideraron liberador este tipo de trabajo. En cambio, después de la caída de la Unión Soviética, cuando se abrieron nuevas oportunidades económicas para todos, una de las opciones más prestigiosas para una mujer era elegir el lujo de ser simplemente ama de casa.

Hoy en día, muchas mujeres rusas aún se casan jóvenes, pero al igual que sus contrapartes en los Estados Unidos, Europa Occidental y Japón, también están poniendo energía para concentrarse en sus carreras. Los rusos ven el concepto occidental del movimiento feminista desde una perspectiva más negativa y, a menudo, tanto hombres como mujeres bromearán sobre los intentos equivocados de borrar las distinciones entre hombres y mujeres. Aunque muchas mujeres rusas trabajan a tiempo completo, su trabajo no suele ser primordial para su identidad, la feminidad suele ser igualmente importante. Después de años de estar alejados de la moda europea, el maquillaje caro y las marcas de diseñadores, han aparecido muchas boutiques en Moscú para atender a la mujer rica y urbana. Por lo demás, los roles y modales tradicionales de género todavía juegan un papel importante en la definición de las relaciones entre hombres y mujeres. Económicamente, a pesar de que las mujeres rusas continúan ganando menos que los hombres, han encontrado un nicho exitoso en muchas de las nuevas industrias como la publicidad, el marketing y el diseño que han aparecido desde el colapso de la Unión Soviética.

El surgimiento de una nueva cultura popular en Rusia ha transformado la sociedad e iniciado cambios sin precedentes desde la Revolución Bolchevique. Entre otras cosas, dice el profesor Ram, el advenimiento de la nueva programación televisiva y las diferentes formas de pensar sobre la sexualidad abrieron la sociedad postsoviética, que comenzó a disfrutar de una mayor libertad personal y cultural. Si bien los rusos han tomado prestados algunos aspectos de la cultura popular actual de Occidente, como el exitoso programa de televisión estadounidense Sex and the City, han adaptado estos conceptos para adaptarse a su propia sociedad redefinida. Ya no reinan los programas de televisión estadounidenses y las telenovelas brasileñas y mexicanas en los hogares rusos. La gente ahora está más inclinada a ver programas domésticos, donde se retratan sus propias vidas.

Tradicionalmente, el sistema educativo soviético se ha destacado en materias como matemáticas y ciencias. Más recientemente, dice el profesor Michaels, la instrucción de la historia y el periodismo ha mejorado con la infusión de nuevas ideas. Uno de los principales beneficios de la caída del comunismo, agrega Michaels, es la libertad de viajar. "Algunos están cosechando los beneficios reales de viajar, psicológica, social y materialmente", dice. La financiación de organizaciones con sede en Estados Unidos, como la Fundación Soros, también ha apoyado el desarrollo de la educación rusa. Michaels informa que la mayoría de los médicos en Rusia son mujeres, una tendencia que ha predominado desde finales de la década de 1930. Sin embargo, los médicos en Rusia no tienen ni mucho menos el estatus o los ingresos que tienen en Occidente.

La población en declive en Rusia ha llevado a algunos a preocuparse por el futuro de la nación. Los expertos predicen que la población, que asciende a 142 millones, podría reducirse a la mitad en los próximos 50 años. Muchos factores, incluido el colapso del sistema de salud pública, han contribuido a este declive. Además, muchos padres en áreas urbanas prósperas tienen menos hijos que antes debido al dramático aumento en la vivienda y otros costos de vida.

Con 68 abortos por cada 1.000 mujeres, Rusia tiene una de las tasas de aborto más altas del mundo. El año pasado, los abortos superaron los nacimientos en más de 100.000. La mala salud y los abortos fallidos han dejado estériles a 10 millones de rusos en edad reproductiva, según un informe reciente sobre cambios demográficos publicado en Los Angeles Times. Rusia legalizó el aborto en la década de 1920, pero lo prohibió bajo el régimen de Stalin en 1936. Sólo en la década de 1950, durante el período de desestalinización, se legalizó nuevamente el aborto.

Si bien las personas en la ex URSS alguna vez vivieron casi tanto como los estadounidenses, la esperanza de vida de un hombre ruso ha disminuido significativamente y ahora es más baja que la edad de jubilación. El hombre ruso promedio vive 56 años, 14 años menos que una mujer rusa y 13 años menos que un hombre estadounidense.

Durante la Segunda Guerra Mundial, Rusia perdió más hombres que cualquier otra nación, lo que resultó en una de las proporciones de hombres a mujeres más bajas del mundo. El desequilibrio de género permanece en Rusia hasta el día de hoy.

Cuatro grandes oleadas de migración rusa en el siglo pasado han creado comunidades rusas considerables en partes de los Estados Unidos. Una de las poblaciones de inmigrantes rusos más grandes vive en Brighton Beach en Brooklyn, Nueva York.

Apodada "Little Odessa", Brighton Beach es el hogar de muchos inmigrantes judíos rusos que abandonaron la ex Unión Soviética en las décadas de 1980 y 1990. Existen otras grandes comunidades rusas en Chicago y Los Ángeles.

En Brighton Beach, el idioma ruso se escucha en muchos lugares, desde los mercados al aire libre hasta las tiendas de comestibles, y los letreros de las calles rusos dominan el vecindario. En 2006, Alek Krasny de Brighton Beach se convirtió en el primer miembro de la comunidad rusa de la zona en ser elegido miembro de la Asamblea del Estado de Nueva York.

La primera ola de migración tuvo lugar después de la Revolución Rusa de 1917 y la siguiente después de la Segunda Guerra Mundial. A mediados de la década de 1970, los rusos comenzaron a emigrar a los Estados Unidos, pero se detuvieron durante la invasión soviética de Afganistán en 1979. A fines de la década de 1980 bajo el líder soviético Mikhail Gorbachev vio la ola final, y muchos a los que se les negó el permiso para emigrar a Israel se establecieron en los Estados Unidos.

Los lazos culturales entre Brighton Beach y Rusia siguen siendo fuertes. En muchas boutiques de Brighton Beach se pueden comprar DVD de películas y programas de televisión rusos. Edad de Balzac, La versión de Moscú de Sexo en la ciudad, se puede encontrar en las estanterías de Nueva York, el hogar de la serie que fue la inspiración original.

Información adicional: David Ritsher

FUENTES: BBC Worldwide Monitoring Consumir Rusia: cultura popular, sexo y sociedad desde Gorbachov por Adele Marie Barker Los Angeles Times The Moscow News TheGlobalist.com Victoria Gamburg.

Movimiento de mujeres de Rusia
Este grupo anima a las mujeres a involucrarse en la política y los negocios rusos. La organización defiende los derechos de las mujeres promoviendo la creación de empleo y la igualdad de remuneración para las mujeres.

Red de noticias rusa
Incluye titulares de noticias diarios e historias relacionadas con las antiguas repúblicas de la Unión Soviética. El sitio también presenta datos de población, estadísticas, información geográfica, datos económicos y detalles políticos sobre la ex U.R.S.S.

Las noticias de Moscú
Este sitio presenta artículos detallados sobre la economía, la sociedad, las artes y más de Rusia. El periódico en inglés se inició por primera vez para informar a los visitantes de habla inglesa de la U.R.S.S. a fines de la década de 1920, durante el auge industrial de la nación.

Iniciativas de la Fundación Soros en Rusia
La Fundación Soros apoya la educación, los medios de comunicación independientes, el derecho y la salud pública en Rusia, así como en Ucrania y Bielorrusia. Conozca los esfuerzos de la organización para cambiar los sistemas educativos en Europa central y oriental, particularmente en Rusia.

Consumir Rusia: cultura popular, sexo y sociedad desde Gorbachov
(Editado por Adele Marie Barker)

Los ensayos del libro exploran la transformación de la sociedad rusa desde mediados de la década de 1980. El libro analiza la cultura popular e incluye un capítulo sobre cómo cambia la cultura occidental cuando se exporta a Rusia.


Revolución naranja

2004 Noviembre: el líder de la oposición, Viktor Yushchenko, lanza una campaña de protesta masiva por elecciones amañadas que dieron la victoria al candidato pro-ruso Viktor Yanukovych. Posteriormente, la Corte Suprema anula el resultado de la encuesta.

2005 Diciembre: Viktor Yushchenko se convierte en presidente después de ganar la reelección de las elecciones de diciembre. Las relaciones con Rusia se deterioran, lo que lleva a frecuentes disputas sobre el suministro de gas y las tarifas de tránsito de los gasoductos.

2006 Julio: el Partido Socialista abandona a los aliados de la Revolución Naranja para formar una coalición con Viktor Yanukovych & # x27s Party of Regions y los comunistas.

2008 Octubre: la crisis financiera mundial provoca una disminución de la demanda de acero, lo que hace que el precio de una de las principales exportaciones del país se derrumbe. El valor de la moneda ucraniana cae bruscamente y los inversores se retiran.


El colapso de la Unión Soviética

Después de su inauguración en enero de 1989, George H.W. Bush no siguió automáticamente la política de su predecesor, Ronald Reagan, al tratar con Mikhail Gorbachev y la Unión Soviética. En cambio, ordenó una reevaluación de la política estratégica a fin de establecer su propio plan y métodos para lidiar con la Unión Soviética y el control de armas.

Sin embargo, las condiciones en Europa del Este y la Unión Soviética cambiaron rápidamente. La decisión de Gorbachov de aflojar el yugo soviético sobre los países de Europa del Este creó un impulso democrático e independiente que condujo al colapso del Muro de Berlín en noviembre de 1989, y luego al derrocamiento del régimen comunista en toda Europa del Este. Si bien Bush apoyó estos movimientos de independencia, la política estadounidense fue reactiva. Bush decidió dejar que los acontecimientos se desarrollaran orgánicamente, con cuidado de no hacer nada que empeorara la posición de Gorbachov.

Con la revisión de la política completa y teniendo en cuenta los acontecimientos que se estaban desarrollando en Europa, Bush se reunió con Gorbachov en Malta a principios de diciembre de 1989. Ellos sentaron las bases para finalizar las negociaciones START, completar el tratado de Fuerzas Convencionales en Europa, y discutieron los rápidos cambios en Europa del Este. Bush alentó los esfuerzos de reforma de Gorbachov, con la esperanza de que el líder soviético lograra cambiar a la URSS hacia un sistema democrático y una economía orientada al mercado.

La decisión de Gorbachov de permitir elecciones con un sistema multipartidista y crear una presidencia para la Unión Soviética inició un lento proceso de democratización que finalmente desestabilizó el control comunista y contribuyó al colapso de la Unión Soviética. Después de las elecciones de mayo de 1990, Gorbachov enfrentó presiones políticas internas conflictivas: Boris Yeltsin y el movimiento pluralista defendieron la democratización y las reformas económicas rápidas, mientras que la élite comunista de línea dura quería frustrar la agenda de reformas de Gorbachov.

Frente a un cisma creciente entre Yeltsin y Gorbachov, la administración Bush optó por trabajar principalmente con Gorbachov porque lo veían como el socio más confiable y porque hizo numerosas concesiones que promovían los intereses de Estados Unidos. Se procedió a la firma de los planes del acuerdo START. Con la retirada de las tropas del Ejército Rojo de Alemania Oriental, Gorbachov acordó la reunificación alemana y consintió cuando una Alemania recién reunida se unió a la OTAN. Cuando Saddam Hussein invadió Kuwait, Estados Unidos y el liderazgo soviético trabajaron juntos diplomáticamente para repeler este ataque.

Sin embargo, a pesar de todos esos pasos positivos en el escenario internacional, los problemas internos de Gorbachov continuaron aumentando. Los desafíos adicionales al control de Moscú presionaron a Gorbachov y al Partido Comunista para retener el poder a fin de mantener intacta la Unión Soviética. Después de la desaparición de los regímenes comunistas en Europa del Este, los Estados bálticos y el Cáucaso exigieron la independencia de Moscú. En enero de 1991, estalló la violencia en Lituania y Letonia. Los tanques soviéticos intervinieron para detener los levantamientos democráticos, una medida que Bush condenó resueltamente.

En 1991, la administración Bush reconsideró las opciones políticas a la luz del creciente nivel de confusión dentro de la Unión Soviética. Se presentaron tres opciones básicas. La administración podría continuar apoyando a Gorbachov con la esperanza de evitar la desintegración soviética. Alternativamente, Estados Unidos podría cambiar el apoyo a Yeltsin y los líderes de las Repúblicas y brindar apoyo para una reestructuración controlada o una posible desintegración de la Unión Soviética. La última opción consistió en prestar apoyo condicional a Gorbachov, apalancando la ayuda y la asistencia a cambio de reformas políticas y económicas más rápidas y radicales.

Inseguro de cuánto capital político retuvo Gorbachov, Bush combinó elementos de la segunda y tercera opciones. El arsenal nuclear soviético era enorme, al igual que las fuerzas convencionales soviéticas, y un mayor debilitamiento de Gorbachov podría descarrilar más negociaciones de control de armas. Para equilibrar los intereses de Estados Unidos en relación con los acontecimientos en la Unión Soviética y para demostrar su apoyo a Gorbachov, Bush firmó el tratado START en la Cumbre de Moscú en julio de 1991. Sin embargo, los funcionarios de la administración Bush también aumentaron el contacto con Yeltsin.

El fallido golpe de agosto de 1991 contra Gorbachov selló el destino de la Unión Soviética. Planeado por comunistas de línea dura, el golpe disminuyó el poder de Gorbachov e impulsó a Yeltsin y las fuerzas democráticas a la vanguardia de la política soviética y rusa. Bush condenó públicamente el golpe como "extraconstitucional", pero la posición debilitada de Gorbachov se hizo evidente para todos. Renunció a su liderazgo como jefe del Partido Comunista poco después, separando el poder del partido del de la presidencia de la Unión Soviética. El Comité Central se disolvió y Yeltsin prohibió las actividades del partido. Unos días después del golpe, Ucrania y Bielorrusia declararon su independencia de la Unión Soviética. Los Estados bálticos, que habían declarado anteriormente su independencia, buscaron el reconocimiento internacional.

En medio de cambios rápidos y dramáticos en el panorama de la Unión Soviética, los funcionarios de la administración Bush dieron prioridad a la prevención de catástrofes nucleares, la reducción de la violencia étnica y la transición estable a nuevos órdenes políticos. El 4 de septiembre de 1991, el secretario de Estado James Baker articuló cinco principios básicos que guiarían la política estadounidense hacia las repúblicas emergentes: autodeterminación consistente con los principios democráticos, reconocimiento de las fronteras existentes, apoyo a la democracia y el estado de derecho, preservación de los derechos humanos. y derechos de las minorías nacionales, y respeto del derecho y las obligaciones internacionales. El mensaje básico era claro: si las nuevas repúblicas podían seguir estos principios, podían esperar cooperación y asistencia de Estados Unidos. Baker se reunió con Gorbachov y Yeltsin en un intento por apuntalar la situación económica y desarrollar alguna fórmula de cooperación económica entre las repúblicas y Rusia, así como para determinar formas de permitir que las reformas políticas ocurran de manera regulada y pacífica. A principios de diciembre, Yeltsin y los líderes de Ucrania y Bielorrusia se reunieron en Brest para formar la Comunidad de Estados Independientes (CEI), declarando efectivamente la desaparición de la Unión Soviética.

El 25 de diciembre de 1991, la bandera de la hoz y el martillo soviética se bajó por última vez sobre el Kremlin, luego reemplazada por la tricolor rusa. Horas antes, Mikhail Gorbachev renunció a su puesto como presidente de la Unión Soviética, dejando a Boris Yeltsin como presidente del recién independizado estado ruso. La gente de todo el mundo observó con asombro esta transición relativamente pacífica del antiguo monolito comunista a múltiples naciones separadas.

Con la disolución de la Unión Soviética, el objetivo principal de la administración Bush fue la estabilidad económica y política y la seguridad para Rusia, los países bálticos y los estados de la ex Unión Soviética. Bush reconoció a las 12 repúblicas independientes y estableció relaciones diplomáticas con Rusia, Ucrania, Bielorrusia, Kazajstán, Armenia y Kirguistán. En febrero de 1992, Baker visitó las repúblicas restantes y se establecieron relaciones diplomáticas con Uzbekistán, Moldavia, Azerbaiyán, Turkmenistán y Tayikistán. La guerra civil en Georgia impidió su reconocimiento y el establecimiento de relaciones diplomáticas con Estados Unidos hasta mayo de 1992. Yeltsin se reunió con Bush en Camp David en febrero de 1992, seguido de una visita oficial de Estado a Washington en junio. Líderes de Kazajstán y Ucrania visitaron Washington en mayo de 1992.

Durante sus visitas a Washington, la política, las reformas económicas y los temas de seguridad dominaron las conversaciones entre Yeltsin y Bush. La principal preocupación era asegurar el arsenal nuclear de la ex Unión Soviética y hacer que ciertas armas nucleares no cayeran en las manos equivocadas. Baker dejó en claro que había fondos disponibles de Estados Unidos para asegurar armas nucleares, químicas y biológicas en la ex Unión Soviética. La Ley Nunn-Lugar estableció el Programa Cooperativo de Reducción de Amenazas en noviembre de 1991 para financiar el desmantelamiento de armas en la ex Unión Soviética, de conformidad con los Tratados START e INF y otros acuerdos. Bush y Baker también trabajaron con Yeltsin y organizaciones internacionales como el Banco Mundial y el FMI para brindar asistencia financiera y, con suerte, prevenir una crisis humanitaria en Rusia.


¿Cuál era la situación de los homosexuales en los inicios de la Unión Soviética? - Historia

El sistema económico soviético estuvo en vigor durante unas seis décadas, y elementos de ese sistema se mantuvieron en su lugar después de la disolución de la Unión Soviética en 1991. Los líderes que ejercieron la influencia más sustancial en ese sistema fueron su fundador, Vladimir I. Lenin, y su sucesor Stalin, quien estableció los patrones predominantes de colectivización e industrialización que se volvieron típicos del sistema de planificación centralizada de la Unión Soviética. En 1980, sin embargo, los defectos intrínsecos se hicieron evidentes a medida que la economía nacional languidecía poco después, los programas de reforma comenzaron a alterar la estructura tradicional. Uno de los principales reformadores de finales de la década de 1980, Boris Yeltsin, supervisó la disolución sustancial del sistema de planificación central a principios de la década de 1990.

Las eras de Lenin y Stalin

La base básica del sistema económico soviético se estableció después de que los bolcheviques (ver Glosario) asumieron el poder en noviembre de 1917 (ver Revoluciones y Guerra Civil, cap. 2). Los bolcheviques buscaron moldear una sociedad socialista a partir de las ruinas de la Rusia zarista posterior a la Primera Guerra Mundial reelaborando liberalmente las ideas de los filósofos políticos Karl Marx y Friedrich Engels.

Poco después de la revolución, los bolcheviques publicaron decretos que nacionalizaban la tierra, la mayor parte de la industria (todas las empresas que empleaban a más de cinco trabajadores), el comercio exterior y la banca. Los campesinos tomaron el control de la tierra de la aristocracia y la cultivaron en pequeñas parcelas.

A partir de 1918, el nuevo régimen ya estaba luchando por su supervivencia en la Guerra Civil Rusa contra las fuerzas no comunistas conocidas como los Blancos. La guerra obligó al régimen a organizar la economía y ponerla en pie de guerra bajo una política estricta conocida como comunismo de guerra. En tales condiciones, la economía se comportó mal. En 1920, la producción agrícola había alcanzado sólo la mitad de su nivel anterior a la Primera Guerra Mundial, el comercio exterior prácticamente había cesado y la producción industrial había caído a sólo una pequeña fracción de sus niveles anteriores a la guerra. A partir de 1921, Lenin dirigió una retirada táctica del control estatal de la economía en un esfuerzo por reactivar la producción. Su nuevo programa, llamado Nueva Política Económica (Novaya ekonomicheskaya politika - NEP ver Glosario), permitió cierta actividad privada, especialmente en agricultura, industria ligera y servicios (ver Liderazgo de Lenin, cap. 2). Sin embargo, la industria pesada, el transporte, el comercio exterior y la banca permanecieron bajo control estatal.

Lenin murió en 1924 y en 1927 el gobierno casi había abandonado la NEP. Stalin buscó una rápida transformación de un país agrícola y campesino en una potencia industrial moderna e inició el Primer Plan Quinquenal del país (1928-32). Según el plan, el gobierno soviético inició la colectivización nacional de la agricultura para asegurar la producción y distribución de alimentos al creciente sector industrial y liberar mano de obra para la industria (ver Industrialización y colectivización, cap. 2). Sin embargo, al final del período de cinco años, la producción agrícola había disminuido en un 23 por ciento, según las estadísticas oficiales. Las industrias química, textil, de la vivienda y de bienes y servicios de consumo también tenían un desempeño deficiente. La industria pesada superó los objetivos del plan, pero solo a un gran costo para el resto de la economía.

Con el tercer plan quinquenal (1938-41), la economía soviética estaba una vez más en pie de guerra, dedicando cantidades cada vez mayores de recursos al sector militar en respuesta al surgimiento de la Alemania nazi. La invasión nazi de 1941 obligó al gobierno a abandonar el plan quinquenal y concentrar todos los recursos en el apoyo al sector militar. Este período también incluyó la evacuación a gran escala de gran parte de la capacidad de producción industrial del país desde la Rusia europea a los Urales y Asia Central para evitar más daños por la guerra a su base económica. El Cuarto Plan Quinquenal (1946-1950) consistió en reparar y reconstruir después de la guerra.

A lo largo de la era de Stalin, el gobierno forzó el ritmo del crecimiento industrial al trasladar recursos de otros sectores a la industria pesada. El consumidor soviético recibió poca prioridad en el proceso de planificación. En 1950, el consumo doméstico real había subido a un nivel solo marginalmente superior al de 1928. Aunque Stalin murió en 1953, su énfasis en la industria pesada y el control central sobre todos los aspectos de la toma de decisiones económicas permaneció prácticamente intacto hasta bien entrada la década de 1980.

El período de crecimiento de la posguerra

Las tasas de crecimiento económico soviético durante el período de posguerra parecían impresionantes. Entre principios de la década de 1950 y 1975, el producto nacional bruto soviético (PNB, véase el glosario) aumentó un promedio de alrededor del 5 por ciento anual, superando el crecimiento promedio de los Estados Unidos y manteniendo el ritmo de muchas economías de Europa occidental, aunque después de haber comenzó desde un punto mucho más bajo.

Sin embargo, estas cifras de crecimiento agregado ocultan grandes ineficiencias que son típicas de los sistemas de planificación centralizada. La Unión Soviética pudo lograr un crecimiento impresionante a través de & cotizar inversiones extensivas & quot; es decir, infundiendo a la economía grandes insumos de mano de obra, capital y recursos naturales. Pero los precios establecidos por el estado no reflejaron los costos reales de los insumos, lo que provocó una enorme mala asignación y desperdicio de recursos. Además, el sistema de toma de decisiones económicas fuertemente burocrático y el fuerte énfasis en el cumplimiento de los objetivos desalentaron la introducción de nuevas tecnologías que podrían mejorar la productividad. La planificación central también sesgó la distribución de las inversiones en toda la economía.

Las cifras de crecimiento soviético agregado tampoco revelaron ni la calidad generalmente deficiente de los bienes y servicios soviéticos que resultaron del monopolio estatal sobre la producción ni la falta de prioridad dada al sector consumidor en el proceso de planificación. Finalmente, los rendimientos decrecientes del trabajo, el capital y otros insumos llevaron a una severa desaceleración del crecimiento económico soviético. Además, la disponibilidad de insumos, especialmente capital, trabajo y tecnología, estaba disminuyendo. La disminución de las tasas de natalidad, particularmente en las repúblicas europeas de la Unión Soviética, impuso restricciones a la oferta de mano de obra. A mediados de la década de 1970 y principios de la de 1980, las tasas medias de crecimiento del PNB soviético se habían desplomado a alrededor del 2 por ciento, menos de la mitad de las tasas del período inmediato de posguerra.

Aunque tales tasas podrían haber sido aceptables en una economía industrializada moderna y madura, la Unión Soviética todavía estaba muy por detrás de Estados Unidos, otras economías occidentales y Japón, y en la década de 1980 surgió otro desafío de los países recientemente industrializados de Asia Oriental. Además, el nivel de vida del ciudadano ruso medio, que siempre había estado por debajo del de los Estados Unidos, estaba disminuyendo. En la década de 1980, con el advenimiento de las comunicaciones modernas que incluso los censores soviéticos encontraron imposible de restringir, los ciudadanos soviéticos comenzaron a reconocer su posición relativa y a cuestionar la lógica de las políticas económicas de su país. Ésta fue la atmósfera en la que el régimen de Gorbachov emprendió una seria reforma económica a finales de los años ochenta.

Reforma y resistencia

Durante varios períodos distintos, los líderes soviéticos intentaron reformar la economía para hacer que el sistema soviético fuera más eficiente. En 1957, por ejemplo, Nikita S. Khrushchev (en el cargo de 1953-64) intentó descentralizar el control estatal eliminando muchos ministerios nacionales y colocando la responsabilidad de implementar los planes bajo el control de los consejos económicos regionales recién creados. Estas reformas produjeron sus propias ineficiencias. En 1965, el primer ministro soviético Aleksey Kosygin (en el cargo de 1964-80) introdujo un paquete de reformas que restablecieron el control del gobierno central pero reformaron los precios y establecieron nuevas bonificaciones y normas de producción para estimular la productividad económica. Con las reformas de la década de 1970, los líderes soviéticos intentaron simplificar el proceso de toma de decisiones combinando empresas en asociaciones, que recibieron cierta autoridad para la toma de decisiones localizada.

Debido a que ninguna de estas reformas desafió la noción fundamental de control estatal, la causa fundamental de las ineficiencias permaneció. La resistencia a la reforma fue fuerte porque la planificación central estaba fuertemente arraigada en la estructura económica soviética. Sus diversos elementos (producción planificada, propiedad estatal de la propiedad, precios administrativos, niveles salariales establecidos artificialmente e inconvertibilidad de la moneda) estaban interrelacionados. Las reformas fundamentales requerían cambiar todo el sistema en lugar de uno o dos elementos. La planificación central también estaba fuertemente arraigada en la estructura política soviética. Había una enorme burocracia desde el nivel nacional hasta el local tanto en el partido como en el gobierno, y los funcionarios dentro de ese sistema disfrutaban de los muchos privilegios de la élite soviética. Estos intereses creados dieron lugar a una formidable resistencia a los cambios importantes en el sistema económico soviético. El sistema ruso, en el que han prosperado muchas de las mismas figuras, sufre la misma desventaja.

Al asumir el poder en marzo de 1985, Gorbachov tomó medidas destinadas a reanudar de inmediato las tasas de crecimiento de décadas anteriores. El Duodécimo Plan Quinquenal (1986-1990) requería que el ingreso nacional soviético aumentara un promedio de 4.1 por ciento anual y la productividad laboral aumentara 4.6 por ciento anual, tasas que la Unión Soviética no había logrado desde principios de la década de 1970. Gorbachov buscó mejorar la productividad laboral implementando una campaña contra el alcohol que restringía severamente la venta de vodka y otras bebidas alcohólicas y estableciendo requisitos de asistencia al trabajo para reducir el ausentismo crónico. Gorbachov también cambió las prioridades de inversión hacia los sectores de construcción de maquinaria y metalurgia que podrían hacer la contribución más significativa para reacondicionar y modernizar las fábricas existentes, en lugar de construir nuevas fábricas. Gorbachov cambió la estrategia de inversión soviética de una inversión extensiva a una inversión intensiva que se centró en los elementos más críticos para lograr el objetivo declarado.

Durante sus primeros años, Gorbachov también reestructuró la burocracia gubernamental (ver Perestroika , cap. 2). Combinó los ministerios responsables de los sectores económicos de alta prioridad en oficinas o comités estatales para reducir el personal y la burocracia y racionalizar la administración. Además, Gorbachov estableció una organización estatal de control de calidad para mejorar la calidad de la producción soviética.

El programa de la perestroika

Las reformas económicas soviéticas durante el período inicial de Gorbachov (1985-86) fueron similares a las reformas de regímenes anteriores: modificaron el sistema estalinista sin realizar cambios verdaderamente fundamentales. Se mantuvieron los principios básicos de la planificación centralizada. Las medidas demostraron ser insuficientes, ya que las tasas de crecimiento económico continuaron disminuyendo y la economía enfrentó una grave escasez. Gorbachov y su equipo de asesores económicos introdujeron reformas más fundamentales, que se conocieron como perestroika (reestructuración). En la sesión plenaria de junio de 1987 del Comité Central del Partido Comunista de la Unión Soviética (PCUS - ver Glosario), Gorbachov presentó sus "tesis básicas", que sentaron las bases políticas de la reforma económica para el resto de la década.

En julio de 1987, el Soviet Supremo aprobó la Ley de empresas estatales. La ley estipulaba que las empresas estatales tenían libertad para determinar los niveles de producción en función de la demanda de los consumidores y otras empresas. Las empresas tenían que cumplir con las órdenes estatales, pero podían disponer de la producción restante como mejor les pareciera. Las empresas compraban insumos a los proveedores a precios de contrato negociados. Según la ley, las empresas se autofinanciaron, es decir, tenían que cubrir los gastos (salarios, impuestos, suministros y servicio de la deuda) a través de los ingresos. El gobierno ya no debía rescatar empresas no rentables que pudieran enfrentarse a la bancarrota. Finalmente, la ley transfirió el control sobre las operaciones de la empresa de los ministerios a los colectivos de trabajadores electos. Las responsabilidades de Gosplan eran proporcionar pautas generales y prioridades de inversión nacionales, no formular planes de producción detallados.

La Ley de Cooperativas, promulgada en mayo de 1987, fue quizás la más radical de las reformas económicas durante la primera parte del régimen de Gorbachov. Por primera vez desde la NEP de Lenin, la ley permitió la propiedad privada de empresas en los sectores de servicios, manufactura y comercio exterior.Inicialmente, la ley impuso altos impuestos y restricciones laborales, pero luego las revisó para evitar desalentar la actividad del sector privado. En virtud de esta disposición, los restaurantes, las tiendas y los fabricantes cooperativos pasaron a formar parte de la escena soviética.

Gorbachov trajo perestroika al sector económico exterior de la Unión Soviética con medidas que los economistas soviéticos consideraron audaces en ese momento. Su programa prácticamente eliminó el monopolio que el Ministerio de Comercio Exterior había tenido sobre la mayoría de las operaciones comerciales. Permitió a los ministerios de las diversas ramas industriales y agrícolas realizar el comercio exterior en los sectores bajo su responsabilidad en lugar de tener que operar indirectamente a través de la burocracia de las organizaciones de los ministerios de comercio. Además, se permitió que las organizaciones regionales y locales y las empresas estatales individuales realizaran comercio exterior. Este cambio fue un intento de corregir una imperfección importante en el régimen de comercio exterior soviético: la falta de contacto entre los usuarios finales y proveedores soviéticos y sus socios extranjeros.

La más significativa de las reformas de Gorbachov en el sector económico exterior permitió a los extranjeros invertir en la Unión Soviética en forma de empresas conjuntas con ministerios, empresas estatales y cooperativas soviéticas. La versión original de la Ley de empresas conjuntas soviéticas, que entró en vigor en junio de 1987, limitaba las acciones extranjeras de una empresa soviética al 49 por ciento y requería que los ciudadanos soviéticos ocuparan los puestos de presidente y director general. Después de que los socios occidentales potenciales se quejaron, el gobierno revisó las regulaciones para permitir la propiedad y el control extranjeros mayoritarios. Según los términos de la Ley de empresas conjuntas, el socio soviético suministró mano de obra, infraestructura y un mercado interno potencialmente grande. El socio extranjero aportó capital, tecnología, experiencia empresarial y, en muchos casos, productos y servicios de calidad competitiva mundial.

Aunque fueron audaces en el contexto de la historia soviética, los intentos de reforma económica de Gorbachov no fueron lo suficientemente radicales como para reiniciar la economía crónicamente lenta del país a fines de la década de 1980. Las reformas hicieron algunos avances en la descentralización, pero Gorbachov y su equipo dejaron intactos la mayoría de los elementos fundamentales del sistema estalinista: controles de precios, inconvertibilidad del rublo, exclusión de la propiedad privada y el monopolio del gobierno sobre la mayoría de los medios de producción.

Para 1990, el gobierno prácticamente había perdido el control sobre las condiciones económicas. El gasto público aumentó considerablemente a medida que un número cada vez mayor de empresas no rentables requirió apoyo estatal y continuaron los subsidios a los precios al consumidor. Los ingresos fiscales disminuyeron porque los ingresos por las ventas de vodka se desplomaron durante la campaña contra el alcohol y porque la república y los gobiernos locales retuvieron los ingresos fiscales del gobierno central bajo el creciente espíritu de autonomía regional. La eliminación del control central sobre las decisiones de producción, especialmente en el sector de bienes de consumo, provocó la ruptura de las relaciones tradicionales entre proveedor y productor sin contribuir a la formación de otras nuevas. Así, en lugar de racionalizar el sistema, la descentralización de Gorbachov provocó nuevos cuellos de botella en la producción.

Resultados imprevistos de la reforma

El nuevo sistema de Gorbachov no tenía las características de una planificación centralizada ni de una economía de mercado. En cambio, la economía soviética pasó del estancamiento al deterioro. A fines de 1991, cuando el sindicato se disolvió oficialmente, la economía nacional estaba prácticamente en picada. En 1991, el PIB soviético había disminuido un 17 por ciento y estaba disminuyendo a un ritmo acelerado. La inflación manifiesta se estaba convirtiendo en un problema importante. Entre 1990 y 1991, los precios minoristas en la Unión Soviética aumentaron un 140 por ciento.

En estas condiciones, la calidad de vida general de los consumidores soviéticos se deterioró. Los consumidores tradicionalmente enfrentaban escasez de bienes duraderos, pero bajo Gorbachov, escaseaban los alimentos, la ropa y otras necesidades básicas. Impulsado por la atmósfera liberalizada de Gorbachov glasnost (literalmente, voz pública - ver Glosario) y por la mejora general en el acceso a la información a fines de la década de 1980, la insatisfacción pública con las condiciones económicas fue mucho más evidente que nunca en el período soviético. El sector de comercio exterior de la economía soviética también mostró signos de deterioro. La deuda total en moneda fuerte soviética (ver Glosario) aumentó apreciablemente, y la Unión Soviética, que había establecido un récord impecable de pago de la deuda en décadas anteriores, había acumulado considerables atrasos en 1990.

En resumen, la Unión Soviética dejó un legado de ineficiencia económica y deterioro a las quince repúblicas constituyentes después de su desintegración en diciembre de 1991. Podría decirse que las deficiencias de las reformas de Gorbachov habían contribuido al declive económico y la eventual destrucción de la Unión Soviética, dejando a Rusia y los otros estados sucesores para recoger los pedazos y tratar de moldear economías modernas impulsadas por el mercado. Al mismo tiempo, los programas de Gorbachov pusieron a Rusia en el camino precario hacia una reforma económica a gran escala. Perestroika rompió los tabúes soviéticos contra la propiedad privada de algunos tipos de negocios, la inversión extranjera en la Unión Soviética, el comercio exterior y la toma de decisiones económicas descentralizadas, todo lo cual hizo prácticamente imposible que los políticos posteriores retrocedieran el reloj.


Australia - - Primer Ministro - - Billy Hughes

Brasil - - Presidente - - Epit & aacutecio Pessoa

Canadá - - Primer Ministro - - Arthur Meighen - - hasta el 29 de diciembre

Canadá - - Primer Ministro - - William Lyon Mackenzie King - - Desde el 29 de diciembre

Italia - - Primer Ministro - - Giovanni Giolitti - - hasta el 4 de julio

Italia - - Primer Ministro - - Ivanoe Bonomi - - A partir del 4 de julio

Japón - - Primer Ministro - - Takashi Hara - - hasta el 4 de noviembre

Japón - - Primer Ministro - - Korekiyo Takahashi - - Desde el 13 de noviembre

México - - Presidente - - & Aacutelvaro Obreg & Oacuten

Rusia / Unión Soviética - - Presidente del Consejo de Comisarios del Pueblo - - Vladimir Lenin

Sudáfrica - - Primer Ministro - - Mariscal de campo Jan Christiaan Smuts

Estados Unidos - - Presidente - - Woodrow Wilson - - hasta el 4 de marzo

Estados Unidos - - Presidente - - Warren G. Harding - - Desde el 4 de marzo

Reino Unido - - Primer Ministro - - David Lloyd George

Elección federal canadiense - - 1921 - - William Lyon Mackenzie King (Liberal) derrota a Thomas Crerar (Progresista) y Arthur Meighen (Conservador).